No bien conocido el asesinato en Ercilla del comunero mapuche de 24 años Camilo Catrillanca por un tiro en la cabeza, surgieron dudas sobre la versión oficial de Carabineros. En palabras del General Director de la institución, Hermes Soto, esta señala que el deceso se produjo en medio de un operativo policial tras el robo de tres vehículos -y que por lo tanto se trataría de un “delito común”-, donde tuvo lugar un intercambio de disparos, momento en que una bala alcanzó a Catrillanca, quien se encontraba sobre su tractor.

Junto con ello la máxima autoridad policial negó que exista algún tipo de relación con el conflicto étnico que se vive en la zona, así como también que el luctuoso hecho se haya desarrollado durante un allanamiento al interior de la comunidad de Temucuicui. Por último, aseguró que “se desconoce la trayectoria del disparo” que le quitó la vida al joven.

Camilo Catrillanca

En resumen, Soto habló de un enfrentamiento y no confirmó que desde el arma de uno de los miembros del llamado Comando Jungla de Carabineros haya salido la bala que mató al nieto del reconocido lonko Juan Catrillanca.

Una historia que a muchos les resultó conocida, por lo que no tardaron en comenzar a aparecer los nombres de otros comuneros mapuches muertos en manos de la policía uniformada y con ello las versiones oficiales entregadas inicialmente por la institución, las que han terminado siendo desmentidas por la Justicia. Acá revisamos algunos de esos casos más emblemáticos.

Alex Lemún: Un “peligro real e inminente” que no existió

Cuando al mayor Marco Aurelio Treuer la Justicia Militar le preguntó por qué había disparado su escopeta con munición de plomo en contra del grupo de comuneros mapuches durante la toma del fundo Santa Elisa en Ercilla, respondió que en medio de un supuesto enfrentamiento con ellos había oído un disparo y que una bala había pasado cerca de él y de sus hombres. El oficial de Carabineros cargó su Winchester calibre 12 y disparó. Un proyectil terminó en la cabeza del joven de 17 años Alex Lemún. Cinco días después, el 12 de noviembre de 2002, murió.

Sin embargo, el fiscal militar de Angol formuló posteriormente cargos contra Treuer por “violencia innecesaria con resultado de muerte”, concluyendo algo muy distinto a lo señalado por el carabinero: “Al efectuarse el disparo mortal, por parte del mayor Treuer, no existía un peligro real e inminente para su integridad y la de sus subordinados que justificara efectuar disparos con la escopeta de la forma que se hizo, razón por lo que la violencia ejercida en el momento de los hechos fue del todo innecesaria y no encuentra motivo racional que la justifique”. Algo que fue confirmado por la versión entregada por José Neculpán, uno de los comuneros presentes al momento del asesinato de Lemun, quien declaró que “Alex tiró algunas piedras y recibió un disparo. Al momento que tratábamos de auxiliarlo, los carabineros seguían disparando y al acercarnos a Alex, pude ver que el carabinero se reía de la situación de nuestro amigo lesionado”.

Aún así, el año 2003, tras la apelación del mayor Treuer a la Corte Marcial, esta sobreseyó el caso aceptando igualmente que el oficial había actuado en legítima defensa. El caso tuvo que llegar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y debieron pasar alrededor de 14 años para que la Corte Suprema decidiera reabrirlo y entregárselo al Ministerio Público, lo que ha generado una posibilidad de que al menos en este asesinato se haga justicia.

Matías Catrileo: Asesinado por la espalda y sin disparar un solo tiro

Matías Catrileo tenía 22 años cuando la madrugada del 3 de enero de 2008 recibió un disparo por la espalda que le quitó la vida. Participaba junto a otros comuneros mapuches de la toma del fundo Santa Margarita en la comuna de Vilcún. El cabo 2º Walter Ramírez patrullaba junto a otros carabineros el recinto propiedad del agricultor Jorge Luchsinger cuando -según su propia declaración- se encontraron con “un grupo de aproximadamente 20 o 30 individuos, vestidos con ropas oscuras y con sus rostros cubiertos”, quienes “procedían a quemar 19 fardos de heno”, además de desplegar una malla de plástico color blanco en la que se podía leer con letras rojas “Coordinadora Arauco-Malleco fuera Luchsinger”. Los policías deciden informar a la Central de Comunicaciones de Carabineros (CENCO) que requerían colaboración, “pues estaban siendo atacados con piedras y a lo menos dos disparos, presumiblemente de escopeta”.

Luego de que uno de sus acompañantes disparara con su carabina un gas lacrimógeno hacia los manifestantes, Ramírez decide, de acuerdo a lo que señaló a la Justicia, realizar “2 o 3 disparos con la subametralladora UZI, hacia donde corrían los sujetos pero no sobre ellos. No fueron tiros absolutamente al aire porque estaba un poco agachado”Uno de esos proyectiles fue el que acabó con la vida de Matías Catrileo. La PDI estableció que el joven no disparó ningún arma de fuego contra la patrulla de Carabineros.

Dos años más tarde, el 12 de enero de 2010, el cabo 2º Walter Ramírez fue condenado por la Corte Marcial a 3 años y 1 día bajo libertad vigilada por el delito de “violencias innecesarias con resultado de muerte”. No entró a la cárcel.

Jaime Mendoza Collío: Asesinado en “defensa propia”

“¿Qué otra defensa cabía a un carabinero que, solo como estaba, se ve atacado por un grupo indeterminado de personas que le lanzan piedras y le disparan con escopeta en dos oportunidades?”. Ese fue el argumento de los jueces de la Corte Marcial que en agosto de 2012 decidieron absolver al cabo 1º Miguel Patricio Jara Muñoz, quien asesinó por la espalda al comunero mapuche Jaime Mendoza Collío durante la toma del fundo San Sebastián en Ercilla el 12 de agosto de 2009. El uniformado había sido condenado anteriormente en este caso por la Justicia Militar a 5 años y un día de presidio. Pero esta vez creyeron en su versión.

Sin embargo, finalmente la Corte Suprema acogió un recurso de casación presentado por el Consejo de Defensa del Estado y condenó a Patricio Jara Muñoz a 3 años de presidio menor en su grado medio por el delito de “violencia innecesaria con resultado de muerte”. “La versión del imputado de haber sido emboscado por sujetos con escopetas no tiene sustento fáctico, toda vez que ningún arma fue incautada”, se señaló en el fallo según citó entonces La Tercera. A pesar de ello, al igual que Walter Ramírez pudo cumplir su pena en libertad.

“¿Este es su nuevo país?”: El furioso poema de Raúl Zurita por la muerte de Camilo Catrillanca

El poeta Raúl Zurita (Premio Nacional de Literatura, 2000), compartió un poema donde repudia el hecho acontecido en Ercilla, provincia de Malleco.

El horror continúa, la dictadura continúa.

EL HORROR CONTINÚA, LA DICTADURA CONTINÚA

EL HORROR CONTINÚA EL ASESINATO DE CAMILO CATRILLANCA PERPETÚA TODOS LOS CRÍMENES, LOS REPITE CON MAYOR FEROCIDAD EN EL PUEBLO MAPUCHE ¡ASESINOS! ¡ASESINOS! ¡ASESINOS!
PRESIDENTE ¿CUÁNTOS LES FALTAN POR MATAR TODAVÍA? CON ESTE ASESINATO LA DEMOCRACIA SE TRANSFORMA EN UNA MASCARADA SANGRIENTA, EN UN DISFRAZ LLENO DE SANGRE, EL ESTADO DE DERECHO ES SOLO UNA CARETA QUE OCULTA Y PERPETÚA A LOS CRIMINALES. NO HAY DEMOCRACIA, NO HAY DERECHO, NO HAY JUSTICIA, SOLO HAY CRÍMEN Y HORROR. FRENTE AL ASESINATO DE UN HOMBRE ESAS PALABRAS SON OBSCENAS, PODRIDOS ESCUPITAJOS.
SOLO HAY CRIMEN Y HORROR.
LAS BANDAS ARMADAS DEL COMANDO “JUNGLA”, POR ESTE CRIMEN DEJARON DE SER AGENTES DEL ESTADO PARA SER ASESINOS AL SERVICIO DEL ESTADO, Y MIL VECES MÁS ASESINOS QUE LOS ASESINOS QUE SE CEBARON CON SANGRE EN LA DICTADURA.
¿A QUÉ PAÍS QUIEREN LLEVARNOS LOS CRIMINALES, LOS SANGUINARIOS? ¿ESTE ES EL PROGRESO? ¿QUE LAS BANDAS ARMADAS ATAQUEN A LAS COMUNIDADES Y ASESINEN A MANSALVA A LOS COMUNEROS?
¿ES ESTE EL DIÁLOGO CON LA ARAUCANÍA MINISTRO MORENO? ¿ES ESTE SU NUEVO PAÍS PRESIDENTE PIÑERA? ¿SOLO SANGRE Y MÁS SANGRE? ¿SOLO SANGRE Y MÁS SANGRE? ¿SOLO SANGRE Y MÁS SANGRE?
CHILE, LEVÁNTATE, NO DEJES QUE MATEN A TU GENTE.
Y AHORA QUE SE DECLARE DUELO NACIONAL, QUE TODOS LOS EDIFICIOS PÚBLICOS PONGAN SU BANDERA A MEDIA ASTA. QUE EL CONGRESO NACIONAL PONGA SU BANDERA A MEDIA ASTA Y QUE LOS PARLAMENTARIOS SESIONEN CON CRESPONES NEGROS EN SUS BRAZOS. QUE EL ROSTRO DE CAMILO ESTE EN TODAS LAS ESTACIONES DE METRO, EN LA VALLAS PUBLICITARIAS EN LAS SALAS DE EMBARQUE DE LOS AEROPUERTOS.
QUE SU ROSTRO DE 24 AÑOS CUBRA EL HORIZONTE.

El poema (escrito completo en mayúsculas) es un emplazamiento al gobierno con nombres y apellidos. Interpela al presidente Sebastián Piñera, al ministro Alfredo Moreno (Desarrollo Social) y a los efectivos policiales entrenados en Colombia bautizados como “Comando Jungla”, el cual fue conformado este año para afrentar los focos de violencia en la Araucanía.