Jun 12 2007
366 lecturas

Economía

Chile, estudiantes secundarios. – AMENAZADOS Y SOLOS –COMO LAS MUJERES

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Con los jóvenes, niños y niñas, es parecido. Y ahora con los secundarios requete parecido. Se los usa cuando se quiere justificar el futuro de Chile, pero se los niega cuando ya no actúan dentro de los límites impuestos.

Cual padres y madres agresores, justifican algo tonto o mal hecho diciendo “lo hice por mis hijos”, y cuando llegan a la casa, los obligan a pedir perdón por haber actuado con autonomía. Encuentran que andan “muy alzados”, que ahora “contestan” y que no están nunca de acuerdo con los adultos… “Muy rebeldes”.

foto
¿Movimientos sociales como Farándula?

Al movimiento secundario, lo alababan, chochos los padres con sus “¡hijos de tigres!”. “Anda en toma el cabro, sí es choro mi cabro”… Pero eso era el 2006. Ahora: “Ya se están pasando”, “dan problemas”, “se pusieron violentos”… ¿Y cómo andamos por casa?

La “reeducación” de los medios a la opinión pública, no ha ido a pérdida. Aprendimos: nos interesa el impacto, no el contenido ni el sentido. Por un par de días todo el mundo habla de algo, luego lo deshecha. Te ven solamente si sales en la tele, aunque estés años denunciando lo mismo. Los mismos que te catalogaron de fanática, te legitiman hasta el próximo impacto…

$hile es una comunidad que aprendió a funcionar como la farándula, de crimen en crimen, de imagen mediática en imagen mediática, de foto pilucha a combos de fútbol o de consejo municipal… Y también los llamados movimientos sociales, indiferentes a lo que le pasa a la otra. Los mismos que el año pasado usaron las marchas secundarias, ahora no muestran ni la hilacha. Fueron noticia, ya no lo son, quieren dar vuelta la hoja.

foto Burladas y radicales

Una líder expulsada del colegio, burlada por el “chistoso” ministro del Interior Belisario Velasco, que risueño manda a desalojar las tomas con fuerzas especiales y violencia, y nadie le discute.

(Al respecto puede leerse en esta revista aquí, El ministro y la estudiante, de Ricardo Salcedo).

Además culpabilización: “ellos provocaron la violencia policial”. (Ninguna novedad, a muchas mujeres, varones que se creen Belisarios y que también son burlones, las acusan de provocar). Dicen que los alumnos tiraban ácido y entonces merecían un pelotón de pacos con fusiles y cascos como en un golpe de Estado, que los moretones de los jóvenes heridos, se los hicieron solos, pero que las lesiones de los carabineros son culpa de los estudiantes.

Las secundarias rebeldes, desde hace un par de semanas comenzaron silenciosas. Sólo unas pocas, porque esas “masas” que alaba tanto la izquierda reaccionaria, no aparecían. Presumimos que por culpa de los miedos arribistas sembrados por sus padres y madres (dependencia afectiva se llama eso y es igual que en las mujeres que aceptan la violencia). Presionados por el éxito o la pobreza que los adultos les han contado que “se supera con buenas notas y obediencia”. No les han confesado, o no saben, que sólo se cambia con rebeliones.

A la derecha no le ha gustado nada este inicio radical y desintitucionalizado, así es que ha estado dando agarrones. Sus medios masivos se han ensañado en el desprestigio a estas nuevas marchas y tomas que llegaron a 11 Liceos, y que se han bajado y subido según la contingencia.

foto
En la caja de idiotas, la palabra la tiene exclusivamente la ministra de educación Yasna Provoste (der.), quien cual madre regañona, niñita perfecta, matea histórica, sin asco, se hace cómplice de la represión.

Ya en mayo, algo parece haberse filtrado –nada raro– porque empezaron a acusarlos de “desordenados”, de estar en “su peor momento”. Para hacerlo, se aprovechaban de las palabras de una chica buena de un centro de alumnos, que se quejaba de los colectivos que definía como disidentes. La periodista que escribía la nota (una buena esclava, al parecer) completaba la idea diciendo que “estos grupos son pequeños, con diversas motivaciones políticas, fueron aceptados dentro de la asamblea en medio de la efervescencia del año pasado, y ahora provocan la crítica de quienes se supone son los más indicados para decidir dentro de la organización: los presidentes de centros de alumnos”.

¿Quién supone que los presidentes de centros de alumnos son los más indicados…? Ella pues, acostumbrada la chiquilina a ser “la preferida” de la institución, la preferida del jefe, del marido, del papá, del cura, del secretario general, del que tenga el poder (sea el que sea)… y tiritando de miedo ante la autonomía.

Sí tienen demandas

A un año del movimiento anterior, no bastó con meterse la mano al bolsillo, creían que podían embelesarlos con unas becas, que así los cambios estructurales exigidos, pasarían piola.

foto El estado liderado por la presidenta socialista ha seguido siendo un mero observador del “apartheid” escolar, de los hijos de los pobres condenados a ignorantes (con malas o buenas notas, pero ignorantes igual). Y la Concertación, mientras observa este panorama, saca sus garras y su ley de responsabilidad penal juvenil, para meter presos a los jóvenes llevándolos a centros “especiales”, sin baños, con la caca hasta el cuello y funcionarios cansados de las escasas monedas que constituyen su sueldo.

No ha derogado la PSU que sigue siendo un filtro inepto, clasista y manipulador, pero “les da becas”. No hay pase escolar gratuito, pero hay transantiago y los niños y niñas pobres hacen cola y siguen siendo humillados por los adultos y los chóferes que no tienen miramientos si el chiquillo o chiquilla no lleva apellido, su sangre, ni está pasado por su flamante libreta de familia.

Era claro que las secundarias se iban a enrabiar más que antes. Acaban de exigir a Bachelet que se pronuncie acerca de sus demandas. O sea, que no las siga negando. Una líder explica que no se trata de plata, sino de parar con “la humillación cotidiana, la explotación vivida por nuestros padres”, de exigir “nuestro derecho a una educación digna, gratuita, estatal y de calidad», y de paso “no sólo financiada, sino administrada por el Estado”. ¡Chúpate esa!

Aún no dicen nada del aborto, la pastilla del día después, el condón que no se distribuye en los liceos, y no saben que por ser jóvenes no tienen derecho a denunciar violencia de pareja… Ya lo verán.

foto
Por ahora, si llegan a fortalecer su movimiento desde la autonomía, las burlas se endurecerán, los acusarán de nuevo de “ultravegetarianos” (o sea “veganos”) que parece que para la psiquis institucionalizada es algo “súper peligroso”.

Y —de manera menos chistosa— los chantajearán con la ley de responsabilidad penal juvenil, y más expulsiones.

Toda maquinaria institucional sufre urticaria con la autonomía. ¡En buena hora, secundarias!

———————————-

* De Memoria Feminista / Feministas Autónomas.

memoriafeminista2004@yahoo.es.

Addenda
HABLA EL PRESIDENTE DEL COLEGIO DE PROFESORES

El presidente del Colegio de Profesores, Jorge Pavez, hizo un llamado a las autoridades a que “no se criminalice a los estudiantes. La represión no es respuesta para las demandas políticas y esperamos planteamientos en el ámbito del debate de ideas, más que en la acción policial. Nosotros convivimos con los estudiantes todos los días, en el aula y fuera de ella, por lo tanto nos preocupa su integridad y estaremos muy atentos a cualquier intento de vulneración de sus derechos”.

Respecto a la movilización pingüina, Pavez afirmó que el Colegio de Profesores “ha construido una sólida relación con el movimiento secundario en base al respeto irrestricto por su autonomía y por sus procesos de toma de decisiones. Hemos tenido una línea clara de no intervención, deploramos a quienes eventualmente pretendan manipular este movimiento y esperamos con mucha atención el resultado de su deliberación interna”.

El dirigente indicó que “estamos viviendo momentos muy importantes, donde se están discutiendo proyectos de ley en el Parlamento y donde algunos sectores quisieran que nada cambie. Todo lo que hemos avanzado en esta lucha ha sido en base a la unidad de estudiantes y profesores. Tenemos la convicción común de que los cambios deben ser estructurales y, por lo tanto, nuestra voluntad es continuar en una línea de trabajo unitaria para que nuestro país tenga una educación más justa”.

Pavez agregó que “la movilización es una herramienta legítima para producir cambios. Algunas de las demandas que se han entregado, como la desmunicipalización de la educación, ha sido planteada por nosotros desde hace años. El movimiento secundario, más allá de los procesos de articulación que están viviendo para uniformizar posiciones, ha representado desde el año pasado un sentir muy profundo de la ciudadanía. Compartimos con ellos, como muchos chilenos, que este sistema educativo no da para más”.

(En boletín de prensa del Colegio=.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario