Mar 4 2013
1482 lecturas

OpiniónPolíticaSociedad

Chile debe dialogar con el pueblo Mapuche

Chile parece ser un pa√≠s estable y tranquilo, pero en este pa√≠s del sur del mundo hay un conflicto profundo con su pueblo originario, se√Īalan en una nota las ¬ęautoras invitadas¬Ľ por el diario El Pa√≠s de Espa√Īa, Macarena Lladser y Macarena Ovalle, que reproducimos:

Los Mapuche han sabido resistir a todo aquel que ha intentado usurpar sus tierras y tradiciones. Los conquistadores espa√Īoles llegaron hasta el norte del r√≠o B√≠o B√≠o donde entendiendo muy bien que era un l√≠mite que significaba m√°s sangre de la que estaban dispuestos a pagar.

Hasta 1881 el pueblo Mapuche fue independiente del Estado de Chile, hasta que este decidi√≥¬† poblar el sur del pa√≠s, ofreciendo a colonos tanto chilenos como extranjeros tierras en la zona de La Araucan√≠a, cedi√©ndolas legalmente y reduci√©ndolos en peque√Īos territorios. De esta forma se instala un doble no reconocimiento, por un lado de los Mapuche al Estado chileno y del Estado chileno a los Mapuche como pueblo originario. Tanto es as√≠, que hace 20 a√Īos que a√ļn se sigue discutiendo en el Congreso su reconocimiento constitucional como pueblo originario.

Si bien la demanda por la restituci√≥n de tierras se arrastraba por d√©cadas, fue a partir del proyecto de Endesa, que contemplaba la construcci√≥n de una central hidro√©lectrica en el Alto B√≠o B√≠o, lo que provoc√≥ mayor expectaci√≥n p√ļblica. Este proyecto implicaba que las comunidades Mapuche de esta zona deb√≠an ceder tierras sagradas en pos del crecimiento econ√≥mico que dicta el sistema neoliberal en que el mundo se mueve por estos d√≠as, donde la naturaleza resulta ser un bien de mercado.

Las im√°genes televisivas de las negociaciones entre los representantes de las comunidades mapuches y los directivos de la empresa espa√Īola Endesa muestran duras discusiones, muchas veces con ‚Äúplatos volando‚ÄĚ, porque al parecer los Mapuche no aceptaban las condiciones que se les ofrec√≠an. Lo que no muestran es que las aguas de la Central Ralco inundaron cementerios ancestrales y que las tierras que les concedieron a losMapuche como compensaci√≥n por la ocupaci√≥n de sus territorios no eran aptas para el cultivo, provocando m√°s vulnerabilidad en una zona ind√≠gena que concentra los m√°s altos √≠ndices de pobreza del pa√≠s.

La falta de comprensión y diálogo ha hecho que los canales políticos se hayan cortado entre todas las partes, y que ciertos sectores hayan radicalizado sus reivindicaciones.

Durante esta √ļltima d√©cada ha sido com√ļn ver por los grandes medios de comunicaci√≥n chilenos, cuyos propietarios pertenecen a las c√ļpulas de poder del pa√≠s, la lucha entre comuneros Mapuche y la polic√≠a armada, especializada en detener este tipo de actos violentos. Para justificar estas acciones por medio de la polic√≠a, el Estado ha aplicado la ley antiterrorista para allanar comunidades y encontrar a los responsables de los actos violentos. A√ļn siguen cerrados los canales del di√°logo y la demanda de las tierras ha sido silenciada tras la propaganda de que el pueblo Mapuche se ha convertido en un problema de seguridad nacional.

El √ļltimo caso que ha colmado las noticias en Chile tiene que ver con el incendio en el fundo de la familia Luchsinger, cuyos due√Īos murieron en el siniestro. Tras lo acontecido, y durante la visita que el Presidente Sebasti√°n Pi√Īera hizo en la zona, √©ste realiz√≥ un discurso que mucho hace recordar al que emiti√≥ George Bush tras el atentado de las torres gemelas: ‚ÄúO est√°n con nosotros o est√°n con el terrorismo‚ÄĚ.

Al margen de frases tan categóricas como ésta, en Chile necesitamos diálogo. Hasta el momento estamos teniendo monólogos sordos de un lado y del otro. Las políticas generadas por todos los gobiernos de la Concertación no han hecho más que alejar las partes, y hoy todo parece en punto cero.

Debe existir un proceso de sinceramiento por ambas partes. Los vacíos legales deben llenarse con leyes inclusivas y no represivas. Chile debe reivindicar a su pueblo originario y conseguir la forma de devolver/reparar las tierras ancestrales. Debemos aprender a querer al pueblo Mapuche, dejar de mirarlo con distancia, abrazar y comprender una cultura que es propia de nuestra tierra. Chilenos somos todos, y si no lo entendemos como tal, el conflicto podría ascenderá a escalas inimaginables.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment√°rio

    Comentarios

    1. Antonio Casalduero Recuero
      8 marzo 2013 1:54

      Un aporte hist√≥rico al tema: el coronel Cornelio Saavedra fue el militar encargado de ¬ępacificar la araucan√≠a¬Ľ, √©l fue quien fundo en 1881 Temuco, Curacaut√≠n y otras, pero lo m√°s significativo fue que este militar inici√≥ su trayecto al sur desde Concepci√≥n, algo m√°s al poniente, abarcando todo el litoral de esa zona, el ¬ęlafquenmapu¬Ľ; a cuanto mapuche que encontraban a su paso, lo deten√≠an, con un corvo lo abr√≠an en canal desde el cuello hasta la pubis, y luego los dejaban colgados de los √°rboles, estando a√ļn vivos, luego sub√≠an a sus caballos y prosegu√≠an su marcha hacia el sur. Este coronel Cornelio Saavedra fue uno de los militares m√°s sanguinarios que haya deambulado por esa zona mapuche. Obviamente que los dem√°s mapuches estaban aterrorizados, hu√≠an a los cerros, se escond√≠an en quebradas. Luis Vitale toca este aspecto de la pacificaci√≥n de la araucan√≠a en su obra ¬ęInterpretaci√≥n marxista de la historia de Chile¬Ľ.