Ene 25 2014
2808 lecturas

Política

Caen envenenadores de la dictadura chilena

La Justicia chilena detuvo a cuatro militares acusados de envenenar con toxinas botulínicas a presos políticos en 1981, operación considerada la antesala del asesinato del ex presidente Eduardo Frei, en enero de 1982 en la Clínica Santa María. Sospechosamente, Neruda falleció en la misma clínica.

‚ÄúEst√°n procesados y con detenci√≥n preventiva el m√©dico militar Eduardo Arriagada, su asistente y veterinario Sergio Rosende, y los oficiales en retiro Joaqu√≠n Larra√≠n y Jaime Fuenzalida‚ÄĚ, dijo el abogado Francisco Ugas, del Ministerio del Interior. Los dos primeros represores est√°n detenidos bajo el cargo de homicidio de los opositores y militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) V√≠ctor Corval√°n y H√©ctor Pacheco. Los otros dos como c√≥mplices del asesinato frustrado de otros cinco presos pol√≠ticos.

La investigaci√≥n del juez Madrid indic√≥ que el 9 de diciembre de 1981 las siete v√≠ctimas, supuestos opositores a la dictadura de Augusto Pinochet, fueron trasladadas desde el Centro de Detenci√≥n Preventiva de Santiago, donde estaban detenidos por delitos comunes, a un hospital debido a serios problemas de salud a causa de una intoxicaci√≥n producida por la denominada toxina botul√≠nica. Dicha toxina fue tra√≠da a Chile desde Brasil por el Instituto de Salud P√ļblica y posteriormente entregada a los encargados de un laboratorio secreto a cargo de la Direcci√≥n de Inteligencia del Ej√©rcito (DINE), afirm√≥ la investigaci√≥n.

El mismo equipo que figura en esta acci√≥n represiva es investigado por la muerte de Frei, ocurrida semanas despu√©s, en enero de 1982 en la Cl√≠nica Santa Mar√≠a, tras una operaci√≥n. Algunos de estos sospechosos son se√Īalados tambi√©n como responsables por la muerte del poeta Pablo Neruda, quien falleci√≥ en la misma cl√≠nica. ‚ÄúEsto es muy importante‚ÄĚ, dijo el abogado Eduardo Contreras, litigante en el caso Neruda. ‚Äú¬ŅY no detuvieron a Sergio Draper?‚ÄĚ, inquiri√≥ en alusi√≥n al m√©dico que atendi√≥ a Neruda y Frei.

Eduardo Arraigada

Eduardo Arraigada

Los detenidos, que fueron trasladados a un regimiento, constitu√≠an el equipo que en dictadura ingres√≥ desde Brasil armas qu√≠micas a Chile, con fines de ‚Äúguerra interna‚ÄĚ y externa, como ellos mismos confesaron a la polic√≠a. Estas armas de destrucci√≥n masiva, que llegaban primero al propio palacio presidencial de La Moneda, eran b√°sicamente toxinas botul√≠nicas, un veneno mortal. La operaci√≥n, seg√ļn declaraciones a la polic√≠a de los dem√°s involucrados, comenz√≥ a inicios de 1980, previo al envenenamiento de los presos pol√≠ticos y la muerte de Frei, en cuyos restos fueron encontrados gas mostaza y talio.

El propio director del Instituto de Salud P√ļblica (ISP) en esos a√Īos, el coronel Joaqu√≠n Larra√≠n, reconoci√≥ a la polic√≠a civil en un texto con su firma que la adquisici√≥n de armas qu√≠micas comenz√≥ luego de una reuni√≥n con el m√©dico Eduardo Arriagada Rehren, de inteligencia militar. En el encuentro, Arriagada pregunt√≥ a Larra√≠n, un ex profesor de la Escuela de las Am√©ricas, si el ISP ten√≠a toxinas botul√≠nicas, aduciendo que el ej√©rcito las necesitaba, debido a las tensiones con pa√≠ses lim√≠trofes, en especial Argentina.

Arriagada, quien estuvo acompa√Īado en el encuentro adem√°s por el veterinario Rosende, admiti√≥ los hechos tambi√©n a los investigadores, quienes realizaron las pesquisas por petici√≥n del juez Alejandro Madrid. El magistrado, quien lleva a√Īos investigando la muerte de Frei y el envenenamiento de presos en la C√°rcel P√ļblica de Santiago, deber√≠a dictar sentencia en el magnicidio en los pr√≥ximos meses.

Si bien la detención de los cuatro militares es considerada un logro para

Sobreviviente Guillermo Rodríguez Morales

Sobreviviente Guillermo Rodríguez Morales

esclarecer lo ocurrido durante la dictadura pinochetista, la Corte de Apelaciones de Santiago rebaj√≥ ayer las penas a tres de cinco agentes de la dictadura condenados por la desaparici√≥n de los hermanos Mario y Nilda Pe√Īa Solari, ocurrida a fines de 1974. La resoluci√≥n de las juezas Dobra Lusic, Adelita Ravanales y Mar√≠a Teresa Figueroa modific√≥ la sentencia de primera instancia, dictada el 30 de marzo de 2012 por el juez especial Joaqu√≠n Billard a los autores de los secuestros, ocurridos el 9 y 10 de diciembre de 1974 en la capital chilena.

Los nombres de los hermanos Pe√Īa Solari fueron incluidos en 1975 en la llamada Operaci√≥n Colombo, que consisti√≥ en un montaje para encubrir la desaparici√≥n de 119 presos pol√≠ticos, en su mayor√≠a militantes del MIR. Durante la dictadura de Pinochet, seg√ļn documentos oficiales, unos 2300 chilenos murieron a manos de agentes del Estado y de ellos, 1192 permanecen a√ļn como desaparecidos.

En diversas indagaciones judiciales se ha establecido que la dictadura militar utilizó también gas sarín y talio en contra de opositores.

Guillermo Rodríguez Morales

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment√°rio

    Comentarios

    1. Antonio Casalduero Recuero
      6 febrero 2014 19:49

      Todo lo que se diga sobre los cr√≠menes de la dictadura chilena es insuficiente. A m√°s de cuarenta a√Īos de ese sangriento golpe militar, auspiciado y financiado por la CIA y el Depto. de Estado de EE.UU. siguen sin ser develados muchos de esos asesinatos cometidos cobardemente por un gobierno que practic√≥ el terrorismo de estado, y que no ten√≠a calidad moral para tildar de terroristas a quienes luchaban en su contra. Pinochet ha sido lo m√°s nefasto que ha producido Chile a trav√©s de toda su historia, y los chilenos deben estar preparados para muchas atrocidades m√°s que a√ļn no han sido descubiertas.