Jun 27 2015
778 lecturas

Política

Argentina, Scoli a la presidencia, pero el poder al Parlamento

El cierre de las listas, que se produjo a la 0 hora del domingo pasado, dejó mucha tela para cortar. Aquí solo haremos algún comentario sobre la situación general y centraremos las reflexiones sobre la estrategia de la Presidenta y La Cámpora, que viene a ser “su partido” dentro del Frente para la Victoria (FpV) y del Partido Justicialista (PJ).

Los cambios de planes en estos últimos cuatro años

Hace 4 años, exactamente el 25 de junio, la Presidenta anunciaba el nombre de Amado Boudou como su compañero de fórmula para las elecciones presidenciales del 23 de octubre de 2011. El propio Boudou dejó trascender que la Presidenta le habría dicho con ese motivo: ¡Viste y vos que pensabas que yo no me iba a animar! De esa manera ratificaba su autónoma y unitaria decisión en tal nominación. Esa designación y el 54% de los votos alcanzados, en aquella elección, insinuaban las ideas de Cristina respecto al futuro. En el 2015 se sucedería a sí misma, a través de una re-re-elección o Boudou sería su heredero.

A poco de andar, en el 2012, la fugaz estrella del vicepresidente se fue apagando y quedó fuera de carrera. En ello tuvieron especial gravitación algunas incontinencias verbales que provocaron enojo dentro de la familia Kirchner, particularmente en Máximo. Tampoco fue un tema menor la aparición de diversas “desprolijidades” en tareas que le habrían sido encomendadas como la cuestión de Ciccone. Aunque también otras actitudes, de menor envergadura institucional, reveladoras de un espíritu demasiado arribista e irresponsable, contribuyeron a dinamitar el cetro que Cristina le había construido.cristina scioli

La Presidenta apostó fuertemente a su re-re pero la situación económica y las dificultades institucionales fueron mellando esa posibilidad. Había un rechazo social a esa perspectiva. Ello fue ratificado con la derrota sufrida en las elecciones legislativas, de medio período, realizadas el 27 de octubre de 2013, destacándose la elección de la Provincia de Buenos Aires donde Sergio Massa rompió con el oficialismo y le ganó la contienda. La Presidenta procuró salir del atolladero restableciendo los vínculos con el sistema financiero internacional. Se pagaron viejas cuentas (Juicios del CIADI, Deuda con el Club de París, indemnización a Repsol).

La última valla era que la Corte de Estados Unidos dejara correr el tiempo respecto a los juicios de los holdouts (fondos buitre). La cuestión salió mal, los pagos que hicimos fueron inútiles y nos ordenaron pagar ¡ya! a los buitres. El cristinismo dio un golpe de timón y transformó esa derrota en victoria. Asumió un discurso fuertemente confrontativo con Estados Unidos y profundizó sus acuerdos con China y Rusia. En ese marco al gobierno le parecía que el mejor resultado electoral del 2015 era una derrota a manos de Mauricio Macri quedándose el gobierno con esas banderas de oposición al sistema de poder mundial y de defensa de los derechos adquiridos. La idea de ayudar a la llegada de Macri estuvo varios meses en la cabeza de la dirigencia cristinista.

La bandera de enfrentar a los poderes mundiales fue haciendo que el gobierno comenzara a recuperar espacios en la opinión pública, razón por la cual durante el 2014 profundizaron esas políticas, al igual que la decisión de mantener el consumo mediante diferentes incentivos. La idea de facilitar las condiciones para un triunfo de Macri, se fue diluyendo, luego de sufrir dos decepciones: Su alianza con Elisa Carrió con la perspectiva que ella ocupara Procuraduría General (Jefatura de los fiscales) y discursos de Macri endureciendo su posición respecto a las investigaciones del pasado.

En el oficialismo comenzó a desplegarse nuevamente la idea de ganar las elecciones, ya sea con un candidato “del palo” u otro, preservando todo lo que se pudiera del poder estatal y concentrando las fuerzas en el área legislativa.

De la mano de estas políticas el gobierno ingresó en el 2015 electoral. Con el paso de los meses se fue ratificando que el candidato con mayores posibilidades era Daniel Scioli. La perspectiva de un candidato propio se fue diluyendo, Florencio Randazzo sirvió a la estrategia oficial para desgastarlo a Scioli y obligarlo a un “cierre de listas” donde al cristinismo no le fue difícil imponer sus condiciones. El cristinismo ha creado una red para limitar la autonomía de Scioli. Ese entramado no será fácil de desarmar y el aspecto más reforzado del mismo está en el Poder Legislativo. Una treintena de diputados de La Cámpora, dentro de un bloque que -seguramente- será el más nutrido dentro de la Cámara, y la Presidencia del Senado a través de Carlos Zannini serán los garantes de ese cerrojo.

arg cris congresoControl parlamentario por el cristinismo

Lo anterior son las perspectivas que, al día de hoy, tiene el cristinismo para hacerse del control parlamentario que les asegure una fuerte presencia dentro del gobierno que esperan termine en manos de Scioli. Del mismo modo que esta perspectiva no fue la que estuvo presente en sus planes hace 4 años es probable que tampoco la actual situación permanezca invariable con vistas al futuro.

Ante esta realidad actual se abren dos grandes tendencias. Una de ellas apunta en la dirección querida por el cristinismo. En ese caso Scioli terminará, vaciado de contenido, sin fuerzas para imponer sus planes. En ese caso el final será el que defina la conducción en manos de Cristina. Es posible que Máximo, en el nombre de la herencia kirchnerista, vaya asumiendo el rol de conducción que ahora su madre está colocando en su capacidad y en la suerte de esta estrategia. Con el cierre de listas y la candidatura a diputado de Máximo, esa transición se ha iniciado.

Otra posibilidad es que Scioli logre, con la flexibilidad y paciencia que lo caracteriza, domar los dos grandes desafíos que tiene por delante. Domesticar al cristinismo y hacerlo compatible con su política reduciéndolo al rol de socio menor o derrotándolo cuando intente confrontar abiertamente. Su otro problema será encaminar la economía para hacer que el consumo actual se pueda articular con una producción que permita su continuidad.
La disputa por la Jefatura de Gabinete y la integración de la futura Corte de Justicia serán, para el supuesto que el gobernador bonaerense gane las elecciones, los puntos centrales donde se dirimirá -en lo inmediato- esta lucha entre Scioli y el cristinismo.

Otras perlas que  dejó el cierre de listas

Además del predominio de La Campora, los “cierres” para diputados, ofrecieron otras “perlas”. Por ejemplo, el candidato presidencial no tuvo la menor incidencia en la conformación e integración de las mencionadas Listas. Independientemente de estos datos, se destaca la confianza presidencial en el mantenimiento de una importante cuota de poder, ello se manifiesta en el hecho que la Presidenta no figura para ningún cargo electivo. De esa manera renuncia a la perspectiva de contar con los fueros de los que tanto se habló. Es importante señalar que otras figuras importantes del gobierno, más allá de su peso político, sí -en cambio- fueron beneficiadas con esa perspectiva. Entre otros, esos son los casos de: Julio de Vido, Eduardo “Wado” de Pedro, Diego Bossio, Axel Kicillof, Sergio Berni, Nilda Garré, Alejandro Ramos, Carlos “Camau” Espínola. En un sentido opuesto llama la atención que Amado Boudou fuera desprovisto de toda protección institucional a pesar de ser uno de los funcionarios más acosados por la Justicia. arg axel kicillof1

También figuran en diferentes listas de diputados los actuales gobernadores de: Entre Ríos (Sergio Uribarri), La Rioja (Luis Beder Herrera), Misiones (Maurice Closs), Tucumán (José Alperovich) y San Juan (José Luis Gioja). Otras figuras de peso tienen un lugar en las lista como legisladores al PARLASUR  (Parlamento del Mercosur), allí irán los nombres de: Oscar Parrilli, Agustín Rossi, José López, Liliana Parodi, Gabriel Mariotto, Jorge Taiana, Daniel Filmus y –también- el gobernador de Mendoza (Francisco “Paco” Pérez) y el ex de Santiago del Estero (Gerardo Zamora).

ELECCIONES 2015

Mendoza: Hubo elecciones definitivas para elegir autoridades provinciales. En las PASO, los 3 candidatos del FpV habían perdido por 5 puntos frente a una alianza encabezada por los radicales, junto al PRO y los massistas. Ahora el candidato opositor le ganó al oficialismo del FpV, unificado en una sola candidatura, por 7 puntos. La continuidad de la crisis del sector vitivinícola puede estar influyendo en esa derrota oficialista. Con estos resultados la alianza opositora le arrancó una provincia al oficialismo. En Mendoza festejaron los radicales y Macri. La izquierda superó el 10% de los sufragios.

Tierra del Fuego: El FpV y sus aliados le ganaron al radicalismo y los propios por 8 puntos de diferencia. Dado que, Rosana Bertone, la candidata del FpV no alcanzó el 50% de los votos, hoy domingo se realizará la segunda vuelta. Hace 4 años en otra elección semejante la candidata del FpV también se había impuesto en la primera vuelta por 9 puntos de diferencia, pero ese resultado lo revirtió –en segunda vuelta-la actual gobernadora, Fabiana Ríos, desde un frente de signo progresista.

General Milani: Un retiro inesperado

arg General-Cesar-Milani_El general César Milani pidió el retiro que rápidamente fue aceptado por las autoridades. Su llegada a la Jefatura del Ejército llamó la atención, sobre todo por ser el primer jefe proveniente del área de Inteligencia. Si su arribo fue inesperado más aún lo es su pedido de retiro. Parecía atravesar un “buen momento”, más allá de las denuncias en su contra. Interlocutor habitual de Zannini, con vínculos estrechos con Scioli, su futuro parecía despejado de grandes sobresaltos. Pero… algo pasó. Se lo vió intercambiar palabras –sin sonrisas- con Zannini, en medio del palco desde el cual se presidían las ceremonias del Día de la Bandera, en Rosario.
Las causas alegadas, en el texto del pedido de retiro, fueron “estrictamente personales”. Ahora crecen las especulaciones.

Un recuento de razones tiene estos títulos: “Una enfermedad que lo afecta”; “el gobierno quiere sacarse de encima un costado débil en sus políticas de Derechos Humanos”; “el avance de las causas por enriquecimiento ilícito”; “relaciones con Scioli y José Manuel de la Sota, sin la venia presidencial”; “problemas institucionales con Zannini por cuestiones de salarios y ascensos”; “molestia por un reciente discurso –en el Comando de Arsenales de Rosario- adelantando que el Ejército volvía a su misión principal”.

Milani se fue, pero quedan decenas de generales y centenares de coroneles que él designara. Forman parte de un atípico Ejército que tiene 5600 oficiales, 21.800 suboficiales y 17.000 soldados.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario