Nov 19 2016
718 lecturas

Despacito por las piedras

Cardenales rebeldes al papa Francisco

Cuatro cardenales (un italiano, un estadounidense y dos alemanes) hicieron pública una carta dirigida al Papa Francisco donde le piden que aclare su posición sobre la posibilidad que los divorciados y vueltos a casar puedan comulgar. Consideran que los textos promovidos por el Vaticano, sobre esta materia, son “ambiguos”. Aclaran que la carta fue enviada el 19 de setiembre y al no tener respuesta le han dado estado público.

Sobre esta cuestión el Papa Francisco había dejado la cuestión sin una normativa general. La decisión sería del obispo interviniente, caso por caso, lo que abría la posibilidad que los divorciados pudieran volver a casarse y comulgar, lo cual –tradicionalmente-  estaba prohibido.

Lo más importante no es el debate, ni el tema planteado, sino la decisión que la discusión tome estado público, mecánica muy poco usual en la historia del Vaticano. Tiempo atrás un grupo de 13 cardenales, considerados conservadores, habían cuestionado, de un modo semejante, las metodologías que había adoptado el Pontífice para el debate del Sínodo de la Familia. Un detalle es que, uno de los firmantes, el cardenal norteamericano, mostró su público apoyo al Presidente Donald Trump.

Los cardenales procuran amortiguar los efectos de su acción diciendo: “Queremos ayudar al Papa a prevenir divisiones y contraposiciones, pidiéndole que disipe cualquier ambigüedad (…) Es nuestro deseo que nadie nos juzgue, injustamente, como adversarios del Santo Padre”

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Guillermo Pini de Kroon
    23 noviembre 2016 14:22

    El Papa Francisco, es un hombre que Nuestro Señor Jesucristo y la Virgen María,lo han nombrado en ese cargo, para que produzca una renovación total de la Iglesia Católica Romana.El tiene la misión de terminar con los sacerdotes, obispos, Cardenales; Corruptos, conservadores y pedófilos. Recemos todos por él, para que pueda cumplir con la misión que Dios y la Virgen María, le han encomendado