Feb 2 2006
438 lecturas

Ambiente

CHILE: CRECE LA CONCIENCIA AMBIENTAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Hace unos meses, Joe Vasconcellos presentó su último disco, Banzai. Una producción con un claro contenido social realizada en forma –no podía ser de otro modo– independiente. Una de las canciones se relaciona con la protección de los océanos: Los peces no lloran. Gabriel Pizarro, de radio Universidad de Chile, conversó con ambos, para ahondar en los detalles de la labor de Oceana junto a Vasconcellos.

¿En qué se plasmaría tu trabajo con el que realiza Oceana?

J.V.: Yo siempre he ofrecido mi espacio para tratar temas que a mí me preocupan, como es el medioambiente. A mis 46 años, he visto la decadencia del medioambiente, he visto el descaro de las autoridades frente a estos temas, he visto como Santiago se vuelve cada vez más una ciudad contaminada. Como artista, no puedo estar ajeno a eso, ahora más como padre de familia.
fotoEn Oceana encontré unos aliados con mucha capacidad de acción, con mucha capacidad para ofrecer información. Cuando yo estoy sobre un escenario, llamo la atención con los datos que me entregan. Al momento de cantar Los peces no lloran menciono la pesca de arrastre, Pascua Lama y todos los conflictos que están pasando a nuestro alrededor.
En cuanto artista, me corresponde informar lo que está pasando y la gente luego puede visitar la página-web de Oceana y profundizar en estos asuntos.

Actos de destrucción

Hoy hay un particular acento con lo que ocurre en el norte con Pascua Lama, un tema más de mucho fundamento…

J.V.: Aunque no corresponde sólo a las organizaciones del medioambiente este asunto, ellas tienen que unirse y llamar la atención en Pascua Lama.
Este proyecto, junto al de la Patagonia, es un acto más de la destrucción. Nos podemos quedar sin nada. Sólo con un país extremadamente contaminado, con un país en el suelo por los desastres ambientales. Hay una nación que se merece más respeto. Una manera de responder por parte de las autoridades es hacer bien las cosas.
Lo que sucede con Pascua Lama es indecible.

A medida que te vas adentrando en el tema ambiental, ¿vas endureciendo más tu postura?

fotoJ.V. Es que la situación amerita una actitud más fuerte, con mayor convicción para defender lo que uno cree. Hay momentos que uno sólo ofrece rosas y lo único que recibe son cachetazos. La verdad es que creo que es importante mantener una postura activa y fuerte.

Tiene que ver un poco eso con las ilusiones truncadas, cuando las expectativas se ven frustradas…

J.V.: Por supuesto. Hay que endurecerse sin perder la ternura jamás. Hay que mantenerse firme.

Revitalización y política

(El entrevistador a Marcel Claude): ¿Cómo trabajarán en conjunto con el caso Pascua Lama?

M.C. Pascua Lama nos demanda un tipo de trabajo cultural, llegando más a la gente (porque) hemos llegado a la conclusión de que nuestro trabajo es un trabajo político. En definitiva …tenemos que generar una demanda ciudadana por el cambio institucional, por un cambio social, para modificar los criterios que se utilizan en la toma de decisiones, para influir en las políticas públicas. Ahí se resuelve el tipo de proyectos de inversión, de educación, el tipo de mensajes valóricos que se implementan en una sociedad.
Es una revitalización social, considerando la experiencia última en términos de lo que ha sido la crisis de los paradigmas políticos que iluminaron la conciencia universal durante el siglo XX, como el socialismo, la socialdemocracia, el social cristianismo. Estos proyectos han perdido vitalidad como discurso, han fracasado en su intento por materializar la promesa que ellos han sostenido.

¿En el trabajo de Oceana está esa revitalización?

M.C. En Chile no se hizo, pero en el mundo hubo conciertos y eventos culturales por la pobreza. Fueron masivos y exitosos, por eso vemos que hoy la música es un potencial de movilización ciudadana.
Sin ánimo de banalizar la cultura, es necesario politizar estas manifestaciones. Me refiero a promover un cambio en el comportamiento de la gente, en los intereses de la gente. Ahí existe un camino, que en Chile no se ha recorrido y que nosotros queremos echar a andar. Y el trabajo con Joe es muy buen paso en esa dirección.

foto
¿Te has sentido así? ¿Crees que es politizar un mensaje de esta forma. Darle poder a la gente de esta manera? ¿Hay una crítica también a los grupos musicales en torno a emitir un mensaje muy funcional?

J.V.: Para mí, el acercamiento con Oceana me satisface porque, al hablar de los temas de las organizaciones, la gente se informa, quiere conocer más. Me siento respaldado por Oceana. Es un hermano mayor, que me respalda.

Política y cultura

Los artistas plantean sentir temor por sostener algunos discursos políticos y Oceana ha sido censurada.

M.C. Hay que hacer una importante distinción. En los años sesentas hubo muchos movimientos políticos que lograron vincularse con la acción cultural, pero era más militante, más ideológico. Nosotros hoy no estamos buscando instrumentalizar, sino que hacer de lo cultural una promotora del cambio, y no un brazo político.
El tema del medioambiente, una buena relación entre hombre y naturaleza ha estado hace muchos siglos en el ideario de la humanidad, y ha estado preservado en el mundo cultural, en la armonía, en lo artístico… El camino es otro: hacer que la cultura entre en la política y se manifieste en una demanda ciudadana por mejorar el estado de las cosas.

¿Es esta forma la que valida aún más el tema medioambiental?

J.V.: Yo creo que sí (aunque) jamás me he vinculado a partidos políticos. Esto tiene que ver con medioambiente, con la sobrevivencia. Es un llamado de atención. Si yo me vinculo a un partido político después no tengo cara para presentarme delante de la gente, mi trabajo es parecido al de un juglar.
Vivimos del sentir de la gente. El hecho de hablar del maltrato al medioambiente es un acto político, pero no me voy a poner una bandera. A través de Oceana, yo veo lo que realmente sucede con el medioambiente.

M.C. Hay una cierta tendencia en Chile a desvalorizar la cuestión política. Es un mecanismo para despolitizar a la sociedad, para alejar a la gente de la política. Es una forma de arrebatarle poder a la ciudadanía. Pero la acción política no significa sólo ser parlamentario o ministro, es también ser un ciudadano conciente, ser una persona que trabaja por cambiar las cosas.
foto Todos somos capaces de transformar la realidad. Lo que aquí nos mueve son las emociones, la razón es sólo instrumento que nos permite ser eficaz. En este sentido, rescatar la función ciudadana de la cultura es importante.

: Desde los artistas ¿cuántos más se suman a esta lógica? ¿Cuán importante es que los artistas se involucren en estos temas?

J.V.: Es fundamental que esto suceda. Lógicamente, estamos en un país donde aún tenemos muchos temores, donde los artistas no se arriesgan porque tienen miedo que la televisión no los contrate.
Creo que las nuevas generaciones de bandas musicales vienen con la película más clara. Me refiero a los que no buscan sólo los cinco minutos de fama. Yo no le tengo miedo a la censura, vengo del grupo Congreso, que hizo resistencia durante la dictadura. Sigo fiel a mis principios.

Los jóvenes

En rigor, tú siempre te has relacionado con gente muy joven ¿Ves este análisis en las nuevas camadas?

J.V.: Hay una nueva generación de artistas que no tienen espacio en ningún lado, pero si tú vas a los circuitos donde tocan ellos (observarás que) tienen esta sensibilidad. Ahora, obviamente, es distinto; pero las banderas aún existen, estamos llenos de banderas, es cuestión de elegir.

¿A Oceana le interesa plasmar esto con más gente?

M.C. Es parte de la estrategia que nosotros hemos decidido adoptar, porque hemos hecho muchos esfuerzos con el mundo político, pero ha sido un fracaso.

fotoLa capacidad transformadora de un político es nula, son administradores funcionales del status quo. En cambio, las actividades vinculadas a la música nos sirven para modificar las cosas. Es un proceso de revitalización.

Ahora se viene con fuerza el tema de Pascua Lama…

M.C. Lo más probable es que el 23 de febrero el gobierno apruebe el proyecto. El proyecto ya está negociado y políticamente autorizado. Los gobiernos de la Concertación no tienen los espacios de libertad para rechazar un proyecto como Pascua Lama.

——————————–

Radio de la Universidad de Chile:

www.radio.uchile.cl

Fundación Océana:
www.oceana.org

Nota
Pese al pesimismo existente frente a la posible acción del Estado en pro del ambiente natural durante el gobierno que asume en marzo, Océana dirigió una carta a la presidenta electa, señora Michelle Bachelet, reclamando por medidas para proteger el área que según los expertos del país y del exterior será irremisblemente dañada por los trabajos –por otra parte ya comenzados– de la minera canadiense Barrick Gold. La señora Bachelet cuando candidata se comprometió en desarrollar una política de protección ambiental y ecológica. Hasta el depacho de esta nota no se tiene conocimiento en la redacción de que esa carta haya recibido respuesta.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario