Jul 2 2008
301 lecturas

Sociedad

Chile: la educación en marcha, raptó la policía a una estudiante

J. Aguilera*

No significó nada para los medios periodísticos que el 25 de junio a las 10 de la mañana fuera raptada la estudiante Alejandra Saavedra, del Liceo Confederación Suiza, entonces en toma. El hecho ocurrió en la estación Baquedano del Metro de Santiago.

Había una movilización estudiantil; Saavedra se separó de sus compañeras y compañeros con el objeto de hacer una llamada telefónica para mejor coordinar con otros grupos. Procedía a efectuar la llamada cuando personal del GOPE –grupo de operaciones especiales de la policía uniformada– la interceptó exigiéndole la presentación de su cédula de identidad.

Quiso enseñarla. No pudo: debía hacerlo en una comisaría, le dijeron. Sin más fue obligada a subir a un vehículo policial en el que ya había otras estudiantes apresadas. Todas mujeres.

"Siéntate sin levantar la cabeza, nada de celulares, está prohibido hablar" fueron las instrucciones que recibió. Dos de ellas quisieron protestar. Sufrieron maltratos de palabra y obra. Y no las llevaron al recinto policial. Después de un largo trayecto las fueron liberando en distintos puntos de la ciudad.

Alejandra Saavedra, vocera estudiantil, debió bajarse del vehículo en la comuna de San Miguel a las 12:30.

Si las fuerzas policiales pretendieron amedrentar con la agresión, fracasaron. La asamblea de padres y apoderados de los alumnos en toma del Liceo Confederación Suiza no cejará en su lucha por una educación digna para todos. "Por cada golpe que le den a un hijo –dicen– se sumará otro padre a la lucha".
 

* Del Equipo CECT (Comisión ética contra la tortura).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. socio
    27 julio 2008 2:09

    La represion en Chile esta recien empezando, es hora de que afronten la realidd y que acepten que el Estado chileno, sin importar que gobierne la alianza o la concerta, empleara mecanismos de represion tan brutales como los de Pinchet.