May 6 2016
1961 lecturas

Sociedad

Chile: Ancianos en la calle

Adultos mayores de diversas organizaciones solicitan, hace meses, a la ministra de Justicia, Javiera Blanco, que la ley de inembargabilidad de sus bienes sea promulgada con urgencia. Eso evitar√≠a que m√°s ancianos vean rematadas sus viviendas por deudas. El proyecto aprobado en el Congreso surgi√≥ de una moci√≥n de la diputada de Renovaci√≥n Nacional Marcela Sabat. Proh√≠be el embargo de bienes por deudas o producto de alg√ļn enga√Īo a adultos mayores en caso de tener √©stos un bien ra√≠z √ļnico que no supere un aval√ļo de 5.000 UF, es decir, 130 millones de pesos.

Busca proteger el patrimonio de los ancianos cuando su morada sea su √ļnica propiedad y su ingreso mensual no exceda los 2,2 millones de pesos. Para acceder al beneficio es necesario, adem√°s, que la propiedad est√© inscrita en el Conservador de Bienes Ra√≠ces y que no existan juicios pendientes.

Chile es un pa√≠s que envejece. Seg√ļn el √ļltimo Censo, el 14,4 por ciento de la poblaci√≥n es mayor de 60 a√Īos, porcentaje que crece sostenidamente, lo que plantea desaf√≠os a la sociedad y el Estado. La Encuesta Casen 2011 cifr√≥ en dos millones 600 mil personas la cantidad de ancianos, un 15,6 por ciento de la poblaci√≥n. Ante una u otra cifra, nuestro pa√≠s es el tercero m√°s envejecido de Latinoam√©rica, despu√©s de Uruguay y Cuba. La expectativa de vida es de 78,5 a√Īos: por cada cien menores de 15 a√Īos hay 67 ancianos.

Por su parte en enero de este a√Īo se aprob√≥ el proyecto de Inembargabilidad de la Vivienda Social, patrocinado por la diputada del Partido Comunista Karol Cariola: ‚ÄúEstoy muy contenta y orgullosa de que se haya aprobado este proyecto que busca resguardar el derecho social a la vivienda‚ÄĚ, dice. Tiene por objetivo que las personas que no pueden adquirir una vivienda con recursos propios y lo hacen a trav√©s de subsidios estatales, no pierdan sus viviendas: ‚ÄúMuchas personas las pierden por deudas con un banco o hipotecas pendientes, y ellos y sus familias quedan en la calle. No podemos permitir que eso ocurra porque son los m√°s pobres de nuestro pa√≠s los afectados. Para nosotros, la vivienda es un derecho, m√°s todav√≠a cuando es entregada con recursos del Estado‚ÄĚ, agrega Cariola.

La iniciativa modifica el C√≥digo de Procedimiento Civil introduciendo un art√≠culo que declara inembargable la vivienda social adquirida mediante subsidio estatal cuyo valor no supere las 520 UF y mientras sea la √ļnica propiedad adquirida.

Viviendo en una carpa

El noticiario 24 Horas de TVN dio a conocer el caso de un anciano que padece alzheimer y que producto de una deuda de 7 millones de pesos fue embargado, perdi√≥ su vivienda y termin√≥ viviendo en la calle. Ad√°n Castillo, vecino de Maip√ļ, relata que su padre, √©l y su esposa Yolanda, hoy sobreviven en la calle: ‚ÄúMi padre es un anciano enfermo, no est√° bien de la cabeza. Se atras√≥ en el pago de los dividendos, pero no lo sab√≠a‚Ķ No les import√≥ y nos remataron la casa, nos desalojaron y hoy estamos viviendo con nuestros muebles y ropas en la vereda frente a la que fue nuestra casa. Mi padre estuvo durmiendo en una carpa‚Ķ Hoy la carpa es nuestro dormitorio. Tenemos un colch√≥n, almohadas, y la ropa est√° apilada al fondo. Sobre una mesa est√° la loza. Aqu√≠ tomamos desayuno y almorzamos. Esto es lo que queda de nuestra casa. Mi padre tiene 74 a√Īos, se vale por s√≠ solo en algunas cosas, pero ya no entiende nada lo que sucede. Qued√≥ debiendo varios dividendos, y pas√≥ el tiempo. No nos preocup√°bamos cuando llegaban cartas de cobranza, pens√°bamos que no nos pod√≠an embargar porque la casa ya estaba pagada‚Ķ Por su enfermedad √©l no tiene conciencia de lo sucedido. Hemos tenido bastante apoyo de los vecinos en alimentaci√≥n y no nos ha faltado el agua ni el ba√Īo. Pero en relaci√≥n a la casa no hay soluci√≥n‚ÄĚ, dice.

Manuel Mu√Īoz Palma, abogado de defensoriasocial.cl, se√Īala: ‚ÄúCreamos la Defensor√≠a Social para defender los derechos de los indefensos, no exclusivamente de las personas contra el Estado, sino tambi√©n contra empresas que los vulneran. Hace un a√Īo que tenemos personalidad jur√≠dica, pero llevamos muchos m√°s trabajando este tema. Nos enfocamos en los derechos del consumidor, y la defensa de adultos mayores naci√≥ a ra√≠z del caso de V√≠ctor Bueno. En el a√Īo 2012 fue embargado por una deuda. Se reuni√≥ con la diputada de Renovaci√≥n Nacional Marcela Sabat. Juntos hicieron un proyecto de ley de Inembargabilidad de los Bienes de los Adultos Mayores. A nosotros nos interes√≥ el tema y lo apoyamos. Hemos enviado cartas a la Presidencia y al Ministerio de Justicia para que las autoridades expliquen por qu√© no han promulgado esa ley aprobada en agosto del a√Īo pasado. Pensamos que hay un lobby que lo impide: Cajas de Compensaci√≥n, bancos, casas comerciales e instituciones financieras no tan formales presionan para que esta ley no exista. Si se promulga no podr√°n embargar a personas de la tercera edad. Hace inembargables los bienes del adulto mayor, su propiedad y todo lo que hay dentro. Nos manifestamos junto a adultos mayores que podr√≠an verse afectados. Fuimos junto al alcalde de Maip√ļ, Christian Vittori, de la Democracia Cristiana. A√ļn no nos citan ni tenemos respuesta porque sigue operando el lobby. Los bancos o casas comerciales a las personas mayores de 60 a√Īos pr√°cticamente les regalan los cr√©ditos. Les entregan tarjetas con un mill√≥n o m√°s sin pedirles ning√ļn documento. Les otorgan cr√©ditos esperando embargarles cuando caigan en la cesaci√≥n de pago y quitarles todo‚ÄĚ.ch ancianos en la calle1

El abogado Mu√Īoz, agrega: ‚ÄúEn Maip√ļ vimos un caso muy extremo, el de un anciano con alzheimer. Fue embargado y perdi√≥ su propiedad. Se qued√≥ viviendo tres meses en una carpa. El se√Īor Castillo es un anciano enfermo. Hoy est√° internado en un hogar, pero su familia sigue viviendo en la calle y la propiedad est√° sin ocupantes. La vivienda fue rematada‚Ķ No podemos permitir que esto siga ocurriendo. La Oficina del Defensor Ciudadano de Maip√ļ tom√≥ la causa del se√Īor Castillo. Como sufri√≥ un remate, exist√≠a un saldo que nadie hab√≠a ido a reclamar. √Čl ten√≠a una deuda de 7 millones de pesos y su vivienda fue rematada en 15 millones, quedaban 8 millones a su disposici√≥n. Se van a encargar de sacar ese sobrante y que tenga una mejor condici√≥n para sobrevivir o aportar esos recursos para una nueva vivienda subsidiada‚Ķ Intentamos catastrar otros casos en Maip√ļ pero no los encontramos. En Cerro Navia s√≠ existen. La Direcci√≥n de Desarrollo Comunitario nos informar√° de ellos. Volveremos a solicitar una nueva audiencia ante la Seremi de Justicia a fin de tener fecha cierta de cuando se promulgar√° la ley, e ir con personas afectadas, casos concretos‚ÄĚ.

Estrategia de usureros

La poblaci√≥n de adultos mayores es muy alta, son ancianos con ingresos m√≠nimos de 60 mil pesos, unos 90 d√≥lares. ‚ÄúPara los acreedores -agrega el abogado Mu√Īoz-, esta situaci√≥n es muy rentable; como tienen una propiedad, les entregan cr√©ditos que tarde o temprano les ser√° imposible pagar. El fin √ļltimo es apoderarse de las propiedades. Por regla general, quienes m√°s cr√©ditos les dan son las financieras informales o las Cajas de Compensaci√≥n. Existen m√°s de 700 mil adultos mayores con juicios para embargar sus bienes. Estas financieras, cajas, bancos y tiendas comerciales, seguramente har√°n un pool de demandas; despu√©s que est√©n todos los ancianos demandados, se promulgar√° la ley. Ya no les servir√°, quedar√°n fuera, sin protecci√≥n. Aqu√≠ no opera el principio del derecho penal o laboral de aplicar la norma m√°s ventajosa. Al deudor se le aplica lo que m√°s lo perjudica. En el caso del anciano con alzheimer no les import√≥ nada. No tuvo defensa. Por su enfermedad ni siquiera supo que ten√≠a una deuda. Tampoco hay equidad cuando enfrentan el tribunal. Un abogado del Banco de Chile, con magister, doctorados y veinte a√Īos de carrera, litiga contra quien defiende a un abuelito: un postulante de la Corporaci√≥n de Asistencia Judicial haciendo su pr√°ctica‚ÄĚ.

Resistencias al abuso

En febrero, deudores habitacionales protestaron en el frontis del Banco Santander, en Concepci√≥n, denunciando remates de viviendas. Representan a m√°s de 15 comit√©s de la organizaci√≥n Andha Chile Democr√°tico en Hualp√©n, Talcahuano, San Pedro de la Paz y Coronel. El dirigente Luis Carrasco, explica: ‚ÄúLos procesos de remates afectan a 50 familias, en ellas hay ancianos y ni√Īos. Est√°n rematando viviendas de vecinos que est√°n debiendo dos o m√°s dividendos. No est√°n aceptando que paguen, solo les interesa rematarlas y apropiarse de las casas lo cual es injusto, deben darle la oportunidad de pagar‚ÄĚ.

Hace tres a√Īos Rita Guerrero se atrincher√≥ en su casa en San Bernardo. Ha sido desalojada en m√°s de una oportunidad por atraso en el pago de dividendos: ‚ÄúQuieren rematarme la casa que estuve pagando con sacrificio durante diez a√Īos. Estuvimos de allegados, despu√©s arrend√© una pieza hasta que tuve la oportunidad de comprar esta vivienda. Nos atrasamos tres meses en el pago del dividendo, que es de 120 mil pesos mensuales. A veces, mi hijo pagaba entre 160 y 200 mil, y en febrero pag√≥ 300 mil, pero no nos sirvi√≥ de nada. Me quitan la casa, la vuelven a vender y en diez a√Īos m√°s, a esa otra persona que est√° pagando tambi√©n se la van a quitar y la vuelven a vender. Yo no necesito ning√ļn abogado, solamente a la organizaci√≥n de deudores. Si me viene a tirar para afuera de nuevo, si me desalojan, me voy a volver a tomar mi casa‚ÄĚ, dice.

Roxana Miranda, dirigenta vecinal, presidenta de Andha Chile Democr√°tico y ex candidata presidencial, agrega: ‚ÄúEst√°n los remates que todo el mundo lo ve, pero hay otro negocio oculto: los cr√©ditos judicializados que salen a remate pero llegan a un acuerdo final. El 95 por ciento de la cartera hipotecaria est√° en el BancoEstado, por lo tanto es ah√≠ donde se hacen estos negociados. Hace diez a√Īos, de la noche a la ma√Īana, un grupo de familias a las que se les hab√≠an entregado viviendas sociales fueron obligadas a pagar dividendos a Inverca, una caja de pago que implement√≥ Serviu y que amenazaba con quitarles las viviendas a las familias que no pagaran los dividendos. Con esas presiones comenz√≥ a cuajar un movimiento social: en sus inicios como una coordinadora, y al poco andar se le bautiz√≥ como Andha Chile. Nos hemos transformado en un tremendo movimiento social capaz de parar los abusos de los bancos y que, adem√°s, ha logrado obtener beneficios de distintos gobiernos, resistiendo y manteniendo la organizaci√≥n. Nos enfrentamos a los ladrones de cuello y corbata, tanto banqueros como pol√≠ticos piratas. √öltimamente hemos logrado ganar dos decretos: uno que ya se est√° aplicando donde se incorporan beneficios a familias cuyo monto de vivienda sea hasta 1.200 UF y sin ficha de protecci√≥n social, y otro, que est√° en tramitaci√≥n para 13 mil familias. Vivimos un momento importante no solo en la lucha de las deudas hipotecarias sino que tambi√©n hoy con los cr√©ditos de consumo. Somos los ‚Äėestafados habitacionales‚Äô. Actualmente existe el acceso a un subsidio habitacional entregado por el Estado, pero el ciudadano debe tener un ahorro previo y luego pagar mensualmente dividendos por 15, 20, √≥ 30 a√Īos. La piller√≠a est√° en los posibles atrasos que conllevan que la deuda se transforme en imposible de ser cancelada y, por lo tanto, las financieras rematan las casas obteniendo sustanciales ganancias o en su defecto, que las familias sigan pagando de por vida las deudas. Nuestro pueblo est√° humillado e indefenso frente a tal estrategia neoliberal de ingenieros comerciales, ide√≥logos de derecha, financistas, banqueros e inmobiliarias‚ÄĚ.

Manuel Mu√Īoz, relata el caso de V√≠ctor Bueno: ‚Äú√Čl ten√≠a dos cr√©ditos, cay√≥ en cesaci√≥n de pagos y lo embargaron, aunque lo hicieron todo fuera de plazo. Solicitamos las prescripciones correspondientes, pero a√ļn est√° en juicio. Don V√≠ctor sigue en la inseguridad de no saber si va a perder o no su propiedad‚Ķ Lo que hacen muchas empresas como negocio es que, en el fondo, no quieren que les paguen los cr√©ditos. Prefieren volver a pactar las deudas. Si vas a un banco o casa comercial a liquidarla no te dejan hacerlo f√°cilmente, te tramitan. Les conviene mantener deudas vigentes porque declaran un pasivo muy alto y piden cr√©ditos, como el caso de La Polar. Si los clientes pagan no se genera ese pasivo para que puedan endeudarse con fondos internacionales‚ÄĚ.

Se presentó la moción en agosto de 2012; se discutió y, en agosto de 2015, el ministro de Desarrollo Social expuso en el Congreso. Fue acogido y aprobado todo el articulado, pero hasta la fecha falta que pase por el trámite del Ministerio de Justicia y quede habilitada para la firma de la presidenta Michelle Bachelet.

El abogado Manuel Mu√Īoz, agrega: ‚ÄúTambi√©n est√° el proyecto de Inembargabilidad de las Viviendas Sociales, presentada por la diputada Karol Cariola. Pienso que la gente que obtuvo vivienda a trav√©s de un subsidio debiese ser inembargable, pues son personas de escasos recursos. Nadie cae en cesaci√≥n de pago porque quiera, sino porque sus condiciones socioecon√≥micas no les permiten seguir pagando‚ÄĚ, concluye.

 

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario