Oct 15 2008
241 lecturas

Política

Brasil: Lula y el PT tendrán que esperar para festejar

Eduardo Andrés Aller *

El Presidente no consiguió que Marta Suplicy triunfe en San Pablo y ahora pondrá en juego parte de su imagen para ganar el ballotage. Algunas cuestiones a tener en cuenta.
El oficialista Partido de los Trabajadores (PT), impulsado por el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, fue el claro ganador de las elecciones municipales del domingo 5 de octubre, donde unas 128 millones de personas fueron a las urnas para elegir algo más de 5 mil alcaldes y casi 50 mil concejales. Esto no quiere decir que el PT tenga muchos motivos para festejar y que el jefe de Estado haya salido fortalecido e igualmente triunfador; más cuando se trata de resultados provisorios, ya que el veredicto final podrá ser tallado el lunes 27, luego del ballotage en varios distritos importantes.
En ese contexto, recordemos que el PT se quedó con seis capitales (Recife, Fortaleza, Vitória, Palmas, Porto Velho e Rio Branco), de 26 en juego, y disputará la segunda vuelta en tres (San Pablo, Porto Alegre y Salvador de Bahía). Además, ganó otras 343 ciudades y fue la fuerza que más votos absolutos cosechó, unos 14 millones, cifra que le permitió superar los sufragios obtenidos hace cuatro años. Su crecimiento se apoyó en municipios del noreste, la región más pobre del país, según los datos del Tribunal Superior electoral.
No obstante, no todo es carnaval y caipirinha en el bunker del PT. En la ciudad más grande, rica e importante del país -San Pablo- Marta Suplicy cayó por un estrecho margen (33 a 32 por ciento) frente al actual intendente y opositor de derecha Gilberto Kassab, del DEM (Partido Demócrata). La derrota se morigera si se tiene en cuenta que se luchó contra el aparato oficial. Pero se acentúa si se observa que Suplicy fue el único nombre, apellido en este caso, que Lula respaldó personalmente.
En tanto, en Río de Janeiro y en Belo Horizonte -las otras dos metrópolis que completan el podio-, el PT quedó afuera del ballotage, que tendrá lugar el 26 del corriente, sólo en los municipios con más de 200 mil habitantes donde ninguna leyenda conquistó la mitad más uno de los sufragios positivos. La reedición de los comicios no correrá para los ediles.
Así y todo, la bandería creada en 1980 por sindicalistas metalúrgicos, intelectuales de izquierda y sacerdotes tercermundistas, podría ser la clara perdedora en la segunda vuelta de los comicios si la petista Suplicy pierde San Pablo frente a Kassab. “Marta tendrá la cantidad de votos necesaria para ganar la elección en segunda turno”, adelantó Lula después de votar en el municipio de Sao Bernardo do Campo.
La caída de Suplicy (sexóloga, alcaldesa de San Pablo entre 2000-2004 y ex ministra de Turismo) se trasladaría de inmediato a Lula, quien pondrá la cara y el cuerpo en las próximas semanas de campaña. Además, la victoria de Kassab, aumentaría las chances presidenciales, de cara al 2010, de su padrino político: José Serra, actual gobernador de San Pablo, un gran conocedor de la arena política y segunda figura del PSDB (Partido de la Social Democracia) después del ex mandatario Fernando Henrique Cardozo.
“Lula y Serra ya disputaron las elecciones presidenciales en 2002 y son los referentes de dos proyectos distintos, aunque no siempre antagónicos Pero hay un punto en que sus divergencias son claras: la política externa. Lula comulga con la ampliación del Mercosur, el afianzamiento de la Unasur y la alianza con países en desarrollo para reactivar el eje Sur–Sur, archivado durante la década del Consenso de Washington, en los ’90”, señaló el periodista argentino, corresponsal en Brasil del diario Página 12, Dario Pignoti.
“Serra, según declaró hace un mes, entiende que el Mercosur es un lastre del que Brasil debe librarse para negociar con Estados Unidos y la Unión Europea acuerdos de libre comercio”, continuó el cronista.
Y aunque el mismo Lula intentó evitar que estos comicios sean leídos como la primera etapa pública de una carrera ya desatada por la jefatura de Estado, desde el Planalto (Casa de Gobierno) ya no pueden tapar con la mano un sol de resultados elocuentes.
Como la constitución le impide al ex gremialista acceder a un tercer mandato consecutivo, ya deslizó que su sucesora será una mujer. Tal pronóstico puso en vidriera a las dos únicas dirigentes que tienen el peso específico necesario para encarar con posibilidades semejante aventura: la propia Suplicy y Dilma Vana Rousseff, la Ministra de la Casa Civil (algo similar a una jefatura de Gabinete).
Y por ahora el binomio no entusiasma. Mientras la primera no puedo triunfar donde ya es conocida, la segunda, si bien es la integrante del Gabinete con más alto perfil, los sondeos de opinión indican que, hasta ahora, sólo la elegirían 4 de cada 100 personas.
Pero la explicación a la baja performance de dicha dupla femenina también hay que buscarla en la incapacidad -que también puede ser virtud de sus detractores- de Lula para “transferir” su imagen positiva del 80 por ciento a los cuadros de su entorno; más si se tiene en cuenta que en 2006 fue ungido plenipotenciario por 60 millones de personas. Igual, este déficit no es nuevo porque el líder siempre mantuvo un nutrido respaldo de los extrapartidarios.
“Ocurre que los comicios locales fueron una suerte de primarias que configuraron el escenario hacia las presidenciales. Ayer quedó evidenciado que los votos no se transfieren tan automáticamente y el oficialismo deberá esforzarse de modo sostenido”, explicó Pignoti.
En ese caso, al PT le queda el consuelo de haber quedado absuelto de los escándalos de corrupción que envolvieron a sus legisladores y funcionarios del Ejecutivo. Y es preciso de recordar, que el Gobierno es una coalición donde se juntan partidos de izquierda y conservadores, que el Presidente convocó apenas asumió su segundo mandato para lograr así la fuerza parlamentaria necesaria que las urnas le negaron.
En tanto, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) quedó instalado como el partido con más presencia territorial al ganar en las capitales Goiana y Campo Grande y en 1195 ciudades. Ahora, el PMDB, un espacio de derecha que integra la coalición gobernante -pero que en cualquier momento puede ser oposición- apuesta a triunfar en Río de Janeiro, segunda ciudad más grande, de la mano de Eduardo Paes, quien se volverá a ver la cara con Fernando Gabeira, del PV (Partido Verde).
El PMDB también tendrá una chance más Belo Horizonte, tercera ciudad más grande. Pero Leonardo Quintão tendrá en contra al gobernador de Minas Gerais, Aecio Neves, quien, aunque del PMDB, eligió apoyar Marcio Lacerda, del PSB (Partido Socialista), un aliado de Lula. Supuestamente, Neves quiere demostrar sus dotes dialoguistas y posicionarse también como un sucesor.
Por su parte, el opositor PSDB conquistó dos capitales, Teresina y Curitiba, y todavía esta vivo en dos más. Asimismo, salió triunfador en 783 ciudades. Un aceptable desempeño tuvo el PSB con dos capitales y 307 ciudades. Los siguen el PP (Partido Progresista), con 1 capital y 549 ciudades; el PV, con 1 y 77; y el PCdoB (Partido Comunista de Brasil), con 1 y 40. Luego, sin capitales ganadas, aparecen el DEM, con 497 ciudades; el PTB (Partido Trabajador Brasileño), con 415; el PR (Partido de la República), con 385; el PDT (Partido Democrático Trabajador), con 343; y el PPS (Partido Popular Socialista), con 132. Luego, ningún partido supera las cien ciudades.
Por otro lado, el papel del PT dejó bastante que desear en el ABC paulista, una región fabril formada por siete municipios del cordón metropolitano de San Pablo. Allí, centro neurálgico de la industria automotriz y cuna del movimiento sindical a partir de los 70, ganó en Diadema, accedió al segundo turno en Santo André, São Bernardo do Campo y Mauá y perdió en São Caetano do Sul, Ribeirão Pires y Rio Grande da Serra. Estos datos quizá señalen cierto distanciamiento de la cúpula con sus bases originarias.
Una dimensión alarmante fue el bajo nivel de politización que precedió los comicios, según constataron los comentaristas que trabajaron in situ, quienes al mismo tiempo advirtieron que la campaña sucia y la descalificación de los adversarios, que en muchos casos llegó a la discriminación, desplazó bastante al debate de ideas.
De cara a la nueva campaña, será muy importante para las ambiciones del PT cómo el Gobierno puede manejar los coletazos de la debacle financiera mundial. Por ahora, la devaluación del real provocó que varias fábricas de motos y electrodomésticos radicadas en la Zona Franca de Manaus, principal polo productivo del norte del país, decidieran suspender sus actividades debido al encarecimiento de los insumos importados.
Fuentes sindicales comunicaron que “todas los grandes fabricantes, como LG, Samsung, Sony, Semp, Toshiba y Philips, ya avisaron que darán vacaciones colectivas” en las próximas semanas si no se detienen las oscilaciones del dólar. Por su parte, Honda advirtió que podría suspender a 4.800 trabajadores a partir del próximo lunes.
En ese escenario, Lula -casi en silencio- puso en marcha un plan de contingencia que contempla cuatro prioridades: asegurar créditos para exportación, para la agricultura, para las obras públicas y más recursos para el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social. Se calcula que la entidad bancaria, herramienta estratégica para financiamiento del empresariado nacional, recibirá hasta fin de año unos 40 mil millones de dólares.
Además, el jefe de Estado brasileño anticipó ayer que pretende llevar al Congreso el debate de medidas más amplias que las implementadas para colocar a Brasil en condiciones de enfrentar el “tsunami norteamericano”. El plenipotenciario del hermano mayor del Mercado Común del Sur fue uno de los primeros, entre sus pares regionales, en preocuparse por las consecuencias del nuevo crac bursátil. (Ver: “Lo que dejó la Cumbre de Manaos”. APM 03/10/2008).
Por último, uno de los detalles más celebrados de estas elecciones fue el uso de urnas biométricas, pensadas para evitar el fraude. Estas máquinas identifican al votante mediante su impresión digital antes de que pulse el número asignado a su candidato. Ayer fueron usadas de modo experimental, aunque la expectativa es que dentro de ocho años se las adopte en todo el territorio. Es loable este mecanismo de perfeccionamiento del voto electrónico cuando la mayoría de las naciones de América Latina, con padrones mucho más reducidos, aún estudian las formas para suprimir las boletas de papel y las listas sábanas.
* Publicado en APM

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario