Ene 7 2021
173 lecturas

Opini贸nPol铆tica

Chile: Cambia todo o no cambia nada

Los partidos opositores abusan de la paciencia del pueblo y eso puede costarles muy caro. Al filo del l铆mite para inscribir candidatos a la Convenci贸n Constitucional, todav铆a resulta imposible consensuar una lista 煤nica -con participaci贸n tambi茅n de l铆deres de opini贸n independientes- que permitir铆a derrotar a la derecha feroz disfrazada de oveja. La obstrucci贸n de los partidos ha sido p煤blica y evidente. Detr谩s de la cortina de declaraciones, reproches y acusaciones, se percibe la tradicional 鈥渋ngenier铆a electoral鈥 que hace polvo los ideales y reduce la pol铆tica a una negociaci贸n (en el peor sentido de la palabra) para repartirse cargos y cuotas de poder.

Los partidos -PC, Frente Amplio, Federaci贸n Regionalista Verde Social, PS, PPD, PR y DC- est谩n a punto de cometer la estafa pol铆tica m谩s colosal de la historia. Ambos extremos del arco -el Partido Comunista y la Democracia Cristiana- afirman que dos listas se complementan y representan las diferencias que separan a la oposici贸n. Sostienen que ir separados no afectar谩 el resultado electoral. El argumento es de una futileza incre铆ble si se mide con el desaf铆o hist贸rico que significa terminar -en forma pac铆fica y democr谩tica- con la Constituci贸n de la dictadura y su andamiaje institucional. Los dirigentes partidarios saben muy bien que dos listas opositoras producir谩n -al menos- dos efectos mortales.

Uno inmediato: la inscripci贸n de un r铆o de listas de organizaciones sociales y pol铆ticas ajenas a ambos bloques opositores e incluso de listas individuales que sumir谩n en el caos las elecciones de Convenci贸n Constitucional, gobernadores y alcaldes del 11 de abril. El otro efecto de la ceguera (y sordera) de los partidos, ser谩 una enorme abstenci贸n de rechazo a la politiquer铆a. Este 煤ltimo factor puede causar un da帽o irreversible a la legitimidad de la nueva Constituci贸n. Todo esto sin contar las previsibles protestas callejeras de un pueblo indignado.

Partidos que sufrieron la represi贸n de la dictadura -como el PC, PS, PR y militantes del PPD-, tienen el deber moral de sepultar a la Constituci贸n de 1980. Para esto se necesita superar los 2/3 que impone la camisa de fuerza del reglamento de la Convenci贸n que la colusi贸n de partidos impuso en marzo del 2020.

驴Cu谩l es la frontera que separa a ambos bloques opositores? A mi juicio -aunque no se confiese-: la econom铆a de mercado. Sin embargo, ambos bloques han disfrutado de los embelecos del neoliberalismo y ninguno est谩 planteando proclamar una Rep煤blica socialista y menos una monarqu铆a. Sus diferencias de hoy no impedir铆an comprometerse en una lista 煤nica para alcanzar la mayor铆a decisiva en la Convenci贸n. Est谩 dem谩s intentar demostrarlo con los partidos de la ex Concertaci贸n que se dicen anti neoliberales. Y no hay que gastar demasiadas palabras en hacerlo con la ex Nueva Mayor铆a (o sea los anteriores partidos m谩s el PC).

Este 煤ltimo public贸 un libro (鈥淓l Partido Comunista de Chile y la experiencia del gobierno de la Nueva Mayor铆a鈥), en el que tuvo dos ministros y varios altos funcionarios. Uno de los autores, el diputado Daniel N煤帽ez, miembro de la comisi贸n pol铆tica del PC, sostiene: 鈥淟a presidente Bachelet pasar谩 a la historia como la mandataria que lider贸, superando el permanente boicot de la derecha, el proceso para dejar atr谩s el neoliberalismo con reformas que han beneficiado directamente a miles de familias vulnerables y de sectores medios鈥 (1).

Menos de dos a帽os despu茅s, el 18 de octubre del 2019, una rebeli贸n social y pol铆tica que sigue en curso subterr谩neo, rechaz贸 a todos los partidos. Una semana despu茅s un mill贸n y medio de personas -y casi tres millones en todo el pa铆s- marcharon en Santiago exigiendo Asamblea Constituyente. Dos meses m谩s tarde la encuesta CEP se帽al贸 que s贸lo un 2% apoyaba a los partidos pol铆ticos y apenas un 3% al Congreso Nacional. Sin embargo, han sido esos actores repudiados por el pueblo los que se han adue帽ado de la Convenci贸n Constitucional, torci茅ndole la nariz al plebiscito del 25 de octubre del 2020 que rechaz贸 la participaci贸n de los partidos y del Congreso en la Convenci贸n Constituyente.

Lo que est谩 en juego no son pitutos m谩s o menos en el Estado. La Convenci贸n, triste caricatura de una Asamblea Constituyente, es la oportunidad 煤nica -por v铆a pac铆fica y democr谩tica- de cambiar los fundamentos y soportes institucionales del pa铆s para avanzar a una democracia participativa y solidaria. Es la hora de todo o nada. Se ponen a prueba las convicciones democr谩ticas. 鈥淐hile no va a cambiar mientras las elites no suelten la teta鈥, afirm贸 hace a帽os -en un rapto de sinceridad- el expresidente de la Sociedad de Fomento Fabril, Felipe Lamarca. El viejo conspirador confes贸: 鈥淗ay que corregir el modelo鈥 Es un sistema que s贸lo tiene de mercado el nombre, pero todos los poderes est谩n concentrados, el chorreo funciona a goteo鈥 (2).

En este momento hist贸rico si no se conquista todo, no se consigue nada. Es la 煤nica oportunidad de retomar el camino de las conquistas sociales y pol铆ticas que el zarpazo militar-empresarial interrumpi贸 en 1973.

El cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa convirti贸 el dilema en canci贸n: 鈥淓l que no cambia todo, no cambia nada鈥 (3).

 

Notas

(1) www.elmostrador.cl 6/1/2017.

(2) La Tercera, 9/10/2005.

(3) 鈥淭riunfo agrario鈥.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario