Abr 24 2014
1215 lecturas

Ciencia y Tecnolog铆aCultura

Brasil: Tenemos Marco Civil, pero la lucha por la libertad en la red contin煤a

La aprobaci贸n del Marco Civil de Internet (MCI) por el Senado, este martes (22 / 04), fue una victoria conquistada por la lucha y la movilizaci贸n de muchas organizaciones sociales y activistas digitales. Miles de personas se unieron al movimiento para garantizar que Internet siga siendo un entorno democr谩tico.

Su aprobaci贸n es el mayor ejemplo de que, con la movilizaci贸n es posible obtener conquistas, incluso si el adversario es un sector con mucho poder pol铆tico y econ贸mico, como los empresarios de las telecomunicaciones.

Esto demuestra que Brasil puede y debe mejorar sus instrumentos de construcci贸n colectiva y cooperativa en materia de pol铆ticas p煤blicas. El Marco Civil es un referente internacional por su contenido avanzado en la defensa de los derechos de los usuarios y en garantizar la libertad en Internet, pero tambi茅n por la forma c贸mo fue elaborado: primero, a trav茅s de una plataforma digital con la participaci贸n de miles de personas, a continuaci贸n, con un amplio debate p煤blico a trav茅s de audiencias presenciales, agreg谩ndose a ello, la participaci贸n v铆a Internet en el portal de la C谩mara de Diputados.

El texto aprobado por los senadores es muy diferente del que lleg贸 inicialmente a la C谩mara de Diputados. La redacci贸n final fue el resultado de un largo proceso de negociaci贸n pol铆tica para construir una mayor铆a parlamentaria que permita su aprobaci贸n. En unos puntos se lo mejor贸, en otros no tanto y algunos no debieron ser incluidos en el texto, como el 15, que viola la privacidad del usuario.

La neutralidad y lucha internacional

Hay muchos aspectos abordados en el MCI. Lo m谩s importante para continuemos con m谩s fuerza y aliento la lucha para asegurar que Internet sea un espacio de arquitectura democr谩tica, descentralizada, permitiendo la innovaci贸n tecnol贸gica y la libre distribuci贸n de contenidos informativos, culturales y educativos, es la garant铆a de la neutralidad de la red.

Este fue siempre el nudo principal de la pol茅mica del Marco Civil. La negociaci贸n de pr谩cticamente todas las dem谩s disposiciones de la Ley ten铆a como base el art铆culo 9. Otra lecci贸n: no siempre se puede aprobar la agenda m谩xima, en el camino de la victoria a veces hay que hacer concesiones. Vale la pena decir que 茅stas no fueron hechas por el movimiento social, que sin dejar de puntualizar sus cr铆ticas y desacuerdos, siempre mantuvo su apoyo al Marco Civil.

La unidad en torno al Marco Civil, construida pacientemente, fue posible a partir de la comprensi贸n de que la neutralidad de la red es una batalla internacional, que pone en campos opuestos al inter茅s p煤blico y al inter茅s privado. Pa铆ses y corporaciones que se manifiestan contra el principio de neutralidad de la red est谩n bastante interesados legalizar los instrumentos de control de los flujos de datos, sea para tener un beneficio econ贸mico de este control, con la creaci贸n de nuevos modelos de negocios, sea para imponer un filtro pol铆tico al contenido que transita por la WWW.

Por lo tanto, el haber aprobado el Marco Civil de Internet con neutralidad en la red es un logro internacional. Ganamos una batalla, pero todav铆a hay una guerra por delante.

Gobernanza de Internet: naciones y corporacionesbr marco civil internet1

La pr贸xima batalla comienza de inmediato y se desarrolla en los debates que se producir谩n durante la NetMundial, Encuentro Multisectorial Global sobre el futuro de la Gobernanza de Internet organizado por el Comit茅 Gestor de Internet en Brasil (CGI.br) y la 1Net, foro que re煤ne a distintas entidades internacionales involucradas con la gobernanza de Internet.

El debate sobre la gobernanza de Internet se puso caliente despu茅s de las denuncias de pr谩cticas de espionaje hechas p煤blicas por Edward Snowden. El papel de los estados y las corporaciones y el peso de cada sector en un modelo multisectorial de la gobernanza de Internet es un tema central, inclusive para garantizar de hecho que los intereses p煤blicos ocupen el primer lugar en cualquier agenda que involucre a Internet. De lo contrario, las empresas – ya sean de infraestructura, aplicaciones, servicios o producci贸n de contenidos – que mueven miles de millones de d贸lares y que tienen af谩n de ampliar a煤n m谩s sus ingresos, podr谩n imponer sus modelos de negocios a la agenda p煤blica.

El discurso de la presidenta Dilma Rousseff en la Asamblea de las Naciones Unidas en septiembre de 2013 coloc贸 a Brasil en una posici贸n de liderazgo para contribuir a la construcci贸n de un modelo de gobernanza guiado por la defensa de los derechos humanos, la soberan铆a de las naciones y la libertad de expresi贸n.

Como principios y directrices que se persiguen, la presidente destac贸:

1 – El de la libertad de expresi贸n, la privacidad individual y el respeto a los derechos humanos.

2 – El de la gobernanza democr谩tica, multilateral y abierta, ejercida con transparencia, estimulando la creaci贸n colectiva y la participaci贸n de la sociedad, de los gobiernos y del sector privado.

3 鈥 El de la universalidad que garantiza el desarrollo social y humano y la construcci贸n de sociedades inclusivas y no discriminatorias.

4 鈥 El de la diversidad cultural, sin imposici贸n de creencias, costumbres y valores.

5 鈥 El de la neutralidad de la red, respetando s贸lo criterios t茅cnicos y 茅ticos, y volviendo inaceptables las restricciones por motivos pol铆ticos, comerciales, religiosos o de cualquier otra 铆ndole.

Si estos principios se reflejan en el documento que ser谩 aprobado en la Net Mundial, Brasil habr谩 sido el escenario de dos victorias de dimensiones hist贸ricas para garantizar la libertad de la red. (Traducci贸n ALAI)

*Periodista, Secretaria General del 芦Centro de Estudos da M铆dia Alternativa Bar茫o de Itarar茅禄 e integra el F贸rum Nacional por la Democratiza莽茫o da Comunica莽茫o.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario