May 16 2016
1586 lecturas

Política

Brasil: Unos ministros que tienen las manos sucias

 

De los 23 miembros del gabinete de Temer, siete est√°n procesados o investigados y doce recibieron donaciones de compa√Ī√≠as involucradas en el esc√°ndalo de corrupci√≥n Petrobras. Para el titular de Justicia, los manifestantes act√ļan como ‚Äúc√©lulas guerrilleras‚ÄĚ.

Detr√°s del biombo republicano. Con un acto ‚Äúaustero y discreto‚ÄĚ seg√ļn sus palabras, el vicepresidente Michel Temer asumi√≥ interinamente la jefatura de estado bajo la promesa de respetar ‚Äúlas instituciones y observar la liturgia en el trato de las cuestiones p√ļblicas‚ÄĚ. Asumi√≥ el compromiso democr√°tico al hablar ante el nuevo gabinete de 23 ministros, siete de los cuales est√°n procesados o investigados por la justicia y doce financiaron sus campa√Īas con dinero de las grandes empresas constructoras envueltas en el esc√°ndalo de corrupci√≥n en Petrobras, public√≥ ayer el diario Folha de S. Paulo.

Los flamantes funcionarios aplaudieron solemnemente el discurso pronunciado en el Palacio del Planalto por cuyos ventanales se filtraban los gritos y estampidas que llegaban desde la calle donde militantes que clamaban ‚ÄúFuera Temer‚ÄĚ y ‚ÄúTemer Golpista‚ÄĚ eran reprimidos por la polic√≠a militarizada.

Por m√°s que Temer haya insistido en su apego a la Constituci√≥n (‚Äúese librito que siempre me gu√≠a‚ÄĚ) uno de los hombres fuertes del nuevo r√©gimen es Eduardo Cunha, el hasta hace dos semanas jefe de la C√°mara de Diputados, a quien el Supremo Tribunal Federal oblig√≥ a apartarse del cargo por las evidencias sobre su participaci√≥n en el entramado de corrupci√≥n en Petrobras.

Y no solo eso, el Supremo acept√≥ en t√©rminos generales la acusaci√≥n del Ministerio P√ļbolico para el cual Cunha es el jefe de un esquema de poder delictivo instalado en el Legislativo.

Con √≠ndices de rechazo en la opini√≥n p√ļblica superiores a los ya altos de Dilma Rousseff y Michel Temer, Cunha no apareci√≥ en la foto del acto que puso en funciones a la nueva administraci√≥n.

Por cierto muchos de los ministros y secretarios que all√≠ estaban le responden, ya que integran el llamado ‚ÄúBajo Clero‚ÄĚ de Diputados, una colectividad de partidos ideol√≥gicamente conservadores y pol√≠ticamente pragm√°ticos, indispensables para que Temer apruebe el plan de ajuste y la (contra)reforma laboral prometidas.

En su calidad de ‚Äúcapit√°n del golpe‚ÄĚ, seg√ļn lo defini√≥ Dilma, Cunha comand√≥ al ‚ÄúBajo Clero‚ÄĚ que aport√≥ buena parte de los 367 diputados que respaldaron el impeachment en aquella sesi√≥n circense del 17 de abril, recordada por los votos dedicados a las mam√°s, hijos, vecinos y la dictadura militar.

Cunha declar√≥ ayer que mantiene contactos frecuentes con ‚ÄúMichel‚ÄĚ (Temer) con quien por lo visto tiene un trato amistoso.

 Eduardo Cunha

Eduardo Cunha

El profesor Daniel Seidel, miembro de la Comisi√≥n Brasile√Īa de Justicia y Paz, considera que Cunha y Temer ‚Äúsiguen siendo parte de una sociedad que tiene compromisos que seguramente perdurar√°n a pesar de que el Supremo Tribunal Federal proces√≥ al diputado‚ÄĚ.

‚ÄúLa votaci√≥n en diputados fue fundamental para acabar con Dilma y permitir que su lugar lo ocupe Temer. Y hubo muchos intereses jugando detr√°s de esa votaci√≥n que sigue dejando dudas sobre c√≥mo se negociaron los votos, nadie sabe bien qu√© pas√≥‚ÄĚ.

‚ÄúHay rumores que escuch√© pero no puedo comprobar porque no tengo documentos ni nadie que salga a confirmarlo, que dicen que lleg√≥ dinero a Brasilia, antes de que se votara el impeachment en aquella sesi√≥n orquestada por Cunha el domingo 17 de abril‚ÄĚ, sostiene Seidel. Y agrega: ‚Äúle recuerdo que en 1996 ya corri√≥ bastante plata para convencer a diputados de que voten por la enmienda que permiti√≥ la reelecci√≥n del presidente Cardoso, y esto luego se comprob√≥. Ahora todo se esconde, pero creo que tarde o temprano se va a correr la cortina que est√° tapando todo esto‚ÄĚ, pronostica en di√°logo con este diario.

Bastonazos

‚ÄúNo somos los due√Īos del poder, el poder es del pueblo‚ÄĚ sentenci√≥ Temer antes de tener un inoportuno acceso de tos de 58 segundos, cuando un silencio en el Planalto, mientras afuera unos muchachos eran retirados a bastonazos de la rampa por la que ascienden los mandatarios electos como ocurri√≥ con Rousseff, en enero de 2015, despu√©s de vencer con 54,5 millones de votos en octubre de 2014.

Un ritual del que estuvo privado Temer dado que Dilma se rehus√≥ a recibir a un ‚Äúgolpista y usurpador. . . que quiere llegar al poder si tener el respaldo de las urnas‚ÄĚ.

La presidenta suspendida expresó preocupación ante el riesgo de criminalización de las protestas y la rudeza policíal desplegada en los primeros minutos del gobierno interino en la Plaza de los Tres Poderes situada frente a la Presidencia, el Parlamento y el Supremo Tribunal Federal.

br dilma discurso final‚ÄúUn gobierno ileg√≠timo siempre necesita emplear mecanismos eleg√≠timos para mantenerse en el poder‚ÄĚ, declar√≥ Dilma a un grupo de corresponsales, entre ellos el de este diario luego de que el Senado la separ√≥ del cargo por hasta 180 d√≠as.

Junto a Temer en la ceremonia inaugural del gobierno interino estaba el ministro de Justicia Alexandre de Moraes para quien los manifestantes act√ļan como si fueran c√©lulas ‚Äúguerrilleras‚ÄĚ contra las cuales se deben aplicar las mismas penas que caben a los delincuentes comunes.

La mayor√≠as de los telediarios dedicaron superficialmente la paliza policial y durante los pocos segundos que se dedicaron al tema invirtieron la verdad de los hechos: responsabilizando a los manifestantes de ‚Äúhostilizar‚ÄĚ a las fuerzas de seguridad, las cuales se vieron compelidas a actuar para restablecer el orden.

Ante la disimulaci√≥n del golpe detr√°s de noticias invertidas hay que consultar a la prensa extranjera que est√° a salvo de la ‚Äúcensura impuesta por los medios locales que adem√°s fueron los que insuflaron al p√ļblico para apoyar este golpe contra Dilma… se est√° repitiendo lo que suced√≠a durante la dictadura cuando hab√≠a que sintonizar la BBC o la Radio Central de Mosc√ļ para saber que pasaba en nuestro pa√≠s‚ÄĚ sostuvo el profesor de comunicaci√≥n Lalo Leal Filho, de la Universidad de San Pablo.

Leal Filho cont√≥ que en 1969 la BBC inform√≥ sobre la salida del dictador Costa e Silva antes que la cadena Globo, que s√≥lo lo anunci√≥ luego que el p√ļblico festej√≥ la victoria de Brasil ante Paraguay en el Maracan√°, el estadio donde el 5 de agosto se iniciar√°n los Juegos Ol√≠mpicos. Un evento en el que apuesta Temer que, como dijo al asumir, no quiere que se hable de crisis y propuso que ‚Äúorden y progreso‚ÄĚ sea el nuevo lema nacional.

*Publicado en P√°gina/12

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    2 Coment√°rios - A√Īadir comentario

    Comentarios

    1. cristina maria oka
      17 mayo 2016 14:22

      Como brasileira fico muito chateada quando leio matérias como as de vocês, onde o discurso do PT é disseminado como verdade.
      N√≥s brasileiros est√°vamos cansados da m√° administra√ß√£o desse partido de esquerda no qual depositamos tantas esperan√ßas, e que, uma vez no poder, aparelharam a m√°quina p√ļblica com seus partid√°rios, e promoveram o maior saque aos cofres p√ļblicos da hist√≥ria de nossa rep√ļblica: rombo estimado em 600 bilh√Ķes de reais.
      Ministros e pol√≠ticos do PT enriqueceram nesses 13 anos de poder, o ex-presidente Lula idem…Atos da presidenta afastada Dilma Roussef feriram a Lei de Responsabilidade Fiscal, e por isso ela foi afastada, dentro dos ritos constitucionais, e com direito a ampla defesa. Inclusive ela tem agora 180 dias para defesa final.
      A verdade é que o PT foi um péssimo administrador do País, ainda que tenha efetivado importantes conquistas sociais: o custo dessas conquistas não é nada se comparado com o que foi desviado em recursos.

    2. Ruth
      19 mayo 2016 11:46

      Un art√≠culo publicado en ¬ęLa Vanguardia¬Ľ de Barcelona interpreta que la Presidenta Dilma Roussef se granje√≥ la enemistad de los bancos al incidir a la baja, a trav√©s del sistema financiero p√ļblico, sobre las astron√≥micos tasas de inter√©s que cobran los bancos brasile√Īos a sus clientes.