May 25 2004
700 lecturas

Política

Chile: La Concertación en déficit grave

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La cuenta a la Nación del Presidente Lagos incluyó realizaciones muy positivas: Nueva Ley de Matrimonio Civil, Nueva Institucionalidad y mayores recursos para la Cultura, más y mejores carreteras, incremento del presupuesto público destinado a la educación, aumento sustantivo de los préstamos a microempresarios.

También anuncios muy buenos: Incremento de los recursos para la salud. Reajuste del  9,3 % a las personas mayores de 75 años que reciben pensión mínima. Reajuste del 18,8 %  a las personas mayores de 75 años que reciben una pensión asistencial. Montepío equivalente al 60 % de la pensión del marido que fallece para las mujeres que reciben del INP una pensión de viudez.

Sin embargo, no existen anuncios, pronunciamientos categóricos y propuestas de soluciones de  temas esenciales para la vida de los chilenos.

Ausencia de una Política de Integración Latinoamericana, que nos ha conducido a un aislamiento con nuestros vecinos y con los organismos de integración que se han creado en esta parte del continente.

El Mensaje carece de propuestas sustantivas frente a la grave situación de desempleo -en Chile las estadísticas del gobierno considera empleada la persona que ha trabajado más de una hora a la semana-; la regresiva distribución del ingreso, una de las peores del mundo; y el incremento de la  inseguridad ciudadana; la imprescindible mejoría de la calidad de la educación; la reforma a la salud rechazada por sus trabajadores y usuarios; la excesiva concentración de la riqueza; la desnacionalización del cobre; la venta al sector privado de las principales empresas de todos los ciudadanos.

Chile tiene uno de los Estados más pequeños del mundo. Uno de los regímenes de tributos, a quienes más ingresos tienen, de los más exiguos del mundo. Insuficiencia de políticas y recursos para el cuidado del medio ambiente.

                

A fines del siglo XIX nuestro país tenía un desarrollo semejante al de Suecia. Nuestro territorio es riquísimo en recursos naturales, con características especiales como las mayores reservas de cobre del mundo, la corriente fría de Humbolt, un clima privilegiado y variado, un extenso mar, etc. Por otra parte Chile es uno de los países en que se trabaja más horas a la semana.

Naturalmente esto es responsabilidad de todos los ciudadanos y de algunos gobiernos extranjeros. Pero la mayor responsabilidad es de los gobiernos chilenos y los dirigentes de los partidos políticos.

La Concertación (partidos que forman el gobierno) tiene conciencia del problema, y ha prometido en sus programas de gobierno: más  
democracia, participación y derechos de los ciudadanos.
 Dicen los de 1993 Y 1999:
“Debemos avanzar en un sistema participativo que contenga mecanismos y normas que permitan a la comunidad incidir en el diseño, ejecución y evaluación de la gestión pública en todos los ámbitos y niveles (…) Desarrollando un modelo de gestión pública transparente, abierto al control ciudadanos…?”(1)
*Facultad del Presidente de la República para recurrir al Plebiscito.(…) Iniciativa Popular de la Ley (…)La participación ciudadana debe ser el eje central en el nuevo Estado que  la modernización pretende configurar (…) La profundización de la democracia social y plural sólo es posible con la participación masiva de la ciudadanía en los procesos de decisiones que afectan su vida (…) Poner en práctica formas consultivas de participación y decisionales cuando corresponda..” (2)

Nada de esto se ha cumplido y el Mensaje del presidente Lagos no aludió a ninguna de estas promesas y propuestas de los Programas de Gobierno de la Concertación.  Tampoco se consideraron en el Proyecto de Reformas Constitucionales recién presentado al parlamento.

Consultar a la ciudadanía

En Chile un ciudadano de 40 años sólo ha podido expresarse libremente en 15 oportunidades y únicamente para elegir autoridades. El último plebiscito fue hace 16 años.

Si se le pregunta a cualquier autoridad, mandatario o representante de los ciudadanos si está de acuerdo con incluir en la Constitución el plebiscito y la revocatoria de autoridades todos ellos responden que sí. Pero nada se hace. Falta voluntad política.

No puede aducirse que sea difícil de llevar a cabo. Porque ya ha sido realizado. Por primera vez en la historia de Chile un grupo de ciudadanos y personalidades de la sociedad civil ha venido organizando en forma sistemática consultas ciudadanas desde el año 2.000 hasta Enero de 2004, tiempo durante el cual han votado 228.544  chilenos en 30 comunas del país, con su carné de identidad y firmando el registro correspondiente.

  
Todo este proceso ha sido público. Sólo el voto ha sido secreto. Estas consultas no se han realizado en  contra ni a favor del Gobierno.

Las tres últimas Consultas Organizadas por los Ciudadanos fueron realizadas, este año 2004 en Santiago y Quilpué y en Viña del Maren 2003. Votaron en total 19.961 personas. En Santiago los escrutinios fueran hechos por la Universidad de Santiago y en Viña del Mar por la Universidad Católica de Valparaíso.

– El 92,64 por ciento -18.492 personas- se pronunciaron por incluir el plebiscito en la Constitución y las leyes.

El 81,90 por ciento -16.348 personas- opinaron que el sistema de revocatoria de las autoridades debe incluirse en la Constitución.

Notas:
(1) Bases Programáticas del Segundo Gobierno de la Concertación. Páginas 28 y 29 año 1993.
(2) Bases Programáticas para un Tercer Gobierno de la Concertación, Junio año 1999. Páginas 1-27-31-47-127 y 146. 

 
…………………………………
* Presidente del Movimiento por la consulta y los derechos ciudadanos
(econdeza@entelchile.net).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario