Ago 6 2016
632 lecturas

Política

Chapoteando en fango, Macri miró las encuestas y pensó en las elecciones

Macri, chapoteando en el barro de dificultades complejas como el tema de las tarifas o la rebeldía de Hebe Bonafini, procura levantar la mirada y allí se encuentran con la dolorosa realidad de las encuestas y la aproximación con el año electoral que se viene. Este fue el marco de los temas de la semana, complementados con los que ocurre con la CGT, la salud y el anuncio de fuertes inversiones chinas.

Mauricio Macri cumplió con el rito que tienen todos los políticos, más aún cuando son funcionarios. Consultó con sus asesores y amigos, los del café cotidiano, acerca de cómo estaba el estado de su gobierno en las encuestas que éstos le acercan casi a diario.

Una foto de esos resultados no era tan mala, a la luz de los difíciles momentos que le toca administrar y teniendo en cuenta las políticas que insiste en sostener.  Pero cuando pasaron de la “foto” a la “película”, con la evolución de las tendencias que esos resultados contienen, la cara del Primer Mandatario y sus cercanos  interlocutores se puso un poco más sombría. Allí, los números le traían la imagen de una situación que se iba deteriorando. La recuperación del esperado “segundo semestre” se negaba a llegar.ar ruidazo

El panorama se oscureció aún más cuando a esos datos cuantitativos (los números) le incorporaron algunos componentes cualitativos (de análisis). Un par de cuestiones le agregaron un rictus de desagrado a los gestos de sus caras que ya denotaban preocupación. Ese análisis le indicaba que el estado de bronca se iba extendiendo dentro del propio espacio macrista, el cansancio iba ganando a parte de sus votantes angustiados por los tarifazos, la continuidad del parate económico y sus efectos en su vida cotidiana.

Por si esto fuera poco, los analistas advertían que una parte importante de la población comenzaba a absorber las reiteradas denuncias sobre la corrupción del gobierno anterior como algo “natural” que perdía la contundencia que tenía en tiempos recientes. Esto sí era grave, porque ese escándalo -con la exhibición de aquél muestrario de corruptos- venía amortiguando los estragos de las políticas económicas en danza.

Macri sabe que un mal resultado en el 2017 podría facilitar el regreso de un escenario semejante al vivido por Fernando de la Rúa, luego del desastre electoral del 14 de octubre de 2001. Aquella derrota abrió el camino hacia lo que fueron las jornadas del 19 y 20 de diciembre del mismo año que terminaron violenta y trágicamente con aquél mandato, cumplido a medias.

A sabiendas que un resultado electoral no se construye solo con una buena o mala campaña electoral, Macri se ha puesto a la tarea de mantener el camino trazado pero con variados ajustes para sortear este momento y crear las condiciones para lo que se viene en el próximo año.

Es por eso que Macri, tratando de surfear sobre las embravecidas olas de sus propios errores como los tarifazos y de la esperable rebeldía de Hebe Bonafini, trata de restablecer lo que llaman gobernabilidad y mejorar sus relaciones con los líderes sociales y peronistas más cercanos.

Tarifazos

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, AGOSTO 4: Inmediaciones del Obelisco, donde los ciudadanos protestan en rechazo a los fuertes aumentos en las tarifas de servicios públicos, en lo que constituye el segundo "ruidazo" desde que asumió Mauricio Macri como presidente de la Nación. FOTO NA: MARCELO CAPECEzzzz

Los actuales reclamos masivos, como el “ruidazo” del pasado jueves, parecen ser la contracara macrista de la crisis con sectores del campo, que atravesara el kirchnerismo en el 2008.

Comencemos por decir que los intereses son bien distintos -casi opuestos- porque una cosa es enfrentar a sectores del campo, muchos de los cuales forman parte de la tradicional oligarquía, y otra confrontar con la mayor parte del pueblo para sostener un reajuste tarifario, en muchos casos, imposible de cumplir.

Hecha esa notoria diferencia, en ambos casos hay actitudes gubernamentales que son semejantes. Particularmente se trata de elementos de un prejuicio de raíz ideológica que impide ver el bosque de la compleja realidad detrás de los árboles que aparecen a primera vista.

El kirchnerismo detrás de la justa política de retener una parte de las importantes  ganancias del campo para redistribuirla, cometió el error de poner a todo el sector en la misma bolsa equiparando a oligarcas con pequeños y medianos productores. Ese “error” del que no quiso retroceder, para no dejar la idea que estaban “aflojando”, motivó la extensión y profundización de un conflicto y derrota que sintió por largo tiempo.

Ahora el macrismo, guiado por la necesidad de mejorar las cuentas del estado y las inversiones en materia energética, decidió proceder de un modo brutal y –para muchos sectores- imposible de cumplir. La respuesta la están recibiendo en la calle y la idea de judicializar el conflicto ha creado una “madeja” que no será fácil de desenredar.

El problema está instalado al interior del propio gobierno. Allí hay voces (Alfonso Prat-Gay, Rogelio Frigerio) que claman por descargar la responsabilidad en Juan José Aranguren para “barajar y dar de nuevo”. Otros, el propio Macri entre ellos, no parecen dispuestos a “pagar ese costo”. Mientras tanto el barro de la realidad salpica a unos y otros, incrementando peligrosamente –para ellos- el malestar social.

Hebe de Bonafini: entre la rebeldía ética y la corrupciónar hebe

La reciente citación para que Hebe de Bonafini compareciera por el tema de las viviendas del Programa “Sueños compartidos”, en la que está acusada por diversos ilícitos junto a los hermanos Schoklender, motivó un escándalo que tiene múltiples aristas. Éstas son tantas que es imposible abarcarlas en estas breves reflexiones. Sin embargo intentaremos algunas aproximaciones a este conflicto, que terminó en una negociación que vuelve las cosas a su marco institucional.

Entre las cuestiones indudables figura el notorio valor simbólico que tiene Hebe Bonafini, con dos hijos desaparecidos durante la represión de la última dictadura. Ese valor, particularmente en lo internacional, tiene un peso que pone en aprietos –ante los ojos de gran parte de la opinión pública mundial- al gobierno de Macri. Los abucheos a la delegación argentina en la inauguración de las Olimpíadas es posible que tengan algún vínculo con este incidente. También es indudable que la propia Hebe protegió a los Schoklender, particularmente a Sergio. Ello ocurrió, durante un largo tiempo y sin fisuras, ante la denuncia de sus allegados más cercanos que le advertían sobre las andanzas delictivas de su protegido. Así ocurrió, ya en el 2003, con Vicente Zito Lema uno de los Fundadores de la Universidad de las Madres, quien tuvo que irse cuando la propia Hebe prefirió ignorar sus severas denuncias.

La no presentación de Hebe a la justicia contiene elementos de una perspectiva que va creciendo. Se trata de la convicción que la llamada “Justicia” es instrumento de otros intereses muchos menos nobles y que cada día que pasa esa institución es cada vez menos el lugar desde el cual se distribuye imparcialmente la equidad necesaria. Hebe desnuda una institución cargada de ineficacia, cinismo e hipocresía. El kirchnerismo quiere aprovecharse de este hecho, para defenderse de las denuncias de corrupción, pero la crítica a la Justicia va mucho más allá de la coyuntura.

Por último, se trata de una actitud –objetivamente- provocativa de un juez, que no actuó con la necesaria prudencia. Los abogados saben que la obligatoriedad de comparecer a la indagatoria es un contrasentido, que lo corrige el nuevo Código Procesal, porque siendo un acto de la defensa no parece lógico que uno esté obligado a defenderse y mucho menos que, por no ir, lo puedan llevar preso.

Pensando en las elecciones

Macri siente que se está acabando el tiempo de gracia de su idilio con gran parte de la sociedad y está obligado a pensar en el futuro. Allí aparece el tema electoral del año próximo y crece su desasosiego. Sabe que está malparado y las mieles prometidas para el “segundo semestre” fueron postergadas para el próximo año.

Macri se ha puesto a armar el escenario para el 2017. Algunos de los temas de la semana tienen que ver con esa perspectiva. Entre esas cuestiones podemos destacar el reintegro de recursos a las provincias y CGT; detalles de los planes de salud y el anuncio sobre inversiones chinas.

ar macri gobernadores Con los gobernadores firmó, el martes pasado, un acuerdo para reintegrarles recursos de coparticipación adeudados desde los 90´. Eso fue aprobado en la “Ley Ómnibus”, llamada de reparación histórica, en el que se contemplaba el pago a jubilados y el “blanqueo” de capitales. En concreto transferirá a las provincias, hasta fin de año, la suma de 37 mil millones de pesos. Esa cifra, hasta ahora iba destinada a fortalecer el ANSES o formaba parte del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del mismo.

Por otro acuerdo hizo algo parecido respecto a la CGT. Con destino a la deuda que tenía con las Obras Sociales, Macri dispondrá para ello, en el segundo semestre, con 30.200 millones de pesos.

En materia de salud, Macri anunció el “Plan de Cobertura Universal de Salud”, por el que cada persona tendrá una ficha clínica informatizada, un médico de cabecera y acceso a medicamentos con descuento o gratuitos. A este Plan, que comenzará aplicarse nacionalmente en unos meses, el macrismo lo está ejecutando en la Ciudad de Buenos Aires, con 375 mil inscriptos.

Como para rematar con sus planes para el año próximo, Diego Guelar, el Embajador Argentino en China, informó de un plan de inversiones de ese país, por 25 mil millones de dólares, en los próximos 5 años.

Ese monto se distribuiría de la siguiente manera: 5 mil millones para las dos hidroeléctricas a ejecutarse en Santa Cruz; 12 mil millones para las centrales nucleares de Atucha IV y Atucha V; 2.700 millones para recuperar el Ferrocarril Belgrano Cargas; 1.800 millones con destino a dos gasoductos en Córdoba; para proyectos de uso de la energía solar en La Rioja y San Juan, están previstos 800 millones, con igual destino se contemplan 350 millones para la provincia de Jujuy; 360 millones estarían afectados a la construcción de acueductos y carreteras en Entre Ríos. Los 2 mil millones restantes estarían aplicados a varios proyectos de menor envergadura. Asimismo, Guelar informó que los 11 mil millones de dólares afectados al crédito swap con el Banco Central se mantienen vigentes.

CGT: unidad “bastante” amplia y críticas al gobierno

En el medio día del viernes Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, máximos dirigentes de las 3 CGT actuales, presidieron un Plenario al que concurrieron cerca de 150 organizaciones. Allí quedó en claro que se mantiene la fecha del próximo 22 de agosto para el Congreso de la Unidad y que del mismo emergerá  un triunviro encargado de su conducción.

Juan Carlos Schmid

Juan Carlos Schmid

El mismo estaría integrado por el moyanista Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), Héctor Daer (Sanidad) proveniente de la CGT que conducía Caló y Carlos Acuña (Estaciones de Servicio), por la Central que respondía a Barrionuevo. Otro referente, el bancario Sergio Palazzo se suma a esta unidad, aunque no forme parte del triunviro. Por ahora quedarán afuera de este proceso una serie de organizaciones encabezadas por el macrista Gerónimo Venegas de los Trabajadores Rurales, el representante de la Unión Ferroviaria, Fernando Sasia y el taxista Omar Viviani. Los capitostes esperan, en estas próximas dos semanas, ampliar la unidad alcanzada.

El documento de la unidad se titula “De mal en peor” y las críticas están centradas en la inflación, las caídas en el nivel de empleos y la no eliminación del Impuesto a las Ganancias. No hay amenaza de una huelga general inminente pero sí una demanda para reabrir las paritarias.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    12 agosto 2016 17:47

    Macri fue electo presidente gracias a la campaña adversa que sufrió Cristina, pero “otra cosa es con guitarra”, pues ya se le han sabido varias irregularidades, empezando porque su nombre apareció mencionado en los “Panamá Papers”, además de mandar a la cesantía a miles y miles de empleados ministeriales, haciendo subir peligrosamente los niveles de cesantía del país, junto otras negociaciones y peculados incompatibles. Hoy ya son muchos los sectores sociales que demandan por un regreso de Cristina, saben que con ella habrá un estado -si bien no un mejoramiento empresarial sustancial- sí con más estabilidad en lo social, y obviamente con más trabajo para los sectores más vulnerables de la población argentina.