Sep 20 2016
452 lecturas

OpiniónPolítica

Chile: Requiem para el Te Deum

Como cada 18 de septiembre, la Presidenta de la República se cruzará la banda tricolor, colgará en ella la Piocha de O’Higgins, y, así investida con el símbolo del poder presidencial, subirá al Ford Galaxie 500 XL descapotable regalado por la reina Isabel II al presidente Frei Montalva. En él llegará a la Catedral Metropolitana, para el acto más relevante de celebración del nacimiento de nuestra República laica: una ceremonia religiosa liderada por el arzobispo de Santiago.

El Te Deum hacía perfecto sentido en 1811, cuando José Miguel Carrera pidió a la Iglesia Católica celebrar una misa de acción de gracias para conmemorar el primer aniversario de la Junta de Gobierno. Chile nacía basado en la «fe verdadera», con la Iglesia unida al Estado, y la católica como religión oficial.

Sí, tenía sentido en 1811. No lo tiene ya en 2016. Nos acercamos al centenario de la separación de la Iglesia Católica y el Estado de Chile, ocurrida en 1925. Chile es un Estado laico, y no existe ninguna razón para que la República siga subcontratando la ceremonia del 18 de septiembre a un culto religioso en particular.

Hay algunos argumentos que defienden la persistencia de esta ceremonia. Examinémolos uno por uno.

-«Hay que mantener las tradiciones». De acuerdo, en la medida que esas tradiciones sean la expresión formal de un contenido que hace sentido a una comunidad. Cuando ese sentido ya no representa los valores de una sociedad, esa expresión formal tampoco tiene ya razón de ser. Las peleas de gallos fueron en su momento parte central de las fiestas de la primavera, antecedentes del 18. El 12 de febrero y el 5 de abril (batallas de Maipú y Chacabuco) fueron festividades patrias en los primeros años de la República, y el 20 de septiembre fue parte de la fiesta oficial hasta 1915. Aunque se nos presenten como algo inmutable, las tradiciones son plásticas y se amoldan a los tiempos. Es cosa de ver la escasa atención popular al Te Deum para entender que tampoco cumple una función de fiesta masiva.

-«La mayoría de los chilenos son católicos». Sí, una menguante mayoría de los chilenos aún se declara católico. Según la Encuesta Nacional Bicentenario, de Adimark y la UC, pasaron del 70% en 2006 al 59% en 2014, mientras los que no tienen religión subieron del 12% al 22%. Pero esas cifras no tienen mayor importancia. En una democracia, el hecho de constituir un grupo religioso, étnico o social mayoritario no entrega ningún derecho especial a apoderarse de los ritos republicanos. Estos deben ser inclusivos y representar a todos por el solo hecho de ser miembros de la Nación, no sólo a algunos (aunque sean mayoría) por su adscripción a algún credo, raza o grupo en particular. El hecho de que el Te Deum sea ecuménico (incorporando en un rol secundario a otras religiones) no cambia en nada este principio.ch-bachelet-te-deum

-«El arzobispo tiene un liderazgo moral». Eso es más discutible que nunca tras los últimos casos de abusos sexuales, encubrimiento e inacción contra la pedofilia en la jerarquía católica. Por cierto, el arzobispo de Santiago sigue teniendo el legítimo derecho de intervenir en los debates políticos e intentar convencer a la opinión pública de sus posiciones. Lo que no corresponde es que sus ideas particulares sobre temas políticos como el aborto, el matrimonio igualitario, el salario mínimo o la corrupción reciban el subsidio de ser presentadas, sin contraste ni debate, en la principal ceremonia de la República.

De hecho, ni siquiera los propios católicos chilenos comparten la línea doctrinal marcada por la jerarquía ecleciástica en los Te Deum. Según la misma Encuesta Bicentenario 2015, el 68% de los católicos cree que la Iglesia debería aceptar los métodos anticonceptivos artificiales, y el 62% está de acuerdo con que los sacerdotes se casen. Sólo 1 de cada 4 chilenos confía en la Iglesia Católica, y entre los católicos, apenas 1 de cada 3 se siente «cercano» a su iglesia.

-«Si no está descompuesto, no lo arregles». El problema es que sí está descompuesto. Cada año llegan menos autoridades a la Catedral, y en 2015 esta desafección se agudizó tras la revelación de los emails entre el arzobispo Ezzatti y su antecesor en el cargo. El cambio es urgente. A nuestra República no le hace bien esta peregrinación anual a la Catedral, para que la Presidenta y otras autoridades democráticamente electas seas aleccionadas desde un púlpito, sobre temas de la contingencia política,  por el cuestionado representante de una institución con serios problemas de credibilidad, cuya línea ni siquiera es compartido por la mayoría de los fieles de esa religión.

¿Y entonces? No hay duda de que la Iglesia Católica, como cualquiera otra, tiene el derecho a organizar una celebración como mejor le parezca. Y por supuesto puede seguir haciendo su Te Deum cada 18 de septiembre, tal como los bomberos, el Club de Leones o las juntas de vecinos pueden hacer sus propios festejos dieciocheros.

Pero llegó la hora de que el Estado se emancipe del último vestigio de su sujeción a la Iglesia Católica, y que deje de subcontratar en ella esta ceremonia. La República debe organizar su propio festejo del 18 de septiembre. Uno que incluya a todos los chilenos y que sea una ocasión para reconocer nuestra identidad del siglo 21, como un país diverso: lo mejor de lo nuestro.

ch-bachelet-en-descapotable1Planteo una idea. ¿Qué tal si el próximo 18 de septiembre, en vez de partir rumbo a la Catedral Metropolitana, las autoridades de la República se dirigieran a un símbolo de nuestra cultura, como el Museo de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, el Teatro Municipal de Santiago o la Casa Central de la Universidad de Chile?

Allí, en vez del discurso del jerarca de un credo particular, podrían escuchar –y con ellos todo el país– las experiencias de los chilenos más destacados del año, elegidos por una comisión independiente. Digamos, a modo de ejemplo, que sean 18 reflexiones, de 5 minutos cada una.

Imagino a una destacada científica fascinándonos con su relato sobre las fronteras del conocimiento; a un astrónomo contándonos de los descubrimientos que la Humanidad está haciendo desde nuestro país; a una profesora rural explicándonos cómo logró transformar a sus alumnos en ávidos lectores; a un deportista paralímpico emocionándonos con su testimonio sobre cómo convertir una discapacidad en un reto; a un empresario emprendedor contando cómo innovó en beneficio de la sociedad a la vez que hacía un buen negocio…

Imagino a un militar compartiendo los desafíos de hacer patria en zonas aisladas; a un pescador hablando de su relación íntima con la naturaleza; a un dirigente indígena contándonos cómo su comunidad se ha organizado para rescatar su identidad; a un carabinero relatando un acto heroico en beneficio del prójimo….

Y (¿por qué no?) a un sacerdote católico, un pastor evangélico o un misionero mormón hablando de su trabajo evangelizador en una población vulnerable de Chile.

Entonces sí, todos podríamos dar las gracias. Dar las gracias a todos los que hacen de nuestro Chile una Nación de la cual estar orgullosos. Entonces sí, podríamos sentir que esta fiesta nos pertenece a todos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario