Sep 21 2006
251 lecturas

Cultura

Chile: – SISTEMA TRANSANTIAGO EN LA MIRA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Con bombos y platillos se anunció que en octubre partirá la campaña Transantiago informa, que tendrá al conocido futbolista Iván Zamorano (abajo der.) como rostro oficial. Según el gobierno, se equipan 200 buses cada semana con la “tecnología necesaria” para que Transantiago inicie su marcha en febrero de 2007. Es el plazo fatal que se impuso el gobierno de Michelle Bachelet. Pero pocos creen en los anuncios.

foto
Transantiago ha sido postergado en cuatro oportunidades, y que el ex capitán de la selección chilena, de Colo Colo y actual rostro de la Teletón aparezca vinculado a este “fatal negocio” genera suspicacias. Pareciera un intento mediático más para que la opinión pública crea que todo marcha miel sobre hojuelas. Pero el ambicioso plan que le cambiaría la cara al transporte público de la capital sigue engendrando dudas e incertidumbre, sobre todo tras la demanda presentada por Transporte Inteligente Multimodal (TIMM) contra Sonda S.A. y NEC Chile, que cuestiona la génesis del proceso de licitación del Administrador Financiero del Transantiago (AFT) y al propio Plan Transantiago.

BancoEstado, que se adjudicó la licitación del AFT –Resolución Nº 897 del Ministerio de Transportes, de fecha 18 de abril de 2005–, actuó como cabeza del consorcio conformado por Banco de Chile, Banco de Crédito e Inversiones, Banco Santander Chile, CMR Falabella y Sonda S.A.

Inicialmente Sonda no formaba parte del Consorcio, pero se unió posteriormente a los bancos, “utilizando la información confidencial y tecnología de TIMM en su propio beneficio”, señala el ingeniero Roberto Sone, uno de los dueños de TIMM.

El 20 de septiembre de 2005, Sonda suscribió un contrato con el AFT, el que fue ampliamente publicitado. Allí se informó que el contrato implicaba ingresos para Sonda estimados en 450 millones de dólares por un periodo de doce años.

El Servicio de Información y Atención al Usuario (Siaut) –rebautizado como Transantiago Informa– se adjudicó al consorcio indio Tata Consultancy Services y a la Consultora Crisis ICC. Según el Ministerio de Trasportes ya se han equipado 700 buses con la “tecnología necesaria” para el cobro de la tarifa integrada y la gestión de flotas.

Enrique Méndez, gerente general del AFT, señaló a la prensa que “invertirán 90 millones de dólares para pasar de los actuales 200 equipamientos semanales a 268, en octubre” (…) Vamos a cumplir con nuestro compromiso”, agrega. Pero ha sido el propio gobierno quien ha reconocido, en más de una oportunidad, que una de las razones para retrasar Transantiago es que “el AFT no ha cumplido con los plazos”.

Contradictoriamente, el Consorcio del AFT sigue culpando de la demora al gobierno. Hoy se dice que el 31 de diciembre estarán equipados todos los buses y que la “marcha blanca” se iniciará el 1º de enero de 2007. Pocos operadores son los que creen que los plazos se cumplan.

La denuncia de TIMM no es nueva. El 25 de noviembre de 2005, Roberto Sone presentó una demanda ante el 23º Juzgado Civil de Santiago –Causa Rol Nº 14844-2005– con el objeto de comprobar sus sospechas respecto al uso indebido que se habría efectuado de su experiencia y know how, así como de sus derechos protegidos por la ley 17.336 de Propiedad Intelectual y la ley 19.039 sobre Propiedad Industrial. Solicitaron al tribunal, luego de infructuosas gestiones con NEC, Sonda y BancoEstado y personeros de gobierno, que exhibieran los antecedentes relativos a su participación en la licitación de Transantiago y los documentos intercambiados entre ellas, así como la propuesta final presentada por BancoEstado para participar en la licitación.

“No obstante la férrea oposición de los requeridos, en definitiva, y después de ser rechazados los incidentes deducidos por NEC, Sonda y BancoEstado para impedir la exhibición, el tribunal les ordenó, bajo apercibimiento legal, exhibir la documentación. Se corroboraron las sospechas que desde hacía meses tenía TIMM, basadas en comentarios de diversos funcionarios administrativos y técnicos del propio MOP, asignados al Plan Transantiago, a quienes –conociendo la propiedad de TIMM respecto a las tecnologías y procedimientos presentados por Sonda en la licitación– les llamó poderosamente la atención que en los meses posteriores a la adjudicación de la licitación al consorcio, Sonda haya desconocido toda relación con TIMM”, señalan los abogados patrocinantes de la demanda de indemnización de perjuicios presentada por TIMM -el 22 de agosto de 2006-, Sergio Lewin y Sergio Oyarce.

Por daño emergente TIMM solicita se condene a las demandadas en 2.215.946 dólares; en el lucro cesante, los perjuicios ascenderían a 387.806.484 dólares; y por daño moral solicitan una suma no inferior a 2.215.946 dólares. Según el contrato firmado entre Sonda y AFT, el total de los ingresos de Sonda por concepto del AFT es actualmente de 2.972.260 dólares mensuales, los que en un período de doce años suman 428.005.531 dólares. Pero los costos del proyecto eran impresionantemente menores.

El total proyectado por TIMM ascendía a la suma de 40.199.046 dólares. Sonda estaría obteniendo una ganancia por el AFT de 387.806.485 dólares. La exorbitante diferencia hace pensar en posibles pagos de lobby y/o tráfico de influencias a quizás quién sabe quién con tal de ganar la millonaria licitación.

Persisten dudas

El diputado Patricio Hales (PPD) dice que “Transantiago ha sido tratado como un grupo de buses”. Ha conocido –agrega– cuatro CD con cronogramas distintos: “No he visto un enfoque humano y un trabajo a nivel social, cuando el éxito de este sistema se juega en un día laboral cualquiera entre las siete y las nueve de la mañana. Va a partir a la chilena, o sea, con la mitad de las cosas a medio hacer y recorridos mal informados”.

Hales –que es arquitecto y urbanista– califica a Transantiago como “un enfermo agónico. Si se siguen tomando decisiones sin considerar a los usuarios y sus necesidades, más allá de las empresas operadoras, en marzo de 2007 va a reventar un motín ciudadano”, concluye.

Tiger Li, presidente de Daming Wuzhou E-City Card Technology y actual vicepresidente de General Manager of ERG Transit Systems nos señala desde Beijing, China, que trabajó por más de cinco años con ejecutivos de TIMM en el sistema de pago de buses en un proyecto denominado Transantiago:

“El proyecto involucraba mucha experiencia en sistemas de tarjetas IC. Nosotros tenemos ocho años de experiencia en sistema de credencial o tarjeta de IC en China. Y trabajamos actualmente en 23 ciudades diferentes de China”, dice. Los chinos saben que la experiencia es un tema clave cuando se desarrollan proyectos que involucran a millones de usuarios del transporte público. Tiger Li, advierte: “Cuando comenzamos a operar, tuvimos muchos problemas inesperados que fuimos resolviendo paso a paso. Por eso creemos firmemente que es muy irresponsable comenzar el proyecto para 5.100 buses sin tener suficiente experiencia en este campo”.

Pero las consideraciones de Tiger Li no fueron escuchadas. Desde que el presidente Ricardo Lagos dio el vamos al Plan Transantiago se han incorporado 1.700 buses nuevos. Aún siguen circulando 3.600 máquinas antiguas que se habían comprometido a eliminar. Los 4,5 millones de usuarios proyectados –que hoy suman cinco millones– deberían haber accedido en mayo a las tarjetas Multivía a cargo de Sonda, el operador tecnológico del AFT. La tarjeta BIP sigue en ensayo, y nadie duda ya que el AFT presenta problemas con la puesta en marcha del software que se supone registra y transmite datos del pasaje al sistema. Aunque no es el único escollo.

Las operadoras que se adjudicaron las rutas troncales y vías alimentadoras esperaban tener la exclusividad de éstas. Tampoco se cumplió esa promesa. Hay una sobreoferta del parque de microbuses que se calcula en un 35 por ciento. Además, cifras de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) constatan que las operadoras presentan pérdidas: SuBus dejó de recaudar 7.300 millones de pesos, mientras Alsacia y Express suman más de 22.000 millones de déficit. A pesar de todo, el gobierno continúa defendiendo la postergación del Plan Transantiago.

Fernando Promis, coordinador de Transantiago, quien reconoció en marzo que había “problemas con la tecnología”, hoy asegura que “se hacen pruebas anticipadamente. No habrá otra postergación”.

Según las autoridades y el AFT, el viernes 15 de septiembre se iniciará la marcha blanca del pago electrónico de pasajes. Se implementará la tarjeta BIP en sólo 200 buses de la Región Metropolitana, equipados por Sonda con validadores –cobradores magnéticos– para el pago del pasaje con tarjeta y contadores electrónicos de pasajeros. Tecnología que TIMM señala como propia. Esta “prueba” con 200 buses y 1.100 tarjetas gratis es un completo engaño.

Las tarjetas que se entregaron no son compatibles con la Multivía del Metro y no poseen integración con el medio de pago del Metro. Además, son muy pocas tarjetas para probar el sistema en carga normal. 1.100 tarjetas no probarán nada, pero servirán para que el gobierno dé la impresión que “todo va bien”. Si las pruebas no resultan es posible que Transantiago simplemente no parta el 10 de febrero. Si hay fallas en el funcionamiento computacional no se podrá crear un nuevo software antes de febrero. Las dudas persisten.

Licitación viciada

Al inaugurar la Línea 4-A del Metro –que beneficiará a más de 60.000 usuarios diariamente– la presidenta Bachelet aseguró que para el año 2010 el Metro tendrá un total de 105 kilómetros de línea y unirá 21 comunas: “La dimensión del Metro para los santiaguinos aumentará cuando en febrero próximo entre en vigencia Transantiago. El desarrollo del Metro no es aislado, es parte de un modelo de trasporte público integrado que le cambiará la cara a la ciudad (…) Con Transantiago pasaremos a recorridos más cortos y a la complementariedad de los servicios. Santiago será un lugar donde se va a vivir mucho mejor.

“El desarrollo del transporte público toca también a las regiones: el Plan Bío-Bío en Concepción, el avance en la licitación de recorridos en Valparaíso y TranAntofagasta, servirán para hacer ciudades más amables e integradas”, dijo.

Resulta extraño que la presidenta Bachelet desconozca que la última semana de agosto el ingeniero chileno-japonés Roberto Sone –uno de los dueños de TIMM y su representante en Chile–, se querelló por 390 millones de dólares contra Sonda y NEC Chile. Fue el propio gobierno quien acusó a Sonda de ser responsable del retraso de Transantiago al no tener en implementación los equipos tecnológicos.

El empresario Andrés Navarro Haeussler –dueño de Sonda– había puesto en duda la presentación de la demanda por parte de TIMM, demandando, a su vez, por “jactancia” a Sone. TIMM denuncia que Sonda y NEC utilizaron información confidencial de sus equipos, cobradores, sistemas GPS, contadores de personas, pantallas publicitarias, cámaras, sensores y software, adjudicándose de forma “viciada” la licitación del AFT. Pero Michelle Bachelet, que se supone debiera saber qué ocurre, simplemente guarda silencio. Hasta ahora el gobierno mantiene observa un silencio cómplice.

No es un misterio que las autoridades están inquietas, pero prefieren callar pues saben que Transantiago podría venirse abajo y no quieren asumir los costos políticos de un terremoto de esa envergadura. La denuncia de TIMM y la judicialización del caso generan un serio cuestionamiento a la adjudicación de la licitación del AFT y al propio Transantiago. La demanda pone en tela de juicio todo el proceso de licitación de la que es vista como una de las grandes realizaciones del gobierno de Lagos y la Concertación.

Paul Fontaine, ex gerente general del AFT, uno de los pocos personeros que ha hablado, niega que TIMM haya estado dentro del proyecto y dice que cuando el Consorcio buscaba a un operador tecnológico “se llamó a Sonda, NEC, Telefónica, Alstom y Entel, entre otros, pero no a TIMM. Nunca nos reunimos ni tuvimos ningún tipo de relación con esa empresa”. Las pruebas lo desmienten. El gobierno y el Ministerio de Transportes siguen en sigilo hasta ahora, como si nada sucediera, pero Transantiago les podría estallar en las narices en cualquier momento.

Apropiación de tecnología e información

TIMM posee tecnologías, sistemas y equipos capaces de prestar los servicios requeridos por el AFT. Desde el 2004, recibió propuestas de negocios de parte de NEC y Sonda, con el objeto de emprender el proyecto Estudio preliminar de la propuesta para la licitación del Administrador Financiero de Transantiago (AFT 2004), en el marco de los servicios asociados al publicitado Plan Transantiago.

El objetivo era prepararse para participar en la licitación que adjudicaría a un consorcio –formado por bancos y empresas tecnológicas–, el manejo de los dineros del Transantiago.

AFT administraría todos los servicios asociados al cobro de los pasajes de la locomoción colectiva, el manejo de los dineros y el control de las flotas de buses. Se hablaba de 700 millones de dólares anuales y una jugosa comisión estimada en 1,9 por ciento de ese monto, más el derecho a cobrar una cantidad similar por concepto de arriendo de equipos e infraestructura necesaria para la prestación de los servicios.

TIMM denuncia que su información y tecnología fue apropiada indebidamente y utilizada sin su autorización y contraviniendo acuerdos de confidencialidad: “Sonda y NEC accedieron a la información y la utilizaron, sin autorización y sin pagar un solo centavo por ella, con el objeto de participar, la primera de las nombradas con la estrecha colaboración y ayuda de la segunda, en el Consorcio liderado por BancoEstado para elaborar y formular la oferta en el proceso de licitación, lo que le permitió al referido Consorcio, en definitiva, resultar ganador en la licitación del AFT”, dicen los abogados Sergio Lewin y Sergio Oyarce.

“Los desarrollos tecnológicos, derechos, procedimiento y know how, que constituyen información confidencial y estratégica, se encuentran protegidos por derechos de autor, de propiedad intelectual y/o industrial, cuyo dominio pleno corresponde en su totalidad a las empresas TIMM y a Roberto Sone”, agregan.

El 15 de diciembre de 2004, TIMM y NEC celebraron un Acuerdo de confidencialidad y no divulgación. Según este contrato, NEC no podía divulgar la información protegida por dicho acuerdo, ni tampoco utilizarla en su propio beneficio: “NEC incumplió el acuerdo de confidencialidad, haciendo uso indebido de la información privilegiada entregada por TIMM, entregándola a Sonda, quien a su vez, la aportó al BancoEstado que la utilizó para elaborar, formular y presentar la propuesta que resultó ganadora en la licitación AFT. El 8 de enero de 2005, TIMM y Sonda también celebraron un Acuerdo de confidencialidad y no divulgación, en razón del Estudio preliminar de la propuesta para la licitación del Administrador Financiero de Transantiago. Sonda tampoco contó con la autorización de TIMM para divulgar dicha información protegida por el acuerdo de confidencialidad, ni menos para utilizarla en su propio beneficio”, exponen Sergio Lewin y Sergio Oyarce en la demanda presentada por TIMM en tribunales.

Según TIMM, los contratos de confidencialidad tenían como objetivo estudiar la propuesta de licitación y emprender en forma conjunta el negocio a que daría lugar la licitación del AFT. Sin embargo, una vez que TIMM hizo entrega de la información a NEC y Sonda, ambas desconocieron su relación con ésta, dejándola fuera del negocio. Sonda, con la estrecha colaboración de NEC, y utilizando la información, patentes y propiedad intelectual e industrial de TIMM, inició el negocio. NEC también se benefició pues Sonda prometió adjudicarle algunos subcontratos del Transantiago.

Sonda incluyó en la propuesta pública datos contenidos en los manuales de operación de los equipos diseñados íntegramente por TIMM, que había entregado a NEC y a Sonda equipos de demostración y maquetas, todos los cuales aparecieron posteriormente como formando parte de la propuesta presentado por Sonda a la licitación del AFT. Pero no se limitaron a copiar algunos párrafos o dibujos, incluyeron, además, la tecnología de TIMM como propia.

fotoEstos documentos son sólo un ejemplo del burdo plagio que efectuó Sonda a prácticamente todo el Manual de TIMM. Uno de éstos documentos preparados y aportados por Sonda en la propuesta presentada por BancoEstado a la licitación es el Documento 5.7: Antecedentes del Proveedor o Integrador Tecnológico . En él se señala textualmente:

“Sonda y NEC están trabajando como proveedores tecnológicos de este estratégico proyecto. (…) Se ha invitado a participar a dos importantes consorcios extranjeros, ambos con una amplia y exitosa experiencia en diferentes lugares del mundo, implementando con probada calidad técnica y respuesta a compromisos de plazo, soluciones integrales absolutamente equivalentes a las requeridas por Transantiago, ellos son Siemens y TIMM”. Incluso Sonda cita como propia experiencia la de proyectos en los cuales jamás participó y que corresponden a empresas del holding mexicano Grupo Financiero Inbursa (Documento 5) –de propiedad de Carlos Slim Helú–, del cual forma parte TIMM.

¿Apertura a bolsa?

Hace varios meses Sonda anunció que colocaría un 25 por ciento de su propiedad en la bolsa, en el último trimestre de 2006. La prensa informó que Andrés Navarro Haeussler pretendía “atraer a inversionistas extranjeros a través del mecanismo 144ª y de la regulación S. de la Ley de Valores estadounidense”. Consorcio Financiero y Santander Investment asesoran la apertura de Sonda que pretendía asegurar unos 200 millones de dólares por sus acciones y, así, financiar “proyectos en Europa y Estados Unidos”.

Según informes financieros, en 2005 Sonda facturó ventas por más de 355 millones de dólares, un tercio de éstas se realizaron fuera de Chile. Para 2006 esperaba ganancias por la friolera de 400 millones de dólares. Sonda posee negocios en Chile, México, Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, Costa Rica, Ecuador y Perú, y busca expandirse aún más. “Su plan de inversiones ya se inició en México y Colombia donde recientemente adquirió empresas. Anunció, además, su salida al mercado bursátil, y pidió su inscripción en el registro de valores de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS)”, dijo El Diario Financiero.

Pero la demanda de TIMM podría frenar de bruces las intenciones de Sonda, alejando a los inversionistas bien informados y hombres de negocios. El propio El Mercurio –que ha sido hasta ahora bastante condescendiente con Andrés Navarro Haeussler y Sonda– informó que

“Los ataques que enfrenta antes de salir a bolsa llevaron a la empresa tecnológica a evaluar la postergación de su apertura. Aunque optó por seguir adelante. Antes de explicar los detalles de su pronta apertura a bolsa, en las últimas reuniones con los analistas Sonda ha tenido que responder toda clase de consultas en torno a la demanda de indemnización de perjuicios por 390 millones de dólares que se presentó en su contra. De esta forma, no le ha quedado más que asumir que esta acción judicial se está convirtiendo en una importante amenaza”.

El cómo se comportarán los hombres de negocios e inversionistas tras la demanda de TIMM por apropiación de tecnología y la salida de Sonda a la bolsa, seguirá en la incertidumbre.

Documentos:

1: Manual TIMM comparado con presentación de Sonda a la licitación aquí

2: Manual TIMM comparado con presentación de Sonda a la licitación
aquí

3: Documento 5.7: Antecedentes del Proveedor o Integrador Tecnológico aquí

4: ?Documento 5.7: Antecedentes del Proveedor o Integrador Tecnológico?.

src=”http://www.surysur.net/site/uploads/drupal/foto/2571.jpg”align=”left” border=”0″ alt=”foto”>La accidentada ruta del sistema de transporte público de pasajeros Transantiago –considerado una de las realizaciones más brillantes a futuro del ex presidente Lagos– bien podría acabar su camino ya en calidad de fiasco, ya de escándolo con implicaciones judiciales.

Acusaciones de plagio y apropiación indebida de tecnología son la primera parte visible de un iceberg en el que se juegan literalmente cientos de millones de dólares, y en el que participan empresas constituidas en Chile, referentes técnicos chinos y capitalistas mexicanos.

El Transantiago no se mueve, estos antecedentes muestran por qué no podrá hacerlo.

Arnaldo Pérez Guerra*

Con bombos y platillos se anunció que en octubre partirá la campaña Transantiago informa, que tendrá al conocido futbolista Iván Zamorano (abajo izq.) como rostro oficial. Según el gobierno, se equipan 200 buses cada semana con la “tecnología necesaria” para que Transantiago inicie su marcha en febrero de 2007. Es el plazo fatal que se impuso el gobierno de Michelle Bachelet. Pero pocos creen en los anuncios.

Transantiago ha sido postergado en cuatro oportunidades, y que el ex capitán de la selección chilena, de Colo Colo y actual rostro de la Teletón aparezca vinculado a este “fatal negocio” genera suspicacias. Pareciera un intento mediático más para que la opinión pública crea que todo marcha miel sobre hojuelas. Pero el ambicioso plan que le cambiaría la cara al transporte público de la capital sigue engendrando dudas e incertidumbre, sobre todo tras la demanda presentada por Transporte Inteligente Multimodal (TIMM) contra Sonda S.A. y NEC Chile, que cuestiona la génesis del proceso de licitación del Administrador Financiero del Transantiago (AFT) y al propio Plan Transantiago.

BancoEstado, que se adjudicó la licitación del AFT –Resolución Nº 897 del Ministerio de Transportes, de fecha 18 de abril de 2005–, actuó como cabeza del consorcio conformado por Banco de Chile, Banco de Crédito e Inversiones, Banco Santander Chile, CMR Falabella y Sonda S.A.

Inicialmente Sonda no formaba parte del Consorcio, pero se unió posteriormente a los bancos, “utilizando la información confidencial y tecnología de TIMM en su propio beneficio”, señala el ingeniero Roberto Sone, uno de los dueños de TIMM.

El 20 de septiembre de 2005, Sonda suscribió un contrato con el AFT, el que fue ampliamente publicitado. Allí se informó que el contrato implicaba ingresos para Sonda estimados en 450 millones de dólares por un periodo de doce años.

El Servicio de Información y Atención al Usuario (Siaut) –rebautizado como Transantiago Informa– se adjudicó al consorcio indio Tata Consultancy Services y a la Consultora Crisis ICC. Según el Ministerio de Trasportes ya se han equipado 700 buses con la “tecnología necesaria” para el cobro de la tarifa integrada y la gestión de flotas.

Enrique Méndez, gerente general del AFT, señaló a la prensa que “invertirán 90 millones de dólares para pasar de los actuales 200 equipamientos semanales a 268, en octubre” (…) Vamos a cumplir con nuestro compromiso”, agrega. Pero ha sido el propio gobierno quien ha reconocido, en más de una oportunidad, que una de las razones para retrasar Transantiago es que “el AFT no ha cumplido con los plazos”.

Contradictoriamente, el Consorcio del AFT sigue culpando de la demora al gobierno. Hoy se dice que el 31 de diciembre estarán equipados todos los buses y que la “marcha blanca” se iniciará el 1º de enero de 2007. Pocos operadores son los que creen que los plazos se cumplan.

La denuncia de TIMM no es nueva. El 25 de noviembre de 2005, Roberto Sone presentó una demanda ante el 23º Juzgado Civil de Santiago –Causa Rol Nº 14844-2005– con el objeto de comprobar sus sospechas respecto al uso indebido que se habría efectuado de su experiencia y know how, así como de sus derechos protegidos por la ley 17.336 de Propiedad Intelectual y la ley 19.039 sobre Propiedad Industrial. Solicitaron al tribunal, luego de infructuosas gestiones con NEC, Sonda y BancoEstado y personeros de gobierno, que exhibieran los antecedentes relativos a su participación en la licitación de Transantiago y los documentos intercambiados entre ellas, así como la propuesta final presentada por BancoEstado para participar en la licitación.

“No obstante la férrea oposición de los requeridos, en definitiva, y después de ser rechazados los incidentes deducidos por NEC, Sonda y BancoEstado para impedir la exhibición, el tribunal les ordenó, bajo apercibimiento legal, exhibir la documentación. Se corroboraron las sospechas que desde hacía meses tenía TIMM, basadas en comentarios de diversos funcionarios administrativos y técnicos del propio MOP, asignados al Plan Transantiago, a quienes –conociendo la propiedad de TIMM respecto a las tecnologías y procedimientos presentados por Sonda en la licitación– les llamó poderosamente la atención que en los meses posteriores a la adjudicación de la licitación al consorcio, Sonda haya desconocido toda relación con TIMM”, señalan los abogados patrocinantes de la demanda de indemnización de perjuicios presentada por TIMM -el 22 de agosto de 2006-, Sergio Lewin y Sergio Oyarce.

Por daño emergente TIMM solicita se condene a las demandadas en 2.215.946 dólares; en el lucro cesante, los perjuicios ascenderían a 387.806.484 dólares; y por daño moral solicitan una suma no inferior a 2.215.946 dólares. Según el contrato firmado entre Sonda y AFT, el total de los ingresos de Sonda por concepto del AFT es actualmente de 2.972.260 dólares mensuales, los que en un período de doce años suman 428.005.531 dólares. Pero los costos del proyecto eran impresionantemente menores.

El total proyectado por TIMM ascendía a la suma de 40.199.046 dólares. Sonda estaría obteniendo una ganancia por el AFT de 387.806.485 dólares. La exorbitante diferencia hace pensar en posibles pagos de lobby y/o tráfico de influencias a quizás quién sabe quién con tal de ganar la millonaria licitación.

Persisten dudas

El diputado Patricio Hales (PPD) dice que “Transantiago ha sido tratado como un grupo de buses”. Ha conocido –agrega– cuatro CD con cronogramas distintos: “No he visto un enfoque humano y un trabajo a nivel social, cuando el éxito de este sistema se juega en un día laboral cualquiera entre las siete y las nueve de la mañana. Va a partir a la chilena, o sea, con la mitad de las cosas a medio hacer y recorridos mal informados”.

Hales –que es arquitecto y urbanista– califica a Transantiago como “un enfermo agónico. Si se siguen tomando decisiones sin considerar a los usuarios y sus necesidades, más allá de las empresas operadoras, en marzo de 2007 va a reventar un motín ciudadano”, concluye.

Tiger Li, presidente de Daming Wuzhou E-City Card Technology y actual vicepresidente de General Manager of ERG Transit Systems nos señala desde Beijing, China, que trabajó por más de cinco años con ejecutivos de TIMM en el sistema de pago de buses en un proyecto denominado Transantiago:

“El proyecto involucraba mucha experiencia en sistemas de tarjetas IC. Nosotros tenemos ocho años de experiencia en sistema de credencial o tarjeta de IC en China. Y trabajamos actualmente en 23 ciudades diferentes de China”, dice. Los chinos saben que la experiencia es un tema clave cuando se desarrollan proyectos que involucran a millones de usuarios del transporte público. Tiger Li, advierte: “Cuando comenzamos a operar, tuvimos muchos problemas inesperados que fuimos resolviendo paso a paso. Por eso creemos firmemente que es muy irresponsable comenzar el proyecto para 5.100 buses sin tener suficiente experiencia en este campo”.

Pero las consideraciones de Tiger Li no fueron escuchadas. Desde que el presidente Ricardo Lagos dio el vamos al Plan Transantiago se han incorporado 1.700 buses nuevos. Aún siguen circulando 3.600 máquinas antiguas que se habían comprometido a eliminar. Los 4,5 millones de usuarios proyectados –que hoy suman cinco millones– deberían haber accedido en mayo a las tarjetas Multivía a cargo de Sonda, el operador tecnológico del AFT. La tarjeta BIP sigue en ensayo, y nadie duda ya que el AFT presenta problemas con la puesta en marcha del software que se supone registra y transmite datos del pasaje al sistema. Aunque no es el único escollo.

Las operadoras que se adjudicaron las rutas troncales y vías alimentadoras esperaban tener la exclusividad de éstas. Tampoco se cumplió esa promesa. Hay una sobreoferta del parque de microbuses que se calcula en un 35 por ciento. Además, cifras de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) constatan que las operadoras presentan pérdidas: SuBus dejó de recaudar 7.300 millones de pesos, mientras Alsacia y Express suman más de 22.000 millones de déficit. A pesar de todo, el gobierno continúa defendiendo la postergación del Plan Transantiago.

Fernando Promis, coordinador de Transantiago, quien reconoció en marzo que había “problemas con la tecnología”, hoy asegura que “se hacen pruebas anticipadamente. No habrá otra postergación”.

Según las autoridades y el AFT, el viernes 15 de septiembre se iniciará la marcha blanca del pago electrónico de pasajes. Se implementará la tarjeta BIP en sólo 200 buses de la Región Metropolitana, equipados por Sonda con validadores –cobradores magnéticos– para el pago del pasaje con tarjeta y contadores electrónicos de pasajeros. Tecnología que TIMM señala como propia. Esta “prueba” con 200 buses y 1.100 tarjetas gratis es un completo engaño.

Las tarjetas que se entregaron no son compatibles con la Multivía del Metro y no poseen integración con el medio de pago del Metro. Además, son muy pocas tarjetas para probar el sistema en carga normal. 1.100 tarjetas no probarán nada, pero servirán para que el gobierno dé la impresión que “todo va bien”. Si las pruebas no resultan es posible que Transantiago simplemente no parta el 10 de febrero. Si hay fallas en el funcionamiento computacional no se podrá crear un nuevo software antes de febrero. Las dudas persisten.

Licitación viciada

Al inaugurar la Línea 4-A del Metro –que beneficiará a más de 60.000 usuarios diariamente– la presidenta Bachelet aseguró que para el año 2010 el Metro tendrá un total de 105 kilómetros de línea y unirá 21 comunas: “La dimensión del Metro para los santiaguinos aumentará cuando en febrero próximo entre en vigencia Transantiago. El desarrollo del Metro no es aislado, es parte de un modelo de trasporte público integrado que le cambiará la cara a la ciudad (…) Con Transantiago pasaremos a recorridos más cortos y a la complementariedad de los servicios. Santiago será un lugar donde se va a vivir mucho mejor.

“El desarrollo del transporte público toca también a las regiones: el Plan Bío-Bío en Concepción, el avance en la licitación de recorridos en Valparaíso y TranAntofagasta, servirán para hacer ciudades más amables e integradas”, dijo.

Resulta extraño que la presidenta Bachelet desconozca que la última semana de agosto el ingeniero chileno-japonés Roberto Sone –uno de los dueños de TIMM y su representante en Chile–, se querelló por 390 millones de dólares contra Sonda y NEC Chile. Fue el propio gobierno quien acusó a Sonda de ser responsable del retraso de Transantiago al no tener en implementación los equipos tecnológicos.

El empresario Andrés Navarro Haeussler –dueño de Sonda– había puesto en duda la presentación de la demanda por parte de TIMM, demandando, a su vez, por “jactancia” a Sone. TIMM denuncia que Sonda y NEC utilizaron información confidencial de sus equipos, cobradores, sistemas GPS, contadores de personas, pantallas publicitarias, cámaras, sensores y software, adjudicándose de forma “viciada” la licitación del AFT. Pero Michelle Bachelet, que se supone debiera saber qué ocurre, simplemente guarda silencio. Hasta ahora el gobierno mantiene observa un silencio cómplice.

No es un misterio que las autoridades están inquietas, pero prefieren callar pues saben que Transantiago podría venirse abajo y no quieren asumir los costos políticos de un terremoto de esa envergadura. La denuncia de TIMM y la judicialización del caso generan un serio cuestionamiento a la adjudicación de la licitación del AFT y al propio Transantiago. La demanda pone en tela de juicio todo el proceso de licitación de la que es vista como una de las grandes realizaciones del gobierno de Lagos y la Concertación.

Paul Fontaine, ex gerente general del AFT, uno de los pocos personeros que ha hablado, niega que TIMM haya estado dentro del proyecto y dice que cuando el Consorcio buscaba a un operador tecnológico “se llamó a Sonda, NEC, Telefónica, Alstom y Entel, entre otros, pero no a TIMM. Nunca nos reunimos ni tuvimos ningún tipo de relación con esa empresa”. Las pruebas lo desmienten. El gobierno y el Ministerio de Transportes siguen en sigilo hasta ahora, como si nada sucediera, pero Transantiago les podría estallar en las narices en cualquier momento.

Apropiación de tecnología e información

TIMM posee tecnologías, sistemas y equipos capaces de prestar los servicios requeridos por el AFT. Desde el 2004, recibió propuestas de negocios de parte de NEC y Sonda, con el objeto de emprender el proyecto Estudio preliminar de la propuesta para la licitación del Administrador Financiero de Transantiago (AFT 2004), en el marco de los servicios asociados al publicitado Plan Transantiago.

El objetivo era prepararse para participar en la licitación que adjudicaría a un consorcio –formado por bancos y empresas tecnológicas–, el manejo de los dineros del Transantiago.

AFT administraría todos los servicios asociados al cobro de los pasajes de la locomoción colectiva, el manejo de los dineros y el control de las flotas de buses. Se hablaba de 700 millones de dólares anuales y una jugosa comisión estimada en 1,9 por ciento de ese monto, más el derecho a cobrar una cantidad similar por concepto de arriendo de equipos e infraestructura necesaria para la prestación de los servicios.

TIMM denuncia que su información y tecnología fue apropiada indebidamente y utilizada sin su autorización y contraviniendo acuerdos de confidencialidad: “Sonda y NEC accedieron a la información y la utilizaron, sin autorización y sin pagar un solo centavo por ella, con el objeto de participar, la primera de las nombradas con la estrecha colaboración y ayuda de la segunda, en el Consorcio liderado por BancoEstado para elaborar y formular la oferta en el proceso de licitación, lo que le permitió al referido Consorcio, en definitiva, resultar ganador en la licitación del AFT”, dicen los abogados Sergio Lewin y Sergio Oyarce.

“Los desarrollos tecnológicos, derechos, procedimiento y know how, que constituyen información confidencial y estratégica, se encuentran protegidos por derechos de autor, de propiedad intelectual y/o industrial, cuyo dominio pleno corresponde en su totalidad a las empresas TIMM y a Roberto Sone”, agregan.

El 15 de diciembre de 2004, TIMM y NEC celebraron un Acuerdo de confidencialidad y no divulgación. Según este contrato, NEC no podía divulgar la información protegida por dicho acuerdo, ni tampoco utilizarla en su propio beneficio: “NEC incumplió el acuerdo de confidencialidad, haciendo uso indebido de la información privilegiada entregada por TIMM, entregándola a Sonda, quien a su vez, la aportó al BancoEstado que la utilizó para elaborar, formular y presentar la propuesta que resultó ganadora en la licitación AFT. El 8 de enero de 2005, TIMM y Sonda también celebraron un Acuerdo de confidencialidad y no divulgación, en razón del Estudio preliminar de la propuesta para la licitación del Administrador Financiero de Transantiago. Sonda tampoco contó con la autorización de TIMM para divulgar dicha información protegida por el acuerdo de confidencialidad, ni menos para utilizarla en su propio beneficio”, exponen Sergio Lewin y Sergio Oyarce en la demanda presentada por TIMM en tribunales.

Según TIMM, los contratos de confidencialidad tenían como objetivo estudiar la propuesta de licitación y emprender en forma conjunta el negocio a que daría lugar la licitación del AFT. Sin embargo, una vez que TIMM hizo entrega de la información a NEC y Sonda, ambas desconocieron su relación con ésta, dejándola fuera del negocio. Sonda, con la estrecha colaboración de NEC, y utilizando la información, patentes y propiedad intelectual e industrial de TIMM, inició el negocio. NEC también se benefició pues Sonda prometió adjudicarle algunos subcontratos del Transantiago.

Sonda incluyó en la propuesta pública datos contenidos en los manuales de operación de los equipos diseñados íntegramente por TIMM, que había entregado a NEC y a Sonda equipos de demostración y maquetas, todos los cuales aparecieron posteriormente como formando parte de la propuesta presentado por Sonda a la licitación del AFT. Pero no se limitaron a copiar algunos párrafos o dibujos, incluyeron, además, la tecnología de TIMM como propia.

fotoEstos documentos son sólo un ejemplo del burdo plagio que efectuó Sonda a prácticamente todo el Manual de TIMM. Uno de éstos documentos preparados y aportados por Sonda en la propuesta presentada por BancoEstado a la licitación es el Documento 5.7: Antecedentes del Proveedor o Integrador Tecnológico . En él se señala textualmente:

“Sonda y NEC están trabajando como proveedores tecnológicos de este estratégico proyecto. (…) Se ha invitado a participar a dos importantes consorcios extranjeros, ambos con una amplia y exitosa experiencia en diferentes lugares del mundo, implementando con probada calidad técnica y respuesta a compromisos de plazo, soluciones integrales absolutamente equivalentes a las requeridas por Transantiago, ellos son Siemens y TIMM”. Incluso Sonda cita como propia experiencia la de proyectos en los cuales jamás participó y que corresponden a empresas del holding mexicano Grupo Financiero Inbursa (Documento 5) –de propiedad de Carlos Slim Helú–, del cual forma parte TIMM.

¿Apertura a bolsa?

Hace varios meses Sonda anunció que colocaría un 25 por ciento de su propiedad en la bolsa, en el último trimestre de 2006. La prensa informó que Andrés Navarro Haeussler pretendía “atraer a inversionistas extranjeros a través del mecanismo 144ª y de la regulación S. de la Ley de Valores estadounidense”. Consorcio Financiero y Santander Investment asesoran la apertura de Sonda que pretendía asegurar unos 200 millones de dólares por sus acciones y, así, financiar “proyectos en Europa y Estados Unidos”.

Según informes financieros, en 2005 Sonda facturó ventas por más de 355 millones de dólares, un tercio de éstas se realizaron fuera de Chile. Para 2006 esperaba ganancias por la friolera de 400 millones de dólares. Sonda posee negocios en Chile, México, Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, Costa Rica, Ecuador y Perú, y busca expandirse aún más. “Su plan de inversiones ya se inició en México y Colombia donde recientemente adquirió empresas. Anunció, además, su salida al mercado bursátil, y pidió su inscripción en el registro de valores de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS)”, dijo El Diario Financiero.

Pero la demanda de TIMM podría frenar de bruces las intenciones de Sonda, alejando a los inversionistas bien informados y hombres de negocios. El propio El Mercurio –que ha sido hasta ahora bastante condescendiente con Andrés Navarro Haeussler y Sonda– informó que

“Los ataques que enfrenta antes de salir a bolsa llevaron a la empresa tecnológica a evaluar la postergación de su apertura. Aunque optó por seguir adelante. Antes de explicar los detalles de su pronta apertura a bolsa, en las últimas reuniones con los analistas Sonda ha tenido que responder toda clase de consultas en torno a la demanda de indemnización de perjuicios por 390 millones de dólares que se presentó en su contra. De esta forma, no le ha quedado más que asumir que esta acción judicial se está convirtiendo en una importante amenaza”.

El cómo se comportarán los hombres de negocios e inversionistas tras la demanda de TIMM por apropiación de tecnología y la salida de Sonda a la bolsa, seguirá en la incertidumbre.

Documentos:

1: Manual TIMM comparado con presentación de Sonda a la licitación aquí

2: Manual TIMM comparado con presentación de Sonda a la licitación aquí

3: Documento 5.7: Antecedentes del Proveedor o Integrador Tecnológico aquí

————————————–

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario