Sep 3 2004
1236 lecturas

Opinión

Bush, el jinete enmascarado

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoDe nuevo Bush haciendo de la suyas o queriendo sorprender al mundo. Es bueno un personaje que aumenta nuestro estrés emocional con declaraciones contradictorias y una sonrisa -siempre torcida- a flor de labios. En una entrevista al programa periodístico Today del canal de televisión NBC declara que no cree que se pueda ganar la guerra contra al terrorismo y que su país «debe encontrar a los lideres de Al Qaeda que se esconden en todo el mundo y llevaralos frente a la justicia». Sus palabras preanuncian el modo en que se desarrollarán los acontecimientos durante los próximos dos meses, hasta las elecciones.

Naturalmente, para aumentar sus posibilidades (de ganar) es probable que algún dirigente de Al Qaeda (hasta el propio Bin Laden) sea apresado como símbolo de las victorias que Bush cosecha en su campaña antiterrorista -y de paso convencer a los electores estadounidenses de la necesidad de mantener la mano dura y los privilegios de las petroleras-.

Creemos que semejante estrategia será usada sólo si las encuestas llegaran a situar al actual presidente de EEUU como perdedor. De lo contrario el jefe guerrillero musulmán ‘no se toca’ y seguirá con su rol de «cuco» necesario para mantener abirta la ventana del terror en el mundo.

A pesar de que las tropas estadounidenses consiguieron encontrar a todas las figuras importantes del régimen de Saddam Hussein, incluyendo al mismo Saddam, aún no se sabe por qué no consiguen dar con el enemigo más buscado -mucho más que el ex presidente iraquí y desde mucho más tiempo-: Osama ben Laden. Al considerar la capacidad del espionaje de EEUU, incluyendo a la sólida CIA y el muy eficiente Mossad de Israel- esto suena sospechoso, casi increíble.

Entonces cabe la pregunta: ¿Será Ben Laden por fin encarcelado para permitir una victoria de Bush? Es muy probable. Esta teoría, que las mismas palabras de Bush vuelven posible, es también avalada por muchos observadores internacionales, entre de ellos, el analista italiano Giuletto Chiesa.

fotoEl nombre del caballo es Terror

¿Cómo quedará el mundo y su miedo al terrorismo después de las elecciones de noviembre en EEUU? Bush se encarga de la respuesta. En la misma entrevista explica que será como ahora, con más terroristas provocando atentados a (sus) pobres «niños americanos»-y añade-: «Será difícil vencerlos totalmente».

O sea, la guerra por la seguridad nos volvió más inseguros.

De hecho los atentados terroristas han aumentado notablemente después de las invasiones a Afganistán e Iraq; lo que, después de todo, podría decirse es una reacción lógica de quienes se vieron invadidos sin un argumento sólido que pudiese justificar esos actos. Pero, he aquí la sorpresa: no son los iraquíes quienes aterrorizan al mundo, están demasiado ocupados para liberarse de los efectivos de las fuerzas americanas, son la gente de Al Qaeda.

Es legitimo preguntarse cuáles son o han sido las finalidades políticas y qué pretende Al Qaeda con su aparente sembrar el terror a diestra y a siniestra. No es creíble que sean terroristas sin causa con finalidades tan vagas e difusas como luchar «contra el imperialismo satánico de EEUU».

Si tuvieran alguna finalidad seria y alguna participación en algún atentado mayor hubiesen -sin duda- emitido un comunicado con pompa y platillos, como cuando las Torres Gemelas fueron derrumbadas. Es cuestión de honor para una fuerza guerrillera divulgar una acción de semejante -e incluso de menor trascendencia-.

Las Brigadas Rojas italianas exigían la lectura de sus manifiestos luego de cada acción terrorista importante. Y así también otros. Pero en el caso de ese grupo islámico, nada. En efecto Al Qaeda parece querer aterrorizar al planeta sin saber con claridad cuales sonsus objetivos. Eso sí: la gran y la pequeña prensa han consilidado el fantasma del espanto sin explicar sus razones. Parece que la humanidad protagoniza un «comic», una historieta ilustrada dibujada por siniestros personajes bien escondido en la sombra.

Personajes poderosos -diría Chiesa- cuyos nombres nunca conoceremos.

Sin velos en las escuelas de Francia

fotoEn todo caso Al Qaeda no tiene mucho en común con la causa iraquí. Se sospecha, con sobradas razones y por la fuerza del sentido común, que esta organización terrorista está ligada y conectada con la CIA, ‘empresa’ de espionaje que, por otro lado, no anda con sutilezas. Maniobra para influenciar a la opinión pública y, para concretarlas, monta operaciones increíbles. La resistencia iraquí no tiene tiempo para ocuparse -al menos por ahora- de la cuestión de los velos islámicos en las escuelas francesas.

La CIA sí lo puede hacer. Entonces se arma una operación a partir del secuestro de dos periodistas y, en nombre de supuestos grupos terroristas, se exige al gobierno francés que deje sin efecto la resolución que prohibe el uso del velo islámico -en el marco más amplio que prohibe toda manifestacion eterna de fe religiosa- en las escuelas, so pena de degollar a los inocentes escribas.

Se intenta, de este modo, levantar el odio de los franceses hacía el pueblo iraquí por el cual la opinión pública se ha mostrado sensible ante tragedia sufrida, más allá de la posición de su gobierno. En la opinión de algunos observadores «bien informados» esto es lo que sucede.

En medio de la guerra que libra y los graves problemas de estrategia y logística que debe superar, es difícil pensar que la resistencia iraquí tenga la tranquilidad y el tiempo para cavilar sobre un asunto tan lejano como el asunto de los velos.

Es significativo que sea la resistencia iraquí que hace estos requerimientos, debe recordarse que Iraq era -sí: bajo la bota de Hussesin- uno de los países, junto a Siria, más liberales en materia religiosa del Islam; pero a CIA, «amiga», piensa en todos los detalles, hasta como provocar un sentimiento hostil entre los pueblos. Sólo le falta ser un poco más sutil. Pero con el tiempo y la práctica -y otro gobierno de Bush- tal vez aprenda algo sobre sutilezas.

¿Y en América Latina qué? Nada. Vivir aislados. En el aislamiento de quien sabe que tiempos peores se avecinan y no se tienen las herramientas necesarias para evitar los daños.

Pinochet, duro de enjuiciar

Según un cable de EFE -reproducido por el matutino La Nación de Buenos Aires y otros medios latinoamericanos, por lo menos cuatro personas están dispuestas a declarar que donaron un mínimo de tres millones de dólares al ex dictador chileno.

Con esas maniobras se encubrirían los manejos turbios descubiertos en cuentas secretas que mantenía en bancos estadounidenses. Pero porqué esos amigos le regalaron tanto dinero nunca será revelado. ¿Será por la mano dura que supo tener, por las atrocidades cometidas, por los negocios concedidos? Los presidentes o ex presidentes son los únicos que encuentran amigos tan generosos.

Este episodio trae a la memoria las declaraciones del ex primer mandatario argentino Carlos Saúl Menem, que para justificar la tenencia de un costoso chalet construido sobre la cumbre de una colina -paradisíaca en el áspoero paisaje de la provincia de La Rioja, en Argentina- sólo atinó a decir: «Es un regalo de mi amigo, el arquitecto Rossi».

Si la entrega de las riquezas nacionales es un método de gobierno, la impunidad parece ser su corolario; aunque las cosas cambian y en los últimos tiempos se encuentran pruebas de hasta dónde la corrupción se había enquistado en el que hacer político de algunos ‘líderes’ que buscaron el mando ejerciéndolo ‘por un puñado de dólares’ en vez de cautelar los intereses de su propio país.

————————–
* Periodista ítalo-argentino, ex editor de Fotografía en Editorial Perfil (Buenos Aires).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario