Sep 29 2010
469 lecturas

Economía

Brasil alerta sobre “la guerra global de las divisas”

Alfredo Jalife-Rahme*
Nuestra hipótesis de que el destino del incipiente nuevo orden mundial se escenifica primordialmente en el ámbito geofinanciero está resultando correcta: Todavía las "geofinanzas" representan un lado muy vulnerable del BRIC frente al agónico G-7 (en geoeconomía).

Israel ostenta un asombroso lugar 28 en el Índice de Desarrollo Financiero (IDF) de 2009, según el Foro Económico Mundial de Davos: lugar "aparentemente" exagerado por delante de tres países del BRIC (acrónimo de Brasil, Rusia, India y China: respectivamente en los sitiales 34, 38, 40 y 26).

En contraste, Israel se encuentra en el lugar 40 en el PIB nominal, según el FMI, mientras en el "poder de paridad de compraventa" se ubica en el nada glorioso lugar 49 (datos de la CIA).

Que Israel, subsidiado financieramente tanto por Estados Unidos (EU) como por el sionismo financiero global, esté asombrosamente a dos lugares de China, suena descabellado para los (s)ociólogos y contadores del paleolítico inferior, ya no se diga los vulgares wikipedistas de pacotilla, pero no para quienes investigan la bidireccionalidad del Estado monoteocrático y unirracista de Israel con la City y Wall Street.

No se entendería el poder militar de Israel, la única potencia nuclear (además de clandestina) de Medio Oriente, sin contabilizar su desproporcionado poder financiero global que ha multiplicado mediante los "derivados financieros" (invento diabólico del israelí-estadunidense Alan Greenspan, ex gobernador de la Reserva Federal hoy en manos de otro ciudadano bidireccional: Ben Shalom Bernanke).

Destaca en el IDF el peso descomunal tanto del lavado de dinero en los "paraísos fiscales" como del manejo de los "derivados financieros" en las plazas paradisiacas consabidas, gracias a la criminal colaboración de las cuatro grandes empresas globales de contabilidad: la británica PwC, la británica Ernst&Young, la holandesa KPMG y la alglo-estadunidense Deloitte. ¡Gran Bretaña, para no variar, domina la criminal contabilidad global!

De allí que no exista correlación entre las finanzas (medido por el IDF) y la economía (medida por el PIB) en la fase de la desregulada globalización financiera, hoy ambas actividades más desacopladas que nunca.

El primer lugar del IDF lo detenta nada sorpresivamente Gran Bretaña, pero el dato cumbre enfoca que en geofinanzas el G-7 arrasa los primeros lugares antes que el subdesarrollado financieramente BRIC, el cual, paradójicamente, está entre los primeros nueve lugares del PIB global (medido por el poder de paridad): respectivamente 9, 7, 4 y 2.

Que el control de la banca "occidental" (FMI, Banco Mundial, Reserva Federal, y los principales bancos de inversiones de EU y Gran Bretaña sean controlados por ciudadanos bidireccionales, es decir, con una nacionalidad nominal dada, además de su inocultable vinculación "israelí" (v. gr. Goldman Sachs, en EU, y los Rothschild, hoy de Gran Bretaña), es tema que seguiremos desarrollando gradualmente para saborearlo mejor, pese a los comprensibles anatemas exorcistas de los atormentados afectados.

La anatomía catastral y fiduciaria, ya no se diga su fisiología, de la banca "occidental", prevalente y bidireccionalmente israelí en cantidad y calidad, es fundamental para entender los alcances de la guerra global de las divisas que se ha desatado contra el BRIC y los países en vías desarrollo (v. gr. el boicot financiero a Irán operado por otro ciudadano bidireccional: Stuart A. Levey, subsecretario del Tesoro de EU para el "Terrorismo y el Espionaje Financiero" desde 2004, es decir, desde Baby Bush).

Sería mucho exigir a Stuart A. Levey que indague el presunto lavado de sus clones bidireccionales tanto del equipo de la todavía viviente conexión del "Irán-contras" en México (que pretendía adueñarse del remate de Mexicana) como de Jorge Castañeda Gutman (miembro del consejo de administración del banco criminal Stanford, blanqueador del cártel de Juárez, según datos de la DEA y la FBI; The Judiciary Report, 17/4/09), para citar por hoy a los más conspicuos.

. No podemos olvidar que China es actualmente nuestro principal comprador”.

Beattie afirma que las "hostilidades han escalado a una guerra oculta (¡supersic!) de las divisas".

¿Qué tiene de "oculta", si desde hace un mes la venimos enfatizando contra vientos y mareados? A nuestro juicio, detrás de la "guerra global oculta (sic) de las divisas" se perfila la fractura geoeconómica entre el G-7 y el BRIC para decidir la definición del nuevo orden mundial multipolar.

*An alista mexicano, columnista de La Jornada

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario