Ago 8 2006
808 lecturas

Cultura

Calentamiento Global. – UNA VERDAD INCONVENIENTE EN CARTELERA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La película cabe dentro de la categoría de los documentales y, como tal, documenta y muestra de modo convincente la relación entre el modo de vida de las sociedades industrializadas y el calentamiento del planeta.

En forma clara y did√°ctica, Gore desmantela los que a su juicio son los tres grandes mitos sobre el calentamiento global, evidenciando que:

1) hay consenso unánime en la comunidad científica de que el calentamiento global es real y constituye una seria amenaza para la sobrevivencia de la especie humana y de la vida en el planeta;

2) el calentamiento global es producto de la actividad humana industrial y no constituye parte del ciclo natural de la Tierra, y

3) las políticas de protección del medio ambiente no atentan contra la economía; por el contrario, la estimulan vía modelos económicos ambientalistas.

Para aquellos que todav√≠a no se han percatado de la gravedad de la situaci√≥n, despu√©s de ver el film no cabe duda de que estamos frente a una posible cat√°strofe ecol√≥gica con ramificaciones nefastas para la vida antr√≥pica y no-antr√≥pica mundial. Aunque Gore da en el clavo al se√Īalar que el calentamiento global es producto de la colisi√≥n entre la civilizaci√≥n y la Tierra, termina proponiendo ingenuamente un capitalismo de etiqueta verde como soluci√≥n para disminuir el calentamiento global.

fotoDe paso apela a un discurso chovinista sesgado por su marco demoliberal de interpretaci√≥n de la realidad, en un intento de remecer la conciencia del estadounidense promedio ‚Äďjustificable: al fin y al cabo EEUU emite m√°s del 30% del di√≥xido de carbono mundial, principal gas contaminante de la atm√≥sfera y responsable directo del aumento de la temperatura del globo‚Äď.

La información que presenta el filme es exhaustiva y clara. Un dato crucial es que la industria depende de la deforestación y la deshidratación de la tierra a través de las talas forestales y la construcción de represas, actividades humanas causantes de la emisión de gases fósiles que reducen la capa atmosférica e incrementan la sensación térmica mundial.

Las consecuencias de este proceso ‚Äďligado estrechamente a la expansi√≥n civilizatoria industrialista‚Äď se manifiestan en el aumento de la temperatura atmosf√©rica, la desertificaci√≥n del suelo, el acrecentamiento de sequ√≠as, inundaciones, huracanes y tifones, el cambio clim√°tico, la aparici√≥n de plagas, el derretimiento de las capas polares, el aumento del nivel del mar, la desalinizaci√≥n del oc√©ano y, probablemente, el inicio de una nueva edad glaciar que, como en la √ļltima glaciaci√≥n, podr√≠a congelar el hemisferio norte en un plazo de 10 a√Īos, inundando las principales ciudades costeras del planeta.

Frente a este catastrófico escenario, Gore sostiene que si se destruye el planeta no habrá economía que perdure, haciendo un llamado sutil a los megaempresarios responsables de la devastación natural.

A pesar de haber tratado de producir cambios en la sociedad en forma vertical como aspirante al sill√≥n presidencial, Gore se muestra desilucionado de la pol√≠tica de su pa√≠s. No obstante, las soluciones parches que propone ‚Äďreciclaje, uso de energ√≠a no contaminante, implementaci√≥n de tecnolog√≠as alternativas, reforestaci√≥n, presi√≥n ciudadana, etc.‚Äď, no atentan en forma radical contra el problema de fondo: la sociedad industrial y tecnol√≥gica de masas, puesto que dichas soluciones todav√≠a dependen de la actividad forestal, minera, agroindustrial y acu√≠fera.

Si sus datos son correctos, la explosi√≥n demogr√°fica alcanzar√° los nueve mil millones de habitante en los pr√≥ximos a√Īos. El planeta es incapaz de sustentar la vida en la biosfera con una sobrepoblaci√≥n centrada en el consumo, la producci√≥n, la ganacia, la expansi√≥n y el √©xito desarrollista.

En los √ļltimos 30 a√Īos la debacle ecol√≥gica se ha exacerbado. Sin ser apocal√≠ptico, Gore logra plantear en la pantalla grande ‚Äďy de modo masivo‚Äď algo que todos de alg√ļn modo ya sabemos: habr√° un cambio clim√°tico y ecol√≥gico irremediable si la vida humana no transforma de modo radical su patrones de coexistencia con el medio. Y aunque las soluciones brindadas por Gore no logran ser convincentes, su diagn√≥stico es correcto y consigue explicar con suma claridad el abismo al que la civilizaci√≥n se aproxima.

foto
Ciertamente, imaginar un mundo de comunidades aut√≥nomas e interdependientes con econom√≠as solidarias biorregionales y locales, apoyadas por tecnolog√≠as apropiadas ‚Äďno industriales‚Äď y pol√≠ticas permaculturales de rehidrataci√≥n del suelo orientadas hacia un paradigma bioc√©ntrico, no est√° al alcance del marco ideol√≥gico de interpretaci√≥n de un ex vicepresidente norteamericano.

Tal vez no le corresponda a √©l se√Īalar una v√≠a de supervivencia, sino que a cada cual en su peculiar proceso de liberaci√≥n del somn√≠fero corral civilizatorio en que la socializaci√≥n moderna y la domesticaci√≥n industrialista nos han encerrado. Puede ser que al descorrer el velo que mantiene la ilusi√≥n de la realidad tecnosf√©rica, hallemos que en el fondo de todos hay todav√≠a una tenue llama natural que mantiene viva la voluntad de sobrevivir.

———————————————–

* Poeta, ensayista, profesor universitario. Reside en Estados Unidos y ense√Īa en la Universidad de Oreg√≥n.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario