Sep 14 2006
553 lecturas

Economía

Bush en el mundo: – BAJO LAS NORMAS DE LA MAFIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Primero el presidente confirmó los peores temores de los estadounidenses preocupados por la estatura moral e imagen internacional de su país al admitir la existencia de cárceles secretas de la CIA en otros países, donde los detenidos han sido mantenidos durante un período de tiempo ignorado, sin notificar al Comité Internacional de la Cruz Roja, e interrogados con el uso de medios que violan el derecho internacional.

En Europa, donde se encuentran algunas de las prisiones secretas, la pr√°ctica ha provocado una gran indignaci√≥n y una investigaci√≥n oficial. A√ļn antes de los hechos m√°s recientes, el 77 por ciento de los europeos desaprobaban el manejo por parte del presidente de la pol√≠tica internacional, seg√ļn una encuesta del Fondo Alem√°n de Estados Unidos. El reconocimiento de Bush ha avergonzado a varios pa√≠ses donde est√°n esas instalaciones secretas. Brinda credibilidad adicional a la opini√≥n de que Estados Unidos es un pa√≠s que preconiza los derechos humanos mientras los viola flagrantemente.

 

En segundo lugar, despu√©s de anunciar que las prisiones clandestinas han sido vaciadas, Bush declar√≥ que no iban a ser desmanteladas y que ser√≠an usadas en el futro seg√ļn fuera necesario.¬† Es m√°s, el presidente dijo que los prisioneros de esas c√°rceles secretas hab√≠an sido trasladados a Guant√°namo ‚Äďotro hueco negro de ilegalidad‚Äď en espera de juicio, con lo que afirm√≥ el uso continuado de la base naval en Cuba, a pesar de los repetidos llamados a su cierre por parte de aliados tan leales como los brit√°nicos.

 

Tercero, en respuesta a la decisi√≥n del Tribunal Supremo de prohibir los militares tribunales por violar el derecho internacional y la Constituci√≥n del pa√≠s, la administraci√≥n Bush est√° pidiendo esencialmente al congreso que desconozca al Tribunal y apruebe una versi√≥n ligeramente mejorada de los mismos tribunales militares que fueron considerados deficientes.¬†Bajo las normas¬†de estos propuestos tribunales arbitrarios, un acusado puede ser condenado y ejecutado sobre la base de evidencia desconocida por √©l o por su abogado. La injusticia de tales juicios es tan evidente que el plan provoc√≥ propuestas de un n√ļmero de miembros republicanos del congreso.

 

Cuarto, mientras el Pent√°gono anunciaba reglas para interrogatorios que acercar√≠an a los militares al cumplimiento de la Convenci√≥n de Ginebra, la administraci√≥n anunci√≥ que la CIA estar√≠a exenta de las restricciones que ser√°n adoptadas por las fuerzas armadas. Por tanto, mientras que proclama abiertamente que Estados Unidos no ha practicado ni practicar√° la tortura, Bush dej√≥ abierto un resquicio para el uso de t√©cnicas que, seg√ļn cualquier definici√≥n responsable, constituyen actos de tortura, as√≠ como otras que violan las convenciones internacionales en contra de otras formas de abuso a prisioneros.

 

La desvergonzada declaración de la administración de que Estados Unidos seguirá siendo en efecto una nación delincuente está motivada en parte por un burdo cálculo político, basado en una visión asombrosamente cínica del pueblo norteamericano: la creencia de que los electores en noviembre recompensarán al partido político que esté dispuesto a realizar las acciones más draconianas en nombre de la seguridad, independientemente de sus implicaciones morales, legales o diplomáticas.

A fin de obtener la conformidad del pueblo norteamericano, la administración está usando el quinto aniversario del 11/9 para avivar temores, revivir el recuerdo de un decidido George Bush parado sobre un montón de escombros en Manhattan y para vilipendiar a los demócratas como apaciguadores de terroristas.

 

Con su aventura iraqu√≠ y su ilegal ‚Äúguerra al terrorismo‚ÄĚ, la administraci√≥n Bush ha hecho un incalculable da√Īo a largo plazo al pa√≠s. Ahora, busca una ganancia pol√≠tica a corto plazo, amenaza aumentar el da√Īo e institucionalizar los m√©todos y pr√°cticas que le han hecho ganar el descr√©dito en todo el mundo a Estados Unidos.

——————————————–

* Columnista de Progreso semanal (www.progresosemanal.com).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario