Feb 3 2020
1563 lecturas

CulturaPolítica

Carnaval uruguayo, donde la derecha no manda.

Dios Momo ha vuelto a so√Īar y ha despertado el malhumor de la derecha.¬†El carnaval es una fiesta popular que nuclea a conjuntos en distintas categor√≠as (murgas, lubolos, parodistas, humoristas y revistas). El carnaval uruguayo es el m√°s largo del mundo y su concurso oficial da ganadores a uno por categor√≠a. Pero la esencia del mismo est√° en los tablados de barrio.

La categor√≠a m√°s popular es la murga, con ra√≠ces en Cadiz, Espa√Īa; un coro de 17 personas que a ritmo de bombo, platillo y redoblante cantan sus versos en las noches de febrero. La caracter√≠stica principal de la murga es la cr√≠tica pol√≠tica y social, y cantar sobre temas de actualidad.

El concurso, que comenz√≥ el 24 de enero con su desfile inaugural ha dado paso a los primeros conjuntos y a las primeras objeciones de la derecha.¬†La murga debutante ¬ęUn T√≠tulo Viejo¬Ľ realiza cr√≠ticas contundentes al general Manini Rios y su partido de ultra derecha Cabildo Abierto. Pero el Frente Amplio tampoco se salva del ¬ępalo¬Ľ y a Daniel Mart√≠nez le dedican m√°s de una cuarteta para denostar su ego y su ambici√≥n por encima de los principios fundacionales de su fuerza pol√≠tica.

Por su parte la murga ¬ęMetele que son pasteles¬Ľ ha dado la nota alta una vez m√°s con su cupl√© de resistencia, que va ser bandera en estos cinco a√Īos. Con la m√ļsica de ¬ęCalma¬Ľ de Pedro Cap√≥, lanza sus versos combativos ¬ęVamos a la plaza / para dar batalla / si la cosa estalla /estaremos a la talla./ Si se pone ¬ęcaribe¬Ľ / no tendremos cintura / daremos pelea / ac√° nadie se asusta ni oculta¬Ľ.

All√≠ las alarmas de la derecha sonaron. Intentan acusar a la murga de ¬ęincitaci√≥n a la violencia¬Ľ y ¬ęapolog√≠a del delito¬Ľ. Un viejo rencor de la derecha se despert√≥: las murgas y su raigambre popular.

La murga que tuvo que sortear la censura de la dictadura apelando a metáforas y recursos literarios siempre fue bastión de resistencia y pilar cultural de la izquierda uruguaya. La derecha nunca fue hegemonía en el carnaval y son contados con una mano los conjuntos con una posición de derecha.

El ex fiscal Zubia, del Partido Colorado y su ala de derecha reaccionaria, ha expresado que la murga es un ¬ętotalitarismo carnavalero¬Ľ. En el programa televisivo vespertino ¬ęEsta Boca es m√≠a¬Ľ se debati√≥ si la cr√≠tica de la murga ¬ęno era demasiada¬Ľ. As√≠ el t√≥pico se extendi√≥ a todas las redes sociales, portales de noticias y a las conversaciones cotidianas.

El aluvi√≥n de cr√≠ticas por parte de la derecha viene a dar cuenta de un clima de √©poca y un humor que hab√≠an intentado solapar. Por un lado se sienten envalentonados por haber ganado el gobierno y luego, no pueden ocultar su desprecio a todo lo que es ¬ępopular¬Ľ que lo utilizan peyorativamente.

Adem√°s de eso, la derecha se empe√Īa en instalar el discurso de que el ¬ęmarxismo cultural¬Ľ ha colonizado todo √°mbito de la sociedad, cuando lo que sucede es lo contrario. La hegemon√≠a cultural es de derecha, los valores y principios de esta sociedad son de derecha. Los medios de comunicaci√≥n en su devastadora mayor√≠a, son de derecha y se encargan de difundir su ideolog√≠a. Por algo la meritocracia cala tan hondo en cada uno de nosotros por sobre lo colectivo; adem√°s de querer borrar las desigualdades estructurales de este sistema.

Estos ataques no son ingenuos. Se le pide a la murga que sea equidistante y que critique a todos los partidos por igual. Mientras que de la misma tienda otros aducen que nunca se critic√≥ al Frente Amplio. Los primeros ignoran la hist√≥rica tradici√≥n de izquierda de la murga y los segundos parece que hace a√Īos no pisan un tablado.¬†

Un aroma a censura y regulaci√≥n del carnaval se huele en el aire. Ninguna de estas acciones dan puntada sin hilo. Los paladines de la libre expresi√≥n, la Rep√ļblica y las buenas costumbres, ahora dicen c√≥mo, a qui√©n y con qu√© intensidad los conjuntos carnavaleros deben criticar. Son los mismos que gritan ¬ę¬°Libertad!¬Ľ a los cuatro vientos cuando se intenta reglamentar alguna ley de medios.

El motor de la derecha es el odio y le molesta no poder dominar el carnaval y a por √©l van. Mientras tanto la murga sigue cantando…¬ĽMurga, construcci√≥n colectiva de magia compartida, desborde de ilusi√≥n/Creci√≥ de golpe pa cantarle a su barriada, a su portuaria y proletaria identidad.¬Ľ

* Licenciado en Psicolog√≠a, Universidad de la Rep√ļblica, Uruguay. Miembro de la Red Internacional de C√°tedras, Instituciones y Personalidades sobre el estudio de la Deuda P√ļblica (RICDP). Analista asociado al Centro Latinoamericano de An√°lisis Estrat√©gico (CLAE, estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario