Nov 23 2013
688 lecturas

Despacito por las piedras

Chile: una elección que deja mucha tela para cortar

El domingo pasado se votó tras la cordillera, en el hermano país de Chile. En unas elecciones donde el voto no es obligatorio, concurrieron más de 6 millones de inscriptos, que no llegaron al 50% de los 13 millones que estaban en condiciones de hacerlo. Se elegían legisladores y la máxima autoridad del país, a la que aspiraban 9 candidatos.

Contra varios pronósticos y encuestas previas, que auguraban un triunfo en primera vuelta (más del 50%), la ganadora -Michelle Bachelet- que cosechó más del 46% de los votos deberá ir a una segunda vuelta con Evelyn Matthei que alcanzó el 25%

Como una jugarreta del destino, las dos principales contendientes fueron viejas amigas que -en su niñez- compartían juegos e inquietudes. Se trata de las hijas de dos generales de la aviación chilena. El General Alberto Bachelet, padre de Michelle Bachelet se opuso al golpe pinochetista y desde el mismo momento del golpe fue detenido, liberado y nuevamente detenido, muriendo en un hospital militar pocos meses después del golpe. Fue torturado mientras estab preso en la Academia de Guerra Aérea, cuyo director era el General Fernando Matthei, padre de Evelyn Matthei.

Bachelet, quien ya fuera Presidenta en el período de 2006/2010, es la candidata de Nueva Mayoría, un agrupamiento constituido mayoritariamente por el Partido Socialista y la Democracia Cristiana chilena. En la segunda vuelta, a realizarse el 15 de diciembre, aunque tenga el triunfo prácticamente asegurado deberá competir con Matthei, quien fuera candidata de las fuerzas de derecha después de haber renunciado otros dos candidatos que la habían precedido en ese rol. Esta fuerza si bien reivindica el hecho de haber alcanzado la segunda vuelta debe dar cuenta que los números los alejan de la presidencia y constituyen un duro golpe al actual gobierno ejercido por el conservador Sebastián Piñera, quien no logró capitalizar en votos el buen promedio de las cifras económicas de su gobierno: Crecimiento 5,6% anual; desempleo 5,7% e inflación anual 3%.

Las elecciones legislativas registraron un triunfo aún mayor de la fuerza de Bachelet. Cuenta con quórum propio y puede poner en marcha muchos cambios, el educativo entre ellos. Le faltan 2 legisladores para contar con la fuerza suficiente para reformar la Constitución, cuyo texto viene de los tiempos de Augusto Pinochet y que prometieron modificar. Entre los nuevos legisladores se destacan 4 diputados -2 de ellos del Partido Comunista, integrante de la coalición triunfante- provenientes de las filas estudiantiles, cuyas movilizaciones conmovieron al país en los últimos años, por el alto costo de la educación.

Chile es el país con el ingreso per cápita más alto de América Latina. La inflación  está en el orden del 3% y la desocupación no llega al 6%. Asimismo llueven las inversiones extranjeras. Pero, la contracara de estos datos es que Chile ostenta uno de los niveles más altos de desigualdad social. El 1% más rico tiene más del 30% de los ingresos. La mitad de la población apenas logra sostener el consumo básico. Abunda el crédito y la mayor parte de la población está fuertemente endeudada. A eso se agrega que el cobre, su principal producto de exportación, ha perdido –al igual que nuestra soja- el 25% de su precio en los mercados mundiales.

Juan Guahán, Question

 

 

 

 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario