Nov 6 2007
890 lecturas

Opini贸n

AVATARES

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El ex presidente Ricardo Lagos abord贸 el tema del Transantiago. Con una carta contest贸 a la Comisi贸n Investigadora de la C谩mara de Diputados, que lo cit贸 a declarar personalmente. En ella explic贸 su participaci贸n en el mayor bochorno que han tenido que soportar los santiaguinos de parte de los gobiernos de la Concertaci贸n.

Como su actitud no le gust贸 a la oposici贸n y en las encuestas sobre preferencias para las pr贸ximas elecciones segu铆a bajando, Lagos habl贸. Lo primero que dijo fue que no ten铆a temor. Y que su valor lo hab铆a demostrado durante la dictadura, en que todos callaban y muchos colaboraban con ella. La referencia no ven铆a a cuento, pero lo del silencio y la complicidad de la derecha nunca parece estar de m谩s recordarlas.

Entrando en materia, sostuvo que se hac铆a responsables de la planificaci贸n del plan de locomoci贸n, pero no de su puesta en marcha. Le endilg贸 todas las fallas a su sucesora, la presidenta Michelle Bachelet. Y agreg贸 que los grandes responsables eran los privados, los operadores del sistema. Se trata de los cuatro bancos m谩s importantes con presencia en el pa铆s, que no han sido capaces, en diez meses, de hacer funcionar el esquema que respalda a todo el sistema.

Lo que Lagos no dijo fue que en la planificaci贸n estaban considerados todos los estamentos que hoy se encuentran operativos. Y que, por lo tanto, su administraci贸n est谩 seriamente comprometida. Pero como es uno de los iluminados, no sinti贸 la necesidad de hacer una autocr铆tica. S铆, dijo, se siente molesto, contrariado y hasta herido por el padecimiento de sus compatriotas.
Es cierto que al no ir al Congreso demostr贸 que no se amilana f谩cilmente. Pero no fue eso lo 煤nico que ha quedado claro. Su explicaci贸n careci贸 de algo que Michelle Bachelet ha tenido en demas铆a con 茅l: lealtad. Un m铆nimo de autocr铆tica habr铆a bastado. Reconocer el error de la planificaci贸n inicial y no decir que si en su administraci贸n las cosas no estaban listas, no se hac铆an.

Hubo puentes que se cayeron, calles que se pavimentaron para cinco a帽os y que no alcanzaron a durar uno. La planificaci贸n y puesta en marcha de Ferrocarriles no s贸lo fue un fracaso, fue una verg眉enza. Pero todos estos errores son aceptables a escala humana. Y, sobre todo, en un gobierno que tuvo otros aciertos importantes. Sin embargo, es necesario mirar a los l铆deres como personas y Ricardo Lagos, pese a sus desplantes de estadista, en esta vuelta no ha estado a la altura de la humanidad que se le debe exigir a los referentes. Si se cree tocado por la mano de Dios, est谩 enfermo de soberbia. Y eso lo hace ser desleal y cobijar, tal vez, ambiciones que obnubilan.

Pasemos a los estrafalarios. El cura Hasb煤n reapareci贸 en la prensa escrita. Y abord贸 uno de los temas que a 茅l lo estimulan. Todo lo que 茅l crea que tiene que ver, aunque sea colateralmente, con la muerte, lo hace vibrar. En este caso fue la p铆ldora del d铆a despu茅s. Por cierto, critic贸 al gobierno por obligar a las farmacias a tener a la venta el f谩rmaco.

No voy a entrar en los detalles de la argumentaci贸n de Hasb煤n. 脡l sostiene, como muchos cat贸licos, que la p铆ldora es abortiva. Por lo tanto, las autoridades est谩n atentando contra la divina creaci贸n. Hasta all铆 su aporte a un debate entre val贸rico y cient铆fico. Pero a煤n falta otra parte, que es el aditamento pol铆tico con que el sacerdote siempre salpica sus intervenciones. Dijo que obligar a las farmacias a tener disponible el f谩rmaco era la actitud 鈥減ropia de una dictadura鈥. Y viniendo de 茅l tal afirmaci贸n, me preocup茅.

Hasb煤n sabe de dictaduras. Pese a ser sacerdote, bendijo permanentemente las acciones del gobierno militar. Incluso en los peores momentos. Sus rogativas a favor de Pinochet y de los que hoy sabemos fueron aberrantes violadores de Derechos Humanos, han hecho historia.

Su labia plagada de citas b铆blicas y par谩bolas apost贸licas ayud贸 a envenenar gravemente la psiquis pol铆tica de Chile. El p煤lpito y los medios de comunicaci贸n los utiliz贸 no para evangelizar, sino para satanizar a sus adversarios. Con el paso del tiempo, eso deber铆a haberlo hecho recapacitar 鈥搚 a sus superiores tambi茅n鈥 sobre la necesidad de retirarse a la paz de un convento y buscar all铆 el equilibrio en la meditaci贸n. Pero Hasb煤n es un remedo de avatar que, como tal, jam谩s aprender谩, al menos en esta vida, la lecci贸n de la humildad.

Finalmente, Joaqu铆n Lav铆n, a diferencia de Ricardo Lagos, sube en las encuestas gracias a declararse bacheletista-aliancista. Algo as铆 como gobiernista-opositor. Y sus definiciones han hecho lo que el fuego con la leche entre sus adeptos. De inmediato volvi贸 a tener presencia como presidenciable y le amarg贸 la vida a Sebasti谩n Pi帽era, que cre铆a ya tener segura la representaci贸n de la derecha en la pr贸xima elecci贸n presidencial.
Lav铆n es un avatar que no le hace asco a los medios, precisamente porque se siente predestinado a un fin superior. Un iluminado que ha mostrado una trayectoria brillante hasta poco antes de llegar a la meta. Veremos que ocurre esta vez.

—————————-

foto

* Periodista.

wtapiav@vtr.net

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario