Jun 3 2004
486 lecturas

Política

Bush sin compañía en Roma

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Un Bush que intenta -con poca fortuna- reverdecer los laureles del apoyo popular en su país, visita al quirúrgicamente renovado, por lo menos en rostro, Silvio Berlusconi. El objetivo del estadounidense es conmemorar el sexagésimo aniversario de la liberación de Roma en la Segunda Guerra Mundial.

Si nada lo impide, mañana viernes Bush hará la visita de estilo al presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi, para después reunirse con el papa Juan Pablo II, firme opositor a su invasión de Irak. El Pontífice es un firme crítico de política estadounidense; tras el fin de las hostilidades formales dijo al secretario de Estado Powell que los que apostaron por la invasión tendrían que responder ante Dios, sus conciencias y la Historia.

El viaje del presidente norteamericano se produce horas después de la renuncia del director de la CIA -a la que se conoce como “la compañía” en el ambiente del espionaje-, ocurrida en la mañana del jueves 3 de mayo.

Estadistas incomprendidos

El sábado, antes de partir a Normandía, Francia, Bush mantendrá un último diálogo a puertas cerradas con el primer ministro italiano.

No ha trascendido la agenda preparada para el encuentro de los dos grandes estadistas occidentales, tal vez los últimos de su estirpe. Una muestra del amplio criterio de Bush, y de la profundidad de su pensamiento, queda reflejada en una declaración a la prensa italiana antes de emprender el vuelo: “(no tengo) “ningún problema en lo que se refiere a las personas que no están de acuerdo” (conmigo).

Desde la tarde del jueves se encuentran acuartelados los alrededor de diez mil efectivos -de civil y uniformados- encargados de asegurar la tranquilidad de ambos mandatarios. Estas fuerzas de seguridad serán apoyadas por helicópteros y el espacio aéreo romano permanecerá cerrado mientras Bush permanezca en suelo italiano.

Los organizadores esperan una manifestación multitudinaria contra el presidente de EEUU, pero también a favor del regreso de los tres mil soldados que Italia mantiene en el convulsionado país árabe. Los partidos del centroizquierda no participarán de la protesta, aunque pidieron a los romanos que reciban a Bush con banderas multicolores de la paz colgadas de sus ventanas y balcones.

Los personales motivos de Tenet

Nombrado en la superioridad de la CIA por el ex presidente Clinton, la vida de George Tenet en la organización de espionaje e inteligencia estadounidense no ha sido fácil. Su decisión de dejar el cargo la comunicó al presidente de EEUU el miércoles 2 de mayo por la tarde.

“Ha sido un líder hábil y eficiente de la agencia, y lo voy a extrañar” dijo Bush, refiriéndose a Tenet, antes de subir a un helicóptero que lo llevaría a la Base Aérea Andrews, para de allí viajar a Europa.

Hace meses que se especulaba -y se cruzaban apuestas en Wáshington- sobre si el director de “la compañía” iba a renunciar o esperar a que lo echaran. Tenet, de 51 años, había sido blanco de críticas demoledoras por los fallos de la inteligencia estadounidense en Irak, específicamente en cuanto a las afirmaciones de que Sadam Husein poseía armas de destrucción masiva.

Otra predicción fallida que sumó el renunciado director de la Agencia Central de Inteligencia al anecdotario de la institución fue estimar, en febrero de 2004, que los enfrentamientos entre los grupos armados en Haití irían en un crescendo constante, y que “el incremento de la violencia” generaría “un desastre humanitario o una migración en masa (de haitianos)”.

…………………………………….

* Periodista y escritor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario