May 1 2006
235 lecturas

Economía

Bolivia. – RECUPERAR SU DIGNIDAD Y SU PETRÓLEO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El mensaje gubernamental destacó que, al cumplirse 100 días de gobierno, el 22 de enero Evo Morales recibió un país destruido, desunido y desmoralizado. Pero que en esos 100 días se ha recuperado la dignidad y la confianza. La ratificación de esa recuperación se tuvo en Tarija: se hizo público el decreto supremo que nacionalizó gas y petróleo.

El anuncio del primer mandatario boliviano marca el cumplimiento de la más importante promesa electoral: dar al Estado el control absoluto de los yacimientos de petróleo y gas. Los yacimientos son explotados por las empresas Repsol (España), Petrobras (Brasil), British Gas y British Petroleum (Reino Unido) y Total (Francia). El decreto de nacionalización les ordena entregar su producción íntegra a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), y les concede un plazo de seis meses para firmar los nuevos contratos o abandonar el país.

“Se nacionalizan los recursos naturales hidrocarburíferos del país, el Estado recupera la propiedad, la posesión y el control total y absoluto de estos recursos”, dijo el presidente Morales. Estos recursos eran propiedad del Estado sólo cuando estaban bajo la tierra, pero una vez extraídos se consideraban propiedad de quien los explotase. La situación cambió radiucalmente, Bolivia conservará la propiedad de sus hidrocarburos a lo largo de todo el proceso, hasta su venta.

Por ello, sin dudas, dijo Morales: “Queremos pedirle (a las Fuerzas Armadas) a partir de este momento, tomar todos los campos petrolíferos en toda Bolivia con los batallones de ingenieros que ha organizado el Ministerio de Hidrocarburos junto al presidente de YPFB”. El presidente utilizó un megáfono para dirigirse a los trabajadores –que lo escucharon en un silencio solemne– en un yacimiento en la región de Tarija, al sur de La Paz.

La ocupación militar de los campos e instalaciones “busca asegurar el funcionamiento de las estructuras de producción para garantizar el normal aprovisionamiento de energéticos para el cumplimiento tanto de compromisos internacionales como el abastecimiento del mercado interno”.

El ejército procedió a tomar los 56 campos petrolíferos –en especial las probadas gigantescas reservas de gas–. Hasta el momento de escribir esta información no se conocía ninguna reacción de las petroleras no de Brasil, cuya PETROBRAS, estatal, posee dos refinerías en suelo boliviano y es el mayor de los jugadores del sector.

fotoEn términos concretos, el decreto de nacionalización significa que el Estado se hace cargo de la comercialización de los hidrocarburos y las petroleras extranjeras se convierten en operadoras para extraer y refinar. Cabe señalar que Bolivia es el país con mayor número de familias bajo la línea de pobreza de América del Sur, pese a tener mayor reserva de gas natural del subcontinente detrás de Venezuela.

La decisión gubernamental se veía venir, pero sin duda la fecha sorprendió a la industria y los gobiernos de los países donde las petroleras tienen sus casas matrices. En n La Paz en el acto con ocasión del primerr de mayo, el vicepresidente Álvaro García aseguró que la nacionalización significará una recaudación para 2007 próxima a los US$ 780 millones de dólares.

El nuevo contrato que celebrará YPFB con las petroleras extranjeras prevé que éstas reciban un porcentaje del valor de la producción, que puede llegar hasta un 50 por ciento del precio del petróleo, sin embargo en los dos mayores campos de gas natural del país, el procentaje no subiría del 18 por ciento.

Seadelanta un proceso de negociaciones que si bien es cierto resultará vital para las empresas, no lo será menos para Bolivia, que requiere la inversión de cientos de millones de dólares en investigación y organización del trabajo en sus campos de gas natural. YPFB carece de capacidad de inversión propia. Por ahora la medida no implica necesariamente expropiar los activos de las petroleras, pero sí controlar los niveles de producción.

Cuando Evo Morales dijo que “el Estado toma el control y la dirección de la producción, transporte, refinación, almacenaje, distribución, comercialización, industrialización de hidrocarburos en el país”, señalaba no olvidar otro punto de su plataforma electoral, promover la industrialización de esa riqueza.

Morales ingresó por todo lo alto al eje del mal.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario