Dic 16 2009
605 lecturas

Brasil: sí a Venezuela en el Mercosur

Néstor Francia.*

¿Qué decidirá el Senado paraguayo? Legisladores venezolanos firmes en la defensa de los intereses de los pequeños y medianos ahorristas, mientras el ´çorgano legislativo soporta nuevo embate de la derecha. En El Salvador Funes se desliza hacia el barranco reaccionario y en Copenhague quedan al descubierto las contradicciones entre poderosos y el resto del mundo. Defender la vida de Franklin Brito. Insulza se desenmascara.

Es una buena noticia que el pleno del Senado brasileño haya aprobado este martes el protocolo de adhesión de Venezuela al Mercosur, pero está pendiente la decisión del Congreso paraguayo. Eso no va a ser fácil, a pesar de que la aprobación brasileña probablemente influirá. El Congreso de ese país está en manos de la oposición, buena parte de la cual acaricia planes golpistas contra Fernando Lugo, teniendo como uno de sus argumentos la supuesta subordinación del presidente de Paraguay a Hugo Chávez. Se sabe que la mayoría de ese cuerpo está en contra del ingreso de Venezuela al Mercosur ¿Podrán cambiar las noticias desde Brasil esa correlación de fuerzas? Ya veremos.

Los factores revolucionarios siguen demostrando su preferencia por los usuarios en medio de la crisis de algunos bancos. Los diputados aprobaron la segunda discusión del proyecto de reforma de la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras, con el incremento del fondo de garantía de depósitos de los ahorristas de 10.000 a 30.000 bolívares fuertes, lo que representa un significativo 200%.

En el texto de la ley también se estableció la prioridad con la cual se atenderá a las personas e instituciones que necesiten efectuar el cobro de sus ahorros en las instituciones financieras liquidadas. En este sentido, la prioridad la tendrán los trabajadores de la institución financiera, las personas mayores de 45 años, los niños y niñas, las personas que posean títulos hipotecarios, las personas que posean créditos hipotecarios, las personas naturales con cuenta de ahorros y en el último lugar las personas jurídicas.

O sea, primero los desposeídos y titulares de hipotecas o créditos, después los propietarios privados. Así es que se gobierna.

La inauguración de la emisora radial de la Asamblea Nacional, ocupando la antigua frecuencia de CNB 102.3 FM, ha despertado roncha en la derecha mediática, que se cree dueña del espectro radioeléctrico y se había acostumbrado, en ese sentido, a pagarse y darse el vuelto.

Leopoldo Castillo (el Ciudadano, el Matacura, según desde dónde se le vea) aseguró, en referencia al caso, que existen “serias dudas sobre la vigencia de la Constitución, serias dudas de  la separación de poderes, hay serias dudas  del Estado de derecho y no hay lugar a dudas de que la libertad de expresión agoniza en Venezuela y que la propiedad privada tiene los días contados”.

A este discurso típico de la ultraderecha capitalista se unen Nelson Belfort, anterior concesionario de la señal, y el presidente del Colegio Nacional de Periodistas, William Echeverría, quien declaró que el gobierno ha cometido el primer gran “radiocidio” de la historia del país y que las autoridades se han convertido en las enterradoras de la libertad de expresión. La canalla mediática ataca de nuevo.

La emisora de la AN, por cierto, incorporará cambios en el área informativa de la señal, por supuesto, pero mantendrá una línea musical similar a la anterior, e incluso mejorada, privilegiando la música popular latina, sobre todo el género de salsa.

Dentro de los avances de la contraofensiva de la derecha en el continente tal vez haya que ir incorporando al presidente de El Salvador, Mauricio Funes. Este personaje está recorriendo un camino inverso al de Zelaya. Este último se movió desde la derecha hacia la izquierda, Funes se está deslizando en sentido contrario. Elegido con el apoyo del izquierdista Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), ahora está marcando distancia de esta organización política de pasado guerrillero.

El presidente salvadoreño ha declarado: “Una cosa es el FMLN como partido político, aun cuando está representado en el gobierno, y otra cosa es el Ejecutivo que yo dirijo. El Ejecutivo que yo dirijo no se ha sumado al ALBA ni se va a sumar al ALBA, ni tampoco va a construir el socialismo del Siglo XXI”.

Igualmente señaló que respeta, pero como gobernante no comparte, la decisión adoptada por el FMLN, que en una convención ordinaria reciente apoyó la convocatoria de la V Internacional Socialista. En cuanto a su cada vez más notoria alianza con el Imperio, expresó: “Eso no significa sometimiento, eso significa pragmatismo político, sensatez. Tenemos ahí casi tres millones de salvadoreños viviendo y ¿me voy a poner a pelear con los Estados Unidos?”.

Yanquis sí, ALBA no, he ahí el resumen de sus posiciones cada vez más renegadas

La presidenta de la AN, Cilia Flores, acusó a sectores de la ultraderecha de estar apostando a la muerte del productor agropecuario Franklin Brito. Por supuesto que tiene razón. Brito, a diferencia de los payasos del “movimiento estudiantil”, ha hecho una huelga de hambre real y prolongada, por lo cual es notorio el deterioro de su salud. El Estado tiene como deber el preservar su vida, mientras la derecha tiene la intención de que muera. La protección de la vida de cualquier persona es un deber prioritario del Estado, y tiene que estar por encima de cualquier consideración política.

Brito, por cierto, una vez que había llegado a acuerdos con el gobierno, comenzó a plantear nuevas exigencias, probablemente mal aconsejado. Sin embargo, estamos frente a un problema de índole humanitario: no es justo dejar que alguien se haga daño a sí mismo sin que haya una acción de las autoridades.

Sigue la pugna entre los poderosos y los explotados en Copenhague, en torno al tema del cambio climático. La delegación venezolana, por boca de su vocera Claudia Salerno, reclamó que las reuniones son cerradas y sin el acceso de la prensa ni de los observadores internacionales. “Como salirse con la suya sin que el mundo lo sepa…el planeta tiene el ojo puesto sobre nosotros. Hagamos que la discusiones se hagan más abiertas y que la prensa esté dentro de las deliberaciones para que el mundo se entere de que es lo que está pasando aquí”. Otro vocero, esta vez de los países ricos, el primer ministro británico Gordon Brown, estimó que será “muy difícil” lograr un acuerdo para luchar contra el calentamiento climático, en declaraciones hechas al llegar el martes en la noche a Copenhague. Con fariseísmo hipócrita, declaró, por medio de un comunicado difundido por su gabinete: “El cambio climático en Africa es sentido por millones de personas que sufren a causa de la sequía y de los cambios visibles en las estaciones”.

Lo que ocurre en Copenhague es otro síntoma de la agudización de las contradicciones y de la profundización de la lucha de clases al nivel mundial, lo cual nos lleva a derroteros difíciles de imaginar.

José Miguel Insulza sigue apuntando a reforzar los objetivos del exitoso Plan B Obama-Clinton, que ha entrado en una nueva fase ya prevista por nosotros: ir logrando el reconocimiento paulatino, por distintos medios, de las elecciones espurias y del “presidente” resultante de ellas.

En nuevas declaraciones, el Secretario General de la OEA expresó: “No dudo de la independencia de Porfirio Lobo Sosa respecto del gobierno de facto y no he dicho que está siendo manipulado, como se ha publicado de manera interesada en algún medio hondureño”. Al contrario, agregó, “creo que la propuesta de Lobo de unir a las fuerzas democráticas hondureñas en un gran Acuerdo Nacional debe tener la oportunidad de hacerse efectiva”, señalando además que la salida de Zelaya de Honduras servirá para restablecer la vigencia de los derechos humanos y las libertades públicas y “permitirá que el nuevo presidente asuma su cargo con un mayor reconocimiento de parte de la comunidad internacional”.

A Insulza, como se ve, le importa un comino la posición expresada por el ALBA.

Ayer se celebró por todo lo alto el décimo aniversario de la Constitución Bolivariana. Está muy bien, pero había molestia en la calle por el gran caos que se generó en la ciudad capital. Ha debido tomarse en cuenta que estábamos en quincena y en época de compras navideñas. No podemos olvidar jamás que la mayoría del pueblo no es militante del PSUV y tiene su propia vida, la cual debemos respetar profundamente como revolucionarios que somos.

Es correcto que hayamos celebrado a todo dar tan importante efeméride, pero se ha debido decretar día feriado, si pensábamos cerrar el centro de Caracas en momento tan inoportuno. Lo decimos para que aprendamos para el futuro. Es nuestro deber mirar más allá de nuestras propias narices.

* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario