Feb 4 2014
1994 lecturas

OpiniónPolítica

Claroscuros de las autodefensas michoacanas

Las mantas aparecieron en puentes vehiculares y peatonales de Morelia el 13 de marzo del a√Īo pasado. El mensaje de Los caballeros templarios fue directo: Terminen con la farsa de las polic√≠as comunitarias.

Tres semanas antes, el 24 de febrero, en los municipios de Tepalcatepec y Buena Vista Tomatlán, grupos civiles armados se habían levantado en contra de esa organización delictiva. Sus pobladores estaban hartos de sufrir todo tipo de violencia y abusos. A partir de esa fecha, después de sobrevivir en condiciones muy difíciles hasta finales de 2013, se extendieron vertiginosamente a casi 20 municipios de Michoacán.

Los templarios acusan a las autodefensas de ser una farsa porque ‚Äďaseguran‚Äď son un instrumento del c√°rtel Jalisco Nueva Generaci√≥n ( CJNG). Autoridades michoacanas han difundido tambi√©n esta versi√≥n. Apenas el pasado 30 de enero, la PGR inform√≥ que dos civiles armados detenidos confesaron que el crimen organizado de Jalisco entreg√≥ armas a las autodefensas michoacanas.

Los choques entre ambos c√°rteles tienen una larga historia tras de s√≠. El CJNG declar√≥ p√ļblicamente la guerra a los michoacanos. En un comunicado subido a Youtube, en el que puede verse a un grupo de encapuchados vestidos de negro, con armas de alto poder y con una pancarta que anuncia Por la libertad de Guerrero y Michoac√°n, los de Jalisco alertan: ‚ÄúAtento aviso: a todos los ciudadanos de Guerrero y Michoac√°n se les comunica que ya estamos en sus estados para limpiarlos de lacras. El problema es con la organizaci√≥n que se hace llamar Los caballeros templarios‚ÄĚ.

¬ŅQui√©nes son las autodefensas michoacanas? Se trata de grupos de civiles armados que han tomado la justicia en sus manos y combaten militarmente a Los templarios. Se presentan como gente de trabajo. Seg√ļn el m√©dico Jos√© Manuel Mireles, somos pueblo, somos miles, somos un Consejo de Autodefensas Unidas de Michoac√°n, formado por empresarios, campesinos, presidentes municipales, regidores, huerteros, limoneros, estudiantes, padres de familia, etc√©tera.

Las autodefensas son una confederación de grupos locales, autónomos entre sí, que tienen sus propios mandos militares y se coordinan a nivel regional. Mantienen relaciones estrechas con sectores productivos y poderes municipales. Están integradas por, al menos, 10 mil hombres, en su mayoría con la complexión física apropiada para los enfrentamientos.

Sus voceros afirman que se financian con las ganancias de la explotación de los ranchos abandonados por Los templarios, o con lo que han dejado de pagar a sus extorsionadores. Sin embargo, tienen otros importantes respaldos económicos. En muchos lugares son los ricos quienes sostienen al ejército irregular y hasta les pagan a sus peones para echar bala. Las mineras trasnacionales subvencionan el movimiento.

Las autodefensas están armadas mayoritariamente con AK-47, R-15, M2 y fusiles de asalto, armas difíciles de adquirir y caras. Han demostrado que saben utilizarlas. Tienen, además, chalecos antibalas, uniformes, equipos de radiocomunicación y camionetas blindadas.

¬ŅDe d√≥nde proviene su armamento y pertrechos? Dicen que, en un primer momento, de sus equipos de caza y, con el paso del tiempo, de los templarios muertos o huidos. Alguno de sus voceros reconocen que las han comprado y, otros se√Īalan que se las hicieron llegar migrantes solidarios. Las explicaciones eluden el fondo del asunto: dif√≠cilmente han ca√≠do m√°s de 100 integrantes del c√°rtel en combate y en la regi√≥n ha habido campa√Īas permanentes de desarme.mex policias comunitarios

A lo largo del conflicto, el Ejército y la Policía Federal han proporcionado cobertura a las operaciones militares de las autodefensas. Estanislao Beltrán, uno de sus dirigentes más reconocidos, se lo confesó con todas sus letras a Carmen Aristegui. El secretario de Gobernación y el comisionado Nacional de Seguridad lo han ratificado en distintos momentos.

Durante 2013, Los templarios denunciaron esta complicidad por varios medios, mientras organizaban cercos carreteros, acciones de estrangulamiento econ√≥mico y emboscadas. En una manta advirtieron al presidente Pe√Īa Nieto: ‚Äúes muy riesgoso estar echando a pelear al pueblo contra el pueblo y apoyar al c√°rtel de Jalisco disfrazado de comunitarios‚ÄĚ. En otra, dirigida a las fuerzas armadas, preguntaron: ¬ŅPor qu√© tanto apoyo a los guardias comunitarios de La Ruana y Tepeque?

La coordinaci√≥n entre militares y autodefensas ha sido muy clara en distintos momentos. El Ej√©rcito acompa√Ī√≥ el convoy de unos 600 comunitarios de Tepalcatepec, Buena Vista Tomatl√°n, Aguililla y Coalcom√°n para tomar Apatzing√°n el 26 de octubre del a√Īo pasado y, previamente, desarm√≥ a la polic√≠a municipal, acusada de estar al servicio de la organizaci√≥n criminal.

Acusando recibo, al d√≠a siguiente, despu√©s de que Los templarios atacaron 18 instalaciones de la CFE y dejaron sin luz a medio mill√≥n de usuarios, cientos de personas marcharon contra la incursi√≥n de las autodefensas. En una pancarta denunciaron: Lleg√≥ la violencia y el caos al municipio de Apatzing√°n. El Ej√©rcito la trajo y la acompa√Ī√≥ en todo su recorrido.

mex bandasLa colaboraci√≥n entre autodefensas y fuerzas armadas no ha sido tersa ni lineal. Ha tenido una naturaleza pendular. Los roces con el 51 batall√≥n de infanter√≠a han sido frecuentes. Los militares detuvieron a comunitarios de Buenavista Tomatl√°n y Aquila (cuando √©stos comenzaron a desafiar los intereses de la minera Tenium). En mayo pasado, los de Buenavista retuvieron a un grupo de soldados que hab√≠a apresado a sus compa√Īeros, y no los soltaron hasta que sus compa√Īeros fueron liberados. En enero, la tropa dispar√≥ contra civiles en Ant√ļnez que se negaron a que sus guardianes fueran desarmados.

Los claroscuros del movimiento son evidentes. Muchos michoacanos tomaron las armas para enfrentar a grupos delictivos y defender su territorio, sus bienes y su seguridad. Sin embargo, es inocultable el papel del gobierno federal en el auspicio de esos grupos civiles armados. Esta relación pone en duda que los civiles armados sean sólo una expresión autónoma de la voluntad de autodefensa popular. Las autodefensas son parte de una estrategia gubernamental, no resultado de su carencia.

*Publicado en La Jornada

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

A√Īadir comentario