Abr 3 2008
216 lecturas

Política

Chile: – LA MUERTE NO LLEGÓ SOLA. TUVO AYUDA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Johnny sufría de problemas cardíacos y, a consecuencia de los constantes azotes propinados por carabineros, durante su detención, comenzó a sentir dolor en el pecho y un brazo. El policía a cargo de su vigilancia, le dijo que sólo le daría atención cuando lo viese “tirado en el suelo, tiritando y vomitando”.

La denuncia fue formulada por jóvenes hip-hoperos de esa comuna quienes sostienen que el joven mapuche, miembro del colectivo Puño en Alto, había permanecido detenido desde la noche del 29 de marzo hasta las 16 del día siguiente. Los agudos síntomas del problema cardíaco se iniciaron en la misma comisaría. Sólo fue inyectado con calmantes en un servicio de urgencia pero desde allí Carabineros lo llevó nuevamente a la celda.

Según una declaración dada a conocer por la Red HipHopactivista de Pudahuel, la marcha finalizó con la inauguración de la Plaza 29 de marzo, en la intersección de las calles La Estrella con San Francisco, cerca de las 21:20. Señalan los testigos:

“Al llegar a dicho lugar, los asistentes fuimos fuertemente rodeados por un numeroso y excesivo aparataje de Fuerzas Especiales, y tras leer por última vez el comunicado a la población y hacer público el monumento a los luchadores sociales caídos durante la dictadura y en democracia, los participantes iniciamos tranquilamente la retirada del lugar. En aquel momento, el contingente policial inició una verdadera cacería contra los asistentes, logrando detener de manera extremadamente violenta a cerca de 30 manifestantes.”

Agregan que en ese momento Johnny, junto a otros dos compañeros del colectivo Puño en alto, eludió la detención, pero diez minutos más tarde, mientras caminaban por la Plaza Víctor Jara, fueron interceptados por un furgón del GOPE (Fuerzas Especiales de Carabineros). Afirman los hiphoperos:

“Tras recibir una golpiza fueron detenidos y derivados a la 26° Comisaría de Pudahuel, siendo constantemente agredidos física y verbalmente. Luego de constatar lesiones, las agresiones físicas a todos los detenidos se hicieron cada vez más crueles. Johnny sufría de problemas cardíacos, y a consecuencia de las brutales golpizas y constantes azotes propinados por carabineros durante su detención, comenzó a sentir un intenso dolor en el pecho y un brazo, dando un desesperado aviso de su situación al personal policial encargado de su vigilancia.

“El carabinero que lo vigilaba, le señaló que sólo le daría atención cuando lo viese ‘tirado en el suelo, tiritando y vomitando'”.

Finalmente el joven fue trasladado a un Servicio de Urgencias, donde se le puso una inyección para calmar los dolores, y señalaron que el paciente debía realizarse los exámenes con urgencia. fotoCarabineros procedió a devolverlo a la celda donde se encontraba.

El infarto

Alrededor de las 08:30 del día siguiente todos los detenidos fueron derivados a la Primera Comisaría de Santiago, donde las vejaciones y agresiones se intensificaron. Johnny fue liberado cerca de las 16:00 de ese día. Llegó a su hogar cerca de una hora más tarde, en donde se dispuso a descansar tras la interminable noche anterior.

El lunes 31 de marzo, cerca de las 14:00 horas, Johnny se recostó en su cama, y comenzó a mostrar claros síntomas de un infarto, que en pocos minutos ocasionó su muerte. Personal paramédico del SAPU de Pudahuel constató su fallecimiento. Los padres llamaron a carabineros, para que realizara el procedimiento de rigor.

El padre de Johnny, al percatarse de que el carabinero que acude al lugar era el mismo que realizó el control de detención la noche del 29 de marzo, lo increpó señalándole que su hijo probablemente murió a causa de los golpes recibidos aquella noche.

En la declaración dada a conocer por los jóvenes de la comuna de Pudahuel, se denuncia además que posteriormente un policía de civil del Departamento de investigaciones, llegó hasta el domicilio de Johnny y procedió a grabar con una cámara de video sin justificación alguna el domicilio y el cuerpo del joven por varios minutos, ante los consternados familiares. El policía fue identificado como el mismo que grabó la marcha del día 29 de marzo.

Johnny Cariqueo fue sepultado el miércoles dos de abril de 2008 en el cementerio municipal de Pudahuel. La despedida de las organizaciones sociales y juveniles fue organizada por la Junta de Vecinos de calle El Lazo con Farellones, cerca de Avenida la Estrella.

El Centro de Comunicación e Investigación Indígena Chaskinayrampi inició la denuncia a nivel internacional que circula también en las redes de activismo, en tanto que, comenzadao el mes de abril, los medios chilenos no han informado al respecto. El Mercurio dedicó, sí, una crónica a la supuesta reorganización de la subversión en la comuna de Pudahuel e informó que el fiscal El diario La Nación menciona un “supuesto mal trato policial”. Emiliano Arias encabeza la investigación sobre el trágico asunto.

Por otra parte, la familia de René Palma Mancilla, el otro joven fallecido en hechos relacionados con la conmemoración del 29 de marzo expresó su indignación por la actuación de carabineros afirmando que “las impactantes imágenes que han conmocionado al país” del joven muriendo en televisión reflejan las deficiencias para brindar “asistencia, auxilio y socorro cuando se trata de una persona humilde y trabajadora”.

——————————–

* Periodista.
www.periodismosanador.blogspot.com.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario