Feb 27 2008
663 lecturas

Opini贸n

Bancos. – TRANSDUNNY

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La autoridad no se pronuncia y act煤a como si estuvi茅ramos en una naci贸n en que este requisito democr谩tico funcionara con gran eficiencia. La oposici贸n no lo aborda, porque en sus manos est谩 la pauta informativa gracias a la propiedad de los medios.

Un peque帽o detalle comprueba lo que digo. 驴Los chilenos que no eran cuentacorrentista del Citibank se han enterado de lo que ocurri贸 en la fusi贸n de esa entidad con el Banco de Chile? Fueron tal vez miles de personas que, sin ser consultadas, entraron en un proceso de uni贸n financiera. Finalmente, la integraci贸n se produjo y el Citibank pas贸 a llamarse Banco Edwards Citi. Se reflotaba as铆 una instituci贸n que hab铆a sido absorbida por el Banco de Chile y Dunny Edwards volv铆a a acariciar su ilusi贸n de tener el poder de un banco de peso internacional.

El problema fue para los clientes del Citi. La noticia les lleg贸 con el a帽o 2008. La Superintendencia de Bancos aprob贸 la fusi贸n el 1o. de enero. Y empezaron las dificultades. Los saldos dejaron de ser confiables, las inversiones no eran informadas oportunamente y las transacciones de cualquier tipo acarreaban siempre alg煤n problema atribuible a dificultades del 鈥渟istema鈥. Las transacciones a trav茅s de internet dejaron de existir.

La situaci贸n se agrav贸 cuando apareci贸 la exigencia del 芦digipass禄. El nuevo Banco no contaba con los dispositivos suficientes. Y cuando se lograba obtener el compromiso de entrega, el cuentacorrentista deb铆a llegar hasta la sucursal y all铆 el famoso dispositivo estaba agotado.

A dos meses de producida la fusi贸n contin煤an las dificultades para los clientes. Sus listados de transferencias fueron traspasados s贸lo parcialmente. Muchos a煤n no reciben el 芦digipass禄, con lo que arriesgan no poder hacer giros v铆a internet. En definitiva, el sistema inform谩tico no ha operado.

Las protestas han sido m煤ltiples. Hay reclamos variados, que van desde las p茅simas condiciones que ha provocado la fusi贸n, hasta indignaci贸n por haber terminado, sin quererlo, en un Banco de Edwards. Tales reclamos constan en cartas que se han hecho llegar a la gerencia del Banco de Chile. El stress provocado por la situaci贸n no s贸lo ha hecho mella en los clientes. Los funcionarios tambi茅n acumulan una gran cuota de presi贸n, la que a muchos ha obligado a acogerse a licencia m茅dica.

驴La prensa chilena ha informado acerca de este problema? El Mercurio no ha reproducido una sola carta de indignados lectores antiguos cuentacorrentistas del Citibank. Es comprensible, Agust铆n 鈥淒unny鈥 Edwards Eastman es propietario del peri贸dico y del Banco Edwards Citi. El resto de los medios no se ha manifestado por solidaridad o por temor a perder una cuenta publicitaria tan interesante como la del Banco de Chile.

Curiosamente, el problema ha estado centrado en la incapacidad de prever las presiones que traer铆a la fusi贸n. Fracasaron los sistemas inform谩ticos y la implementaci贸n de medidas adecuadas para enfrentar la demanda de nuevos clientes. Algo parecido, en escala reducida, a lo ocurrido con el Transantiago.

El caso hace posible apreciar la indefensi贸n informativa en que se encuentran los chilenos. Y con mayor profundidad, ya que el afectado es un poderoso empresario period铆stico con vastos intereses en otras 谩reas de la econom铆a y las finanzas.

Lo ocurrido con el Banco Edwards Citi permite reflexionar acerca de los controles y resguardos que ejerce la autoridad para protecci贸n de los ciudadanos. Como la versi贸n que 茅stos reciben proviene de un solo sector, se crea la imagen de que todas las ineficiencias y dolos son responsabilidad del Gobierno.

Es lo que estos d铆as sucede con el esc谩ndalo de las subvenciones escolares. Pero quienes cometen en delito son los sostenedores, particulares dedicados al negocio privado de la educaci贸n. Representantes de ese gremio han llegado a decir que la culpable es la ley, por 鈥渢entar鈥 a los sostenedores a abultar las asistencias de estudiantes para recibir un monto mayor de subvenci贸n. Paralelamente, se critica al aparato oficial por no ejercer un control adecuado y, al mismo tiempo, se intenta empeque帽ecerlo presentando tal cosa como sin贸nimo de modernizaci贸n.

La aparici贸n del Banco Edwards Citi ha permitido comprobar, una vez m谩s, que los ciudadanos chilenos carecen de herramientas para ejercer derechos que cualquier ciudadano tiene en una democracia. Y uno de ellos es la informaci贸n. Por otra parte, corrobora que la democracia entre nosotros a煤n est谩 en etapa de transici贸n.

——————————

foto

* Periodista.
tapiav@vtr.net.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario