Feb 28 2015
481 lecturas

OpiniónPolítica

Argentina: previsibles tensiones

La denuncia de la Presidenta sobre el Partido Judicial (PJ) plantea una cuestión que trascenderá a la actual administración kirchnerista. Una de las características del kirchnerismo ha sido gobernar planteando una permanente confrontación con algún “enemigo”.

Hay una anécdota que ilustra y fundamenta esa tendencia. En los inicios del gobierno kirchnerista, conversaban -en la antesala del despacho de Néstor Kirchner- un par de Ministros y otros pocos funcionarios relevantes. Estaba con ellos, el legendario socialista español Felipe González, durante muchos años Jefe de Gobierno de su país y luego vocero de vastos intereses europeos.

En esas circunstancias Felipe González les confesó que una de las cuestiones que más lo ayudó a construir y conservar el poder fue mantener y exhibir púbicamente una constante confrontación. Remató su experiencia diciendo: “No lo olviden”. Para que dicha metodología sirva al fortalecimiento de su propia política, el “enemigo” elegido debía provocar un importante rechazo en sectores populares. Así fue la lucha contra “el campo” (identificándolo con la tradicional y odiada oligarquía), el enfrentamiento con Clarín (la más rancia expresión de una prensa concentrada que suele ser vocera del poder económico); el planteo de “Patria o Buitres” (en la lucha contra el sistema financiero internacional profundamente repudiado por la mayoría de los argentinos) y ahora contra el Partido Judicial (parte de un sistema judicial en el que descree la inmensa mayoría del pueblo). Esto es así más allá de la eficacia o realidad de dichas confrontaciones.

Esta ha sido una metodología que fue aplicada en la construcción del poder kirchnderista. La denuncia contra el Partido Judicial, además de lo ya señalado, encierra otra clave fundamental para entender estos tiempos y los que vienen. La política contra parte del sistema judicial no solo sirve para explicar los actuales avatares que tienen ante los Tribunales y –al mismo tiempo- ningunear, con bastante fundamento, a los actuales adversarios políticos colocándolos como sirvientes del sistema judicial. Ella, también, se constituye en uno de los ejes para el futuro, cuando los funcionarios kirchneristas –ya fuera del gobierno- tengan que responder a innumerables denuncias judiciales. Desde el oficialismo apuestan a la perspectiva de contar con el suficiente apoyo legislativo, institucional y –sobre todo- popular para enfrentar esas medidas considerándolas parte de una persecución de una fuerza política, el Partido Judicial.arg scioli

Es posible que esta política no sea del agrado de los candidatos oficialistas (Daniel Scioli, Florencio Randazzo y otros) que aspiran llegar a la Presidencia. Esta orientación no está dirigida –ni ayuda- a conseguir nuevos aliados sociales, para mejorar la performance electoral, ella tiene por objetivo blindar, fortalecer, el núcleo duro del kirchnerismo. Ese 25 a 30% con el que hoy cuenta el espacio de los que apoyan al gobierno. No es problema del kirchnerismo más duro que estas grietas que provoca esta confrontación dificulten el triunfo de un candidato oficialista en una eventual segunda vuelta. El kichnerismo cristinista aspira a ser el centro de la oposición política del futuro gobierno. Con ese criterio se prepara para la defensa de su dirigencia y construye las fuerzas propias. Desde esa perspectiva la mejor figura para ocupar el sitial que deja Cristina es Mauricio Macri. Sus diferencias ideológico-culturales favorecerían la acción opositora del actual oficialismo.

De todas maneras la confrontación con el Partido Judicial (nuevo PJ) seguirá gobierne quien gobierne y las vicisitudes de dicha evolución ocuparán gran parte de la agenda política, el interés público y de la prensa por este y el próximo año.

 Elecciones: cronograma para marzo y abril

El domingo pasado se inició el año electoral con las elecciones municipales realizadas en la Capital y San Carlos de Mendoza. De aquí en adelante las fechas y resultados electorales serán una constante de algunas de nuestras reflexiones, durante los próximos nueve meses.

Las elecciones realizadas en Mendoza se realizaron con resultados dentro de la lógica prevista. En las PASO mendocinas los radicales, con apoyo del PRO, ganaron en la ciudad Capital y el Frente Renovador (Sergio Massa) en el municipio de San Carlos. El triunfador en la Capital reunió más del 60% de los sufragios. Lo siguieron el Frente para la Victoria (FpV) con el 14,2% y el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) con el 13,7% de los votos. En San Carlos, el aliado de Massa recogió el 42% de los sufragios, detrás se ubicaron el FpV con el 34% y los radicales con el 17%. En ambos municipios las elecciones definitivas se realizarán el 3 de mayo.

El cronograma electoral para los meses de marzo y abril nos espera con estas convocatorias.

29 de marzo hay elecciones municipales en Chos Malal, provincia de Neuquén y en los municipios de La Falda, Villa Dolores y Villa Allende de Córdoba.

El 5 de abril se vota en Corral de Bustos, otro municipio cordobés.

12 de abril habrá elecciones PASO, para los diferentes cargos provinciales, en Salta. También habrá elecciones municipales en Zapala, Neuquén.

19 de abril se realizarán los comicios PASO, para cargos provinciales, en las provincias de Santa Fe y Mendoza.

26 de abril, se cerrará el mes electoral con las PASO en la Capital Federal y la primera elección donde se elegirá gobernador, sin previas PASO, en Neuquén.

De esta manera está previsto el desarrollo del calendario en este año electoral. Un año que nos permitirá asistir a lo que, según el oficialista senador neuquino Marcelo Fuentes, “será la campaña electoral más violenta de la historia”. Este senador atribuye esa perspectiva a la denuncia contra la Presidenta por encubrimiento, la posterior muerte del Fiscal Alberto Nisman y el señalado conflicto con el Parido Judicial. Luego el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich -ya renunciado- moderó esos dichos manifestando: “El debate va a ser intenso y quizás con un gran condimento pasional”.

Una parte de esa tensión se liberará en el día de hoy con motivo de la actividad de la Presidenta, inaugurando un nuevo período legislativo y en el fuerte apoyo que recibirá de sus simpatizantes en los alrededores de la Plaza del Congreso.

 Rafecas dijo no al encubrimiento: una para el gobiernoNisman-Marcha-1440x564_c

Mientras la causa por la muerte del Fiscal Alberto Nisman sigue embarrándose cada vez más, sin perspectivas de aclararse, hubo otras novedades –en temas vinculados- que le dieron un respiro al gobierno. En efecto, el Juez Daniel Rafecas, decidió –sin esperar las medidas de prueba solicitadas por el Fiscal Gerardo Pollicita ante la reciente denuncia de Nisman, que “no hay un solo elemento de prueba que involucre a la Jefa de Estado” y que los hechos referidos no constituyen delito. Esta medida, que seguramente será apelada, constituye una bocanada de aire fresco para el gobierno y le permite llegar con más fuerza al acto de hoy. Es bueno destacar que Rafecas es un Juez que cuenta con el aval de las organizaciones israelíes y que su relación con el gobierno sufre altibajos. Tradicionalmente vinculado al gobierno entró en cortocircuitos con el mismo (por lo menos con el vicepresidente Amado Boudou) cuandon le tocó intervenir en una de las causas vinculadas a Boudou. Allí su carrera corrió peligro, logró salvar esa dificultad, abandonó dicha causa y ahora dicta esta resolución auspiciosa para el gobierno nacional.

Nuevo gabinete para gobernar hasta el último día

La Presidenta, fuel a su palabra de “gobernar hasta el último día”, tomó las decisiones que estimó necesarias para introducir los cambios que le permitan afrontar esta última etapa de su gobierno sin menoscabo de sus objetivos y preparando el futuro. Ese es el sentido de los cambios, veamos.

Colocarlo a Aníbal Fernández como Jefe de Gabinete, en su décimo quinta función estatal, reúne varias garantías: Que su capacidad de trabajo asegura un control sobre los ministros; que su agresiva locuacidad e ironía permitirán comunicar decisiones gubernamentales y criticar adversarios con la ironía y el modo campechano que lo caracteriza; también hará posible –o al menos, intentar- restablecer una vía segura –aunque no pública- con importantes factores de poder norteamericanos, que eviten que las difíciles relaciones actuales terminen desmadrándose. Es previsible que poco le interese a la Presidenta la explícita vocación presidencial que viene anunciando –con pocas posibilidades de éxito- el nuevo Jefe de Gabinete. Al mismo tiempo Jorge Capitanich, lejos de los sueños presidenciales que evaluaba tener a mano cuando llegó al cargo que ahora abandona, intentará mantener a la Provincia del Chaco bajo la órbita justicialista, peleando por la intendencia de Resistencia.

En cuanto al cambio en el Ministerio de Salud, sus razones también son claras. Juan Manzur, el Ministro renunciante, es una de las pocas cartas oficialistas, después de los problemas que viene atravesando el gobierno de José Alperovich, para mantener bajo la égida kirchnerista a la Provincia de Tucumán. Reinstalándose en su cargo de vice gobernador podrá dar esa pelea, con algunas posibilidades de éxito. De ese modo Tucumán podría seguir siendo una provincia justicialista y asegurarle a Alperovich una salida digna, sin grandes sobresaltos judiciales. Su lugar lo ocupa Daniel Gollán quien reúne dos condiciones que al gobierno mucho le interesan, viene desde adentro de la gestión actual y es un viejo militante setentista. Debutó políticamente aclarando que el reciente fallecimiento de un niño quom era inevitable y fue la consecuencia de graves e insalvables deficiencias de salud. Este inicio de su gestión no ha sido el mejor para los tiempos que corren cuando un líder de esa etnia está acampando en la Avda. 9 de Julio –de la Capital Fedear cris wadoral- para reclamar por el abandono en el que vive su comunidad.

Por último la llegada de Eduardo “Wado” De Pedro, el hombre de la conducción de La Cámpora más cercano a la Presidenta y su hijo Máximo, a la Secretaria General de la Presidencia tampoco es un dato que pueda pasar por alto. Es la llegada oficial de La Cámpora al centro de las decisiones políticas que tienen que ver con la pública administración del Estado. Desde allí podrá darle el “toque final” a la política de ocupar todos los espacios estatales posibles con miembros de esa agrupación, con vistas a la futura retirada del manejo del Estado.

De esta manera quedó conformado el nuevo gabinete para llegar hasta el final de la actual administración, gobernando hasta el último día y preparando las condiciones de la nueva situación por la que deberá atravesar el kirchenismo cristinista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario