Dic 17 2012
904 lecturas

OpiniónPolítica

¿Chávez tomará posesión del cargo el 10 de enero?

El sociólogo y politólogo Javier Biardeau aborda la posiblidad de que el presidente reelcto Hugo Chávez no esté en condiciones de asumir el cargo el 10 de enero próximo, analiza las consideraciones constitucionales y sus interpretaciones y concluye que para el pueblo el asunto no es sólo rezar, sino rezar y luchar. He aquí el análisis.

Ya comienza a configurarse una matriz de opinión que plantea aparentemente uno de los supuestos del artículo 233 de la Constitución bolivariana: “Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional.”

Sin embargo, el asunto no es tan claro como trata de difundirse de manera subrepticia bajo la figura de una creencia generalizada. ¿Por qué? Porque la calificación e la “falta absoluta” no es un “hecho de opinión” ni un rumor generalizado:

Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato.”

Todo esto se relaciona con lo contemplando en el artículo 231: “Artículo 231. El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia.”

Interpretaciones van e interpretaciones vienen. La matriz de opinión dominante plantea que “la toma de posesión debe celebrarse el 10 de enero y dentro del territorio nacional”. Sin embargo, surgen dudas, pues si por cualquier “motivo sobrevenido” la toma de posesión no puede realizarse ante la AN el día 10 de enero, la Constitución no fija explícitamente cuando lo hará ante el TSJ, aunque hay quienes suponen que debe ser el mismo día 10 de enero.

¿Qué puede interpretarse como un “motivo sobrevenido”? Si se tratara de un “evento inesperado” que afectara la posibilidad de tomar posesión el 10 de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la AN, esto coloca el asunto de la fecha y ante qué autoridad del poder público toma posesión, como un asunto de duda razonable e interpretación, dadas las actuales circunstancias de salud post-operatorias. Recordemos que hasta ahora, no se ha calificado ni la falta absoluta ni temporal por parte de la AN, y que lo relativo a la salud del Presidente Chávez se ha tramitado de acuerdo a lo establecido en el artículo 235 de la CRBV:

Artículo 235. La ausencia del territorio nacional por parte del Presidente o Presidenta de la República requiere autorización de la Asamblea Nacional o de la Comisión Delegada, cuando se prolongue por un lapso superior a cinco días consecutivos.”

La única posibilidad que resta analizar para declarar la falta temporal o absoluta es que por voluntad del actual mandatario nacional y bajo una comunicación motivada renuncie a la posibilidad de tomar posesión el día 10 de enero, explicando las razones y llevando a una decisión de la AN.

La Constitución contempla que el presidente de la Asamblea Nacional podría asumir el gobierno en determinado caso, convocando a elecciones en los treinta días consecutivos siguientes. Pero también, pudiera ocurrir que Chávez tome posesión el día 10 de enero, y que luego el presidente Chávez, dadas sus condiciones de salud, decida plantear la posibilidad de su renuncia, lo cual nos colocaría en lo contemplado en el artículo 233:

Si la falta absoluta del Presidente o la Presidenta de la República se produce durante los primeros cuatro años del período constitucional, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva.

Todo esto implica asumir la problemática de cuando, cómo y quién declara la calificación de la “falta absoluta” debido a: su muerte, su renuncia, su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato.chavismo3

Llama la atención el supuesto 4 del articulado: incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, pues esto implica un conjunto de procedimientos y lapsos que aún no aparecen explícitamente como hechos consumados ni siquiera en las matrices de opinión analizadas. De allí que lo hay hasta ahora son especulaciones disfrazadas de escenarios, muchas de los cuales son proyecciones de intencionalidades políticas con objetivos precisos.

Podríamos también contemplar la posibilidad (enraizada además en el deseo de millones de venezolanos y venezolanas) que Chávez reaparezca recuperado y tome posesión el día 10 de enero; o que aunque salga de la cirugía con un pronóstico favorable, el post operatorio se prolongue más allá del 10 enero y no reúna las condiciones de regresar al país a tomar posesión ese día. Por otra parte, la posibilidad de tomar posesión fuera del país está severamente puesta en duda por quienes afirman que “el asiento de los poderes es el distrito capital de Caracas” y “es en esa ciudad en la que debe ser tomado juramento”.

Hay pues todo un conglomerado de matrices de opinión montadas bajo la premisa que “Chávez no llega a tomar posesión”. Este sería el peor escenario contemplado, y quién se encargaría de encabezar el gobierno sería el Presidente de la Asamblea Nacional, cargo que ocupa actualmente Diosdado Cabello (PSUV).

Fijémonos que el debate no esta cerrado, sino abierto a las controversias. Por ejemplo: el abogado constitucionalista de la Universidad Católica Andrés Bello, Jesús María Casal, señala que “si el jefe del Estado no hace acto de presencia en ese momento confirmaría en principio que está incapacitado para asumir el próximo mandato”. Sin embargo, el “constitucionalista” omite por completo cualquier referencia a los “motivos sobrevenidos”, ni a los procedimientos de calificación de las faltas temporales o absolutas. También, desde los círculos de profesionales del derecho con posiciones políticas opositoras se ha afirmado que “no hay mecanismos legales para tomar posesión desde el extranjero ni tampoco mediante poderes especiales. Basado en el mismo artículo, agrega que las decisiones y decretos firmados fuera del país son nulos” (Gustavo Linares Benzo-UCV).

Así mismo, cuando se habla de incapacidad física o mental para calificar la falta absoluta, en los aparatos de difusión opositores se omite el término “incapacidad física o mental permanente”. Además, una junta médica debe certificar cualquier incapacidad física o mental permanente que pueda inhabilitar al Presidente de la República. El artículo 233 de la Constitución dice que ese grupo de expertos debe ser designado por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional.

De manera que lo que esta en juego en los comentarios de los llamados “juristas expertos” de la oposición es cómo se prepara el terreno jurídico para la transición post-Chávez, sin analizar en profundidad la relación entre transición jurídica y transición política.

Por ejemplo, se ha hecho especial hincapié en el tratamiento de las relaciones entre transición política y papel de las Fuerzas Armadas: “Si hubiera una transición, el Presidente encargado pasa a ser el Comandante en jefe. En ese caso, el Consejo Nacional Electoral está llamado a convocar elecciones y como en otras oportunidades, la Ley de Procesos Electorales encomienda el Plan República a los militares: “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana prestará apoyo al Poder Electoral, resguardando la seguridad de los electores y las electoras, velando por el orden, custodia, traslado y resguardo del material”.

Sin embargo, lo fundamental aquí es correlacionar los elementos del procedimiento jurídico-constitucional en casos de falta temporal o absoluta, y el medular problema de una supuesta transición política luego de los resultados electorales del 7 de octubre, resultados que ratificaron por una clara y suficiente mayoría a la opción encarnada por Chávez: la continuidad y profundización de la Revolución Bolivariana.

Para los voceros más representativos de la opinión política opositora, detrás de la fachada de llamados al restablecimiento de la salud de Chávez, persiste la tesis de que en Venezuela enfrentamos una de las más graves crisis políticas de la historia. Hablan de angustía, incertidumbre e incluso que voceros tan importantes del gobierno como Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, carecen de prudencia, sembrando el odio entre los venezolanos. Desconocen los resultados favorables de la enmienda constitucional del año 2009, que dio paso a derrumbar los límites a la reelección de los cargos de elección popular. Se hacen afirmaciones sin fundamento cierto como aquella de que “la fecha de las elecciones se adelantó ante la certeza que existía de que la operación iba a ser necesaria en los primeros días de diciembre” (ex Ministro de Defensa Fernando Ochoa Antich).

Se señala incluso que los posibles sucesores políticos de Chávez, sea Maduro o Diosdado Cabello, se han presentado más radicales que Hugo Chávez; es decir, imponer a raja tabla la revolución y el socialismo del siglo XXI, hecho que no puede conducir sino a la violencia, pues se trata del intento de imponer un proyecto a “la mitad del país”. Según estos voceros, “impedido Hugo Chávez de continuar al frente de sus funciones, sus herederos serán incapaces de mantener la unidad interna y preservar la empatía que Chávez tiene con los sectores populares”. Claramente se apuesta no a una “crisis de gobierno”, sino a una mas profunda “crisis del régimen chavista”. Se anuncia en el discurso una tendencia hacia “un enfrentamiento nacional”.

Como señalara un profundo clínico de las pasiones políticas, Pierre Ansart:“La identificación política tiene la particularidad de desarrollarse en las apuestas sociales y en los conflictos. Es decir, que el amor político es simultáneamente rechazo de otras posibilidades, hostilidad hacia otras elecciones y, en los conflictos, contra los enemigos reales, potenciales o imaginarios. Con ello se refuerza la intensidad de las conexiones entre el yo y las causas políticas. Más que en la ciencia o la economía, la política ofrece al sujeto causas a defender, enemigos a soslayar o combatir, proporciona polos de fijación, amor y odio, con lo que responde a las expectativas inconscientes de amor y agresividad y resuelve las contradicciones de la ambivalencia.”

ven chavez rezandoDe manera que la oposición más emblemática, practica una suerte de chantaje subrepticio en el que caerán aquellos que Mariátegui llamó: reformistas mediocres, socialistas domesticados y demócratas fariseos, ya que le ofrece una salida a la revolución bolivariana, a sus años de lucha, sacrificio y acumulación de fuerzas: una “muy pequeña posibilidad de crear un diálogo constructivo entre el PSUV y la oposición”, si y sólo si respeta las condiciones de lectura que hace la oposición sobre la realidad nacional: “respetar los principios fundamentales de toda democracia: pluralismo político, alternancia republicana, independencia de los poderes públicos y libertad de opinión”.

Es decir, la “agenda Obama de las libertades” para Venezuela, que es lo mismo que decir, la visión pentagonista de una Democracia Tutelada por Washington. Y además del garrote, enseñan la zanahoria: “De lograrse el “dialogo”, el PSUV podría transformarse en un gran partido que, al lado de otras fuerzas políticas, se alternara pacíficamente en el poder”. En fin, colocaría a toda la dirigencia política del PSUV, a todo su gabinete ministerial, a todo la estructura de dirección política e institucional de la revolución bolivariana a la derecha de Chávez. Es decir, que el único que fue de Izquierda al parecer era Chávez, el resto de sus dirección política ha colocado el término socialista en el cajon de los anatemas, definiéndose por una opción moderada, reformista y quizás desarrollista.

No estamos ante fríos y objetivos escenarios, ni debemos dejar de captar los cálculos arteros o las apelaciones hipócritas a la “humanidad del paciente”. Se trata nada más y nada menos que del análisis de las condiciones o de las coordenadas históricas para enfrentar el porvenir, que para los voceros de oposición no es mas que una inevitable transición política no sólo post-Chávez, sino post-Chavista y post-Bolivariana.

Por tanto, si existiese incluso la más diminuta posibilidad, dada la evolución de las condiciones de salud del actual Presidente reelecto por mayoría popular el 7 de octubre, para que tome posesión efectiva el 10 de enero esta posibilidad debe hacerse concreta, palpable y efectiva. Su impacto sería de largo alcance y profundidad, pues sellaría definitivamente la imagen y discurso de un Chavez políticamente victorioso, un Chávez políticamente triunfante, un líder que enfrentó y superó innumerables dificultades, que además dejó un legado: un guión revolucionario abierto y activo, y no sólo convertirse en objeto de nostalgia y melancolía. Sería un acto de poder que trascendería el tiempo y marcaría impensables consecuencias para la revolución bolivariana, pues se trataría de su continuidad y profundización como hegemonía popular y democrática-radical.

Actualmente se cocinan escenarios que evocan las palabras de Eduardo Galeano cuando se refiere al mundo al revés. Mientras la derecha hace cálculos estratégicos certeros de poder, la izquierda se pone rezandera y apuesta a milagros trascendentales, cuando el milagro es inmanente y requiere de la movilización permanente de la multitud plebeya y del bloque popular revolucionario. Como dice Alí Primera: ¡No basta rezar! Y en este momento sugiero a tanto rezandero que recuerde linea por línea la letra de esta canción del pueblo que lucha:

“No, no, no basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz (Bis)

Y rezan de buena fe y rezan de corazón pero también reza el piloto cuando monta en el avión para ir a bombardear a los niños del Vietnam, para ir a bombardear a los niños del Vietnam.

No, no, no basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz (Bis)

Nada se puede lograr si no hay revolución, reza el rico, reza el amo y te maltratan al peón, reza el rico, reza el amo y te maltratan al peón.

No, no, no Basta rezar hacen falta muchas cosas para conseguir la paz (Bis)

En el mundo no habrá paz mientras haya explotación del hombre por el hombre y exista desigualdad del hombre por el hombre y exista desigualdad.

No, no, no Basta rezar hacen falta muchas cosas para conseguir la paz (Bis)

Cuando el pueblo se levante y que todo haga cambiar ustedes dirán conmigo no bastaba con rezar ustedes dirán conmigo no bastaba con rezar.

No, no, no basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz.

No, no, no basta rezar/No, no, no basta rezar.”

De manera que, como señala el rumor plebeyo: “Sólo el pueblo salva al pueblo”, y en cualquiera de los escenarios planteados, el asunto será no claudicar ante una estrategia de derecha que está a la orden del día. El asunto no es sólo rezar, sino rezar y luchar.

Fuente: http://saberescontrahegemonicos.blogspot.com/2012/12/chavez-tomara-posesion-del-cargo-el-10.html

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

3 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. raúl rico arvelo
    18 diciembre 2012 16:01

    Gracias por tan brillante análisis de tan delicado asunto, debo agregar solamente una posible situación,casi imperceptible, según creo: ¿Cuando nuestro comandante aparezca es escena y manifieste sentirse con suficientes fuerzas, desde todos los puntos de vista tratados por usted;tendrá el verdadero apoyo que indefectiblemente requerirá de sus camaradas y el verdadero respeto que una persona de su talla y calidad merece y de los llamados contrarios podrá tener la certeza de que entrarán en la mejor de todas las vías habídas y por haber, como lo es la verdadera democracia, pero desde el punto de vista del orden y la obediencia constitucional? Un grande misterio.

  2. Jaime
    18 diciembre 2012 18:33

    Así es, no basta rezar; hay que luchar, dando al pueblo todas las erramientas conceptuales (y las otras más concretas), para superar las embestidas de la reacción interna e internacional, adquiriendo cada vez más cuotas de poder real.

  3. Antonio Casalduero Recuero
    20 diciembre 2012 22:40

    Muy buen análisis, felicitaciones a su autor; no obstante, no está demás señalar que dentro de todas esas consideraciones expuestas, faltó incluir la palabra del principal implicado: el pueblo. ¿Qué piensan los venezolanos sobre estos eventos, sobre estas posibilidades? ¿Aceptarán profundizar el proceso? ¿Lo aceptará la oposición también? ¿Tratarán los EE.UU, meter su cuña en este caso? No hay que olvidar que ellos están vivamente interesados en su petróleo, y que harán lo imposible por reconquistarlo, y mejor que ahora no estaría la figura de Chávez al frente. Afortunadamente existe la Constitución, ahí están las reglas del juego, en sus páginas está el formato a aplicar en un caso como el presente, el que esperemos fervientemente que no ocurra de manera fatal.