Oct 27 2006
301 lecturas

Política

Brasil: – LAS RAZONES DE LA INMINENTE VICTORIA DE LULA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Conforme a las declaraciones del ex ministro de Fernando Henrique Cardoso sería necesario privatizar por lo menos la Petrobrás y el Banco do Brasil para finalmente estabilizar la deuda interna brasileña, por ellos creada artificialmente en función de los pagos absurdos e injustificables en cualquiera manual de economía –incluso neoliberales– de los más altos intereses del mundo para financiar un presupuesto que siempre presentó superávit.

La única explicación para la euforia privatista de la derecha son las comisiones y otras remuneraciones asociadas a las ventas de las empresas públicas. Al poner el dedo en esta llaga de la derecha, Lula definió claramente el contenido hipócrita de la campaña de Geraldo Alkhmin a favor de la ética en la política y sus histéricas exigencias de que Lula rindiera cuentas a la población sobre posibles y no comprobados desvíos de recursos al Partido de los Trabajadores, los cuales, se supone, provienen de los recursos públicos.

Quedó claro también que el programa de la derecha no ofrece al país ningún cambio significativo y pone en riesgo las políticas sociales en curso, así como la expansión de las exportaciones, que se apoya en una política externa por ellos torpemente criticada, así como una política industrial, comandada por el BNDES, que ellos rechazaron en su gobierno en nombre de las mágicas cualidades del libre mercado.

Lula presentó también los avances en materia de educación en general, y en particular de la educación superior y técnica. Si el ex presidente y profesor universitario Fernando Henrique Cardoso no creó ninguna universidad en el país, el obrero Lula creó 10 y el médico Geraldo Alkhmin deberá seguir a su jefe político que acepta los argumentos del Banco Mundial en contra de la educación universitaria en el Tercer Mundo.

foto
La verdad es que sin el clima histérico generado por la campaña contra la corrupción del PT, llena de falsas acusaciones, mientras la policía federal y la justicia no llegan a resultados concretos, la derecha, no solamente en Brasil sino en toda América Latina, tiene muy poco que ofrecer. Sus representantes asumieron el poder autoritariamente a través de los gobiernos militares en las décadas del 60 y el 70 y dejaron un rastro de estancamiento del crecimiento, concentración de ingreso, exclusión social, dependencia y falta de perspectiva para nuestros pueblos, que no los desean más en el poder por ninguna razón.

Alcanzadas las libertades públicas y la democracia, algunos representantes de la derecha lograron victorias electorales a través de falsas promesas de abandonar las políticas neoliberales en las cuales basaron sus gobiernos. Sin embargo sus candidatos llegaron al poder en el período democrático a través de “golpes electorales” que consistieron en negar el neo liberalismo en las elecciones y practicarlo en el gobierno. Desgraciadamente, lograron incluso embarcar a una buena parte de la izquierda en esta conspiración anti popular.

En este nuevo contexto, la campaña electoral en Brasil va adquiriendo un carácter vacío. Si bien es verdad que a la mayoría de la población le gustaría un compromiso más decidido de Lula con una política económica de crecimiento y profundo cambio social, ella ahora sabe claramente que la oposición de derecha tiene muy poco o nada para ofrecer. Existe incluso la fuerte convicción de que un gobierno de derecha retomaría el asalto a la propiedad pública, los altos intereses, el recorte de los gastos sociales, las aventuras económicas neoliberales.

En el último debate Alkhmin cambió de táctica para bajar el tono agresivo que tantos votos le restó, según los sondeos, y convirtió su discurso en un aburrido y mediocre programa de gobierno, sin convicción, sin fundamentos, sin sinceridad.

Todo indica, por lo tanto, que Lula camina hacia una victoria merecida. Supo apuntar a las llagas del adversario y mostrar los avances modestos, pero importantes, que realizó en el gobierno. Falta solamente que vaya hasta el final y recoja la voluntad de cambio de nuestro pueblo y el sentimiento de que ésta es la oportunidad ideal para salir del atraso y del subdesarrollo.

Lula puede despertar otra vez las enormes esperanzas que logró representar en su primera elección. El país está listo para atravesar este camino con el apoyo de toda América Latina.

—————————————-

foto
* Economista. Profesor titular de la Universidad Federal Fluminense (UFF) de Río de Janeiro, Director de la REGGEN (www.reggen.org).

Servicio Informativo Alai-amlatina, Agencia Latinoamericana de Informacion (http://alainet.org.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario