May 27 2009
757 lecturas

Sociedad

Chile: Casa del Escritor declarada monumento histórico

Virginia Vidal*

La Casa del Escritor ha sido declarada Monumento Histórico por el Consejo de Monumentos Nacionales. El directorio anterior de la Sociedad de Escritores de Chile acordó por unanimidad iniciar el trámite de declaratoria de Monumento Histórico ante el Consejo de Monumentos Nacionales en el 2007. Sustentamos nuestra solicitud en los méritos de este edificio construido en 1927 por Julio Machicao.

Este distinguido arquitecto fue de los primeros que participó en el movimiento renovador de la arquitectura nacional imprimiendo un sello muy original a su obra.

La sede de la Sociedad de Escritores, ubicada en la calle Almirante Simpson Nº 7, comuna de Providencia, Región Metropolitana, es propiedad de los escritores desde 1962, cuando su presidente Rubén Azócar y su directora Ester Matte gestionaron su adquisición con el auspicio del presidente de la república Jorge Alessandri. Ya había ido declarada inmueble de conservación histórica por la Municipalidad de Providencia (Decreto Nº 131 de 2008).

Hace algunos años el poeta César Millahueique valoró la importancia histórica y artística de este edificio fotografiando los más relevantes aspectos. Luego apreciaron las cualidades y buen estado de conservación del edificio los arquitectos Víctor Calderón, Patricio Basáez, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile, y en visita posterior el arquitecto Jorge Atria Lannefranque, de la Universidad Mayor.

El arquitecto Patricio Basáez se ganó, junto a las investigadoras Pilar Castellón y Alicia Campos, el proyecto Fondart Nº 66361 con el objetivo de preparar el expediente para la declaratoria de protección del edificio de la SECH (1). Jorge Atria y sus alumnas egresadas de Arquitectura no sólo apoyaron esta iniciativa, es así como Pamela Diaz y Alicia Prado realizaron su tesis sobre los vitrales de la Casa del Escritor (2).

Patricio Basáez en su acucioso expediente ha puesto énfasis en los valores sociales, históricos y arquitectónicos de esta casa cuyo indiscutible valor corresponde a un importante período histórico urbano de la ciudad de Santiago. Julio Machicao nos legó una verdadera joya característica de la arquitectura de mediados de la década del 20, que posee elegantes detalles ornamentales, propios de una rica imaginación creadora. Es evidente su riqueza de materiales: parquets, mármoles, ricas maderas, herrerías. No faltan elementos góticos como las extrañas gárgolas. Le imprime belleza la fuerte influencia del art decó en su ornamentación y debe su luminosidad interior a los bellos vitrales que combinan dibujos provenientes del estilo Tudor con intervenciones circulares, próximas al art nouveau, cuyo autor hasta ahora se desconoce.

Es bueno que todos los intelectuales sepan que esta “propiedad de los escritores” por ley no es enajenable, sólo la pueden usar mientras existan como gremio unido. Conviene esta aclaración porque muchos torpes imbuidos del mercadeo han protestado porque siendo declarada Monumento Histórico no se podría vender.

Se suele incurrir en un error, también provocado por la falsa información de una página informática de la SECh, al aseverar que la Casa del Escritor la consiguió Pablo Neruda. Esto no es efectivo y reconocer la verdad no menoscaba al vate. Cuando Rubén Azócar fue elegido como director de la SECh (1961), también salió Ester Matte con la más alta mayoría. Ella decidió hacer una gestión ante su tío Jorge Alessandri, el presidente de la república, para obtener una sede y la consiguió.

Se comprende que con el feliz suceso, Rubén Azócar llamara en primer lugar a su amigo Pablo Neruda, ex presidente de la SECh, para que conociera la casa. Éste gestionó con la Embajada de México la habilitación de una taberna como sector de esparcimiento y tertulia para los escritores, idea que pronto se materializó. La taberna de los escritores recibió el nombre de Refugio López Velarde. La Embajada de México se encargó de su habilitación y donó mobiliario y la vajilla estampada con el sello de la SECh.

Es inherente a la Casa del Escritor su condición de espacio de libertad y democracia siempre abierto a las artes y las letras entre los años 1973 y 1990.

* Periodista, escritora.
En Anaquel Austral

http://virginia-vidal.com

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario