Sep 2 2017
247 lecturas

Política

Argentina: Hay un grito que estremece…y Santiago no aparece/ Brutal represión

Salvo que uno sea un racista insensible, todos sabemos que los indígenas están excluidos de la sociedad y transitan sus vidas en medio de la mayor miseria y abandono por parte de las instituciones estatales y la indiferencia de gran parte de la sociedad. Tal vez ese desprecio al mundo indígena también nos haga olvidar que estos dos siglos de República no pueden negar la existencia de una vida anterior en estas tierras.

Hubo nativos que las poblaron durante varios miles de años antes de la llegada de los conquistadores. En una entrevista que le hizo el derechista Jorge   Lanata   al   líder   mapuche   Facundo   Jones   Huala,   para   su   dominguero programa “Periodismo para todos” (PPT), éste último le recordó que la existencia de sus comunidades es anterior al actual Estado Argentino. El sentimiento de superioridad   de   los   blancos   brotaba   de   las   apreciaciones   de   Lanata.  Ante   el legítimo reclamo indígena sobre  sus tierras,  el mencionado conductor, en  una interesada “ignorancia”, llegó a decirle que “la tierra es privada… desde siempre”.

De ese modo se niega la realidad histórica de los cambios (buenos y malos) que la humanidad recorre. Ni la propiedad privada es “desde siempre”, ni tampoco es “para siempre”. Los cambios son parte de la vida de nuestras sociedades. Estas cuestiones se están instalando en el debate actual dado lo ocurrido con Santiago Maldonado,   un   artesano   que   estaba   llevando   su   solidaridad   a   los mapuches patagónicos. En esas circunstancias desapareció. Según los propios mapuches fue llevado por la Gendarmería. Esta institución lo niega y nada se sabe, oficialmente.

El   gobierno   parece   aturdido.   Tenía   en   marcha   una   metodología   que   le   daba resultado. ¿Qué hacía? Aprovechando lo que llaman “la grieta, respondía a las demandas populares atribuyendo a sus adversarios políticos –fundamentalmente el  cristinismo-  la   responsabilidad  por  sucesos  que  son  producto  de su   propia responsabilidad.

Hay   varios   ejemplos   de   esta   modalidad.  Ante   la   prolongada huelga   docente   de   la   provincia   de   Buenos  Aires   difundió   que   la   misma   era responsabilidad del gremio y apuntando a la “grieta” política le respondió poniendo al frente de sus listas electorales –en esa provincia- a Esteban Bullrich, el Ministro de Educación que tuvo un rol más que significativo en ese conflicto. En otro caso, ante la masiva movilización producida por la CGT la semana pasada, respondió fulmíneamente  echando   a  dos   funcionario   proclives   a   la   negociación   con   los capitostes sindicales.

En este caso, cuando se produjo la desaparición de Santiago en   medio   de   la   represión   a   un   conflicto   con   los   mapuches,   también   estaba pretendiendo dar una dura respuesta a los sectores indígenas, mientras resolvía la situación, en acuerdo con el gobierno chileno, sobre el pedido de extradición de Jones Huala. Lo cierto es que el tema “se le fue de las manos”.

Por   encima   de   “la   grieta”   que   les   servía   como   contención   para   bloquear   la masificación de los reclamos por su accionar, ahora apareció un reclamo que parece difícil de absorber o ignorar. Una mayoría de la sociedad que se bancaba sus reacciones anteriores, en este caso no parece estar dispuesta a dejar pasar este hecho. La razón es muy sencilla. Esta desaparición fue incorporada al imaginario colectivo como un pésimo recuerdo del genocidio que vivió Argentina. La sociedad –por suerte- tiene memoria y no está dispuesta a dejar pasar este hecho y permitir que el mismo pueda ser “naturalizado”.

El gobierno tendrá que dar respuestas más concretas, si no quiere pagar en las urnas –dentro de menos de 50 días- este hecho aberrante. La masiva movilización del viernes y la circunstancia de haberse instalado la reivindicación, ¿Dónde está Santiago?, hasta en los masivos espacios futboleros indica la profundidad y extensión del reclamo. Por eso, el gobierno muestra confusión y no acierta a dar una respuesta, que lo saque del pantano en el que se está metiendo.

“Por la plata baila el mono”, una grieta cerrada

Resultado de imagen para hidroelectrica en santa cruzNo son pocos los observadores políticos que piensan que la famosa “grieta” que divide la sociedad entre kirchneristas y macristas, de la que tanto jugo sacó y saca el   poder   mediático, se mantiene viva   porque ambos sectores la abonan diariamente. De ese modo se estarían asegurando la continuidad de sus propios intereses, políticos y personales. No obstante lo dicho hay sitios donde tal “grieta” no se ve. Ese es el caso de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic que los chinos ejecutarán en territorio santacruceño.

Esa obra, ideada por el kirchnerismo, cuyo presupuesto ronda los 6.400 millones de dólares, sería ejecutada por una empresa china asociada con la argentina Electroingeniería, fuertemente ligada al kirchnerismo. Las mencionadas represas tuvieron distintos tipos de objeciones. Las más fuertes apuntaban al hecho que se trata de una obra pública que se inscribiría en la metodología de negocios típica de aquellos tiempos con fuertes sobreprecios y beneficios importantes para empresas   próximas al oficialismo.

Otros cuestionamientos venían por el lado de un impacto negativo sobre el medio ambiente y no faltaban quienes entendían que su realización incrementaba –aún más-  la influencia China en la  zona patagónica. Al llegar Macri al gobierno intentó reorientar dicha inversión. Fue en ese momento que los chinos hicieron valer el peso de su presencia en otros puntos del país. Plantearon que se hacían las represas o se caían las otras inversiones. Eso le fue planteado a Macri en persona, durante su viaje a China y ahora se acaba de confirmar que las represas continuarán adelante.

Frente a esta realidad el gobierno avanza en el “Plan B” que consiste   en   encontrar   mecanismos   que   relativicen   la   participación de Electroingeniería y permitan el acceso a las obras de otras   empresas más “amigas” del actual gobierno.

Cristina ganó, volvió y atacóResultado de imagen para cristina gano en buenos aires

¿Será  un   preludio   de   las   elecciones   de  octubre o simplemente una brisa de verano, de ésas que preceden a las tormentas? No se sabe, pero lo cierto es que se confirmó lo que se venía diciendo: ¡Cristina ganó las PASO (lecciones internas) de la provincia de Buenos Aires! Es cierto que la diferencia fue mínima, apenas el 0,21%. Pero la importancia del recuento final es que dio vuelta el resultado que el macrismo había presentado como  un  triunfo   propio, a  las pocas horas de haberse cerrado la votación.

Con la publicación de los resultados definitivos de las PASO empieza a ponerse en marcha la campaña electoral para el próximo 22 de octubre. Durante estos días el cristinismo ha demostrado   su capacidad de penetrar en el entramado de Florencio Randazzo. Ya ha logrado que un par de intendentes de ese sector se vuelquen a las huestes de Cristina. La propia Cristina se está presentando con un discurso más combativo respecto al gobierno de Mauricio Macri y dispuesta a intervenir en el sistema mediático más relevante, aunque no se trate de  una prensa amiga.

El macrismo le responde con supuestos datos de encuestas según los cuales gana por una diferencia de 2 a 4 puntos, por ahora eso parece humo, con el paso de los días se verá si otros “encuestadores” coinciden con esos datos.

Alentado por algunos datos económicos el gobierno apuesta a divulgar que la economía está en crecimiento. Según esos datos la economía  ha crecido por cuarto mes consecutivo y la construcción   ha llegado al séptimo mes de incremento. Pero para colocar esas cifras en una proporción justa digamos que la construcción había decaído en julio de 2016 un 23,1% respecto a igual mes del año anterior. Ahora se indica que creció un 20,3% respecto al julio pasado. Es decir que todavía no alcanzó las cifras de junio de 2015. De todas maneras esa mejoría todavía no llegó al bolsillo de la inmensa mayoría de los hogares argentinos.

Por otra parte nadie sabe de qué modo terminará influyendo la desaparición de Santiago Maldonado. Esa duda se agranda luego de la multitudinaria movilización realizada el viernes pasado, junto a los incidentes y la brutal represión que le siguieron. Por ahora todas las fichas apuntan a que los efectos, de ese conjunto de hechos, perjudican al oficialismo.


Brutal represión: “La policía montó una cacería”

Las imágenes que circulan por las redes sociales dan cuenta de cómo fue la actuación de la Policía de la Ciudad y muestran a efectivos de esa fuerza con mochilas y capuchas deteniendo a manifestantes.
 La Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) repudió la violenta represión y las detenciones que realizó la Policía de la Ciudad tras la multitudinaria movilización por la aparición con vida de Santiago Maldonado. Los detenidos son 31 y seguían incomunicados, imputados por intimidación pública, intimidación pública y atentado y resistencia a la autoridad, a disposición del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi. Entre ellos hay varios comunicadores que cubrían la marcha por la desaparición de Santiago Maldonado. El Partido Piquetero  denunció que la policía “montó una cacería”, mientras por las redes sociales circulan imágenes en las cuales puede verse a efectivos de la fuerza de seguridad porteña con mochilas y capuchas deteniendo manifestantes.

Las detenciones se produjeron el viernes en la noche, a eso de las 22, cuando la policía respondió con represión al intento de unos pocos manifestantes que quedaban en la Plaza de Mayo de voltear las vallas que impedían la llegada a la Casa Rosada. Los policías avanzaron con gases y balas de goma y 23 personas resultaron heridas. Además, hubo destrozos a lo largo de la Avenida de Mayo.

“No es la primera vez que quienes ejercemos la comunicación popular, comunitaria y alternativa somos atacadxs por la represión: ya fuimos baleadxs, judicializadxs, y ahora detenidos y encerrados por mostrar lo que sucede”, remarcó la Red Nacional de Medios Alternativos, que exigió “la inmediata liberación de los comunicadores populares que cumplían con su trabajo y el cese del hostigamiento por comunicar y por reclamar”.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario