Oct 30 2013
713 lecturas

OpiniónParticipación ciudadana

Colombia: Se busca congresista

No podemos esperar que en el congreso se tramiten iniciativas que puedan afectar la clientela electoral y política. No podemos, digo, porque ni unos, los godos y liberales; ni otros, los miembros de ´nuevos´ movimientos o partidos, incluidos algunos de la llamada izquierda moderada, que ni es izquierda ni es moderada, son sólo parte del sainete; pueden intentarlo siquiera.

El diario El Tiempo publica que en el congreso existen hoy cientos de propuestas tildadas de inocuas, de innecesarias, como que hay que declarar la ruana como símbolo nacional.Pero no dice que son ese tipo de iniciativas, con las cada congresista al llegar a sus regiones, a sus toldas, a sus territorios, donde una recua de personas les esperan y todavía les creen, las que les permiten hacerse visibles y poderosos.

Este tipo de personas saben que con esa manera de mentir y de embaucar a la gente a través del voto, jamás podrán intentar cambiar estas prácticas que se han clavado en el alma de la falsa democracia que vivimos como se clavan cada día la desesperanza y el desasosiego general.

Claro que se han aprobado casi 40 reformas a la constitución nacional, lo que significa que es una colcha de retazos, colcha muy parecida a los campos de Boyacá y Nariño. Cada reforma hecha para mantener el estatu quo, pretendiendo un falso equilibrio entre intereses de unos y de otros, ha sido hecha a la medida de los clientelistas.

Estupideces como que el agua de panela debe convertirse en símbolo nacional o que la fiesta tal de un olvidado pueblito debe ser patrimonio de todos, no es cierto como agrega el periódico, que interfiera en la discusión de los ´grandes temas´ del país, porque es precisamente a través de estos mecanismos como los congresistas se hacen visibles y aparentemente necesarios en sus feudos. Cualquiera se preguntaría con razón, porqué los congresistas de avanzada, los que llaman progresistas, los de las izquierdas moderadas (que solo hacen el juego a los poderosos y las mayorías en el congreso), porqué ninguno de ellos denuncia este comportamiento para que la gente deje de creer en sus colegas que así actúan.

La respuesta es que no denuncias estas prácticas porque no les conviene hacerlo. Porque han sido contagiados de esos modos de persuadir a su clientela votante. NO denuncian como era de esperar por parte de ellos, porque dizque iban a ´enfrentar esa sucia clase política tradicional´ pero terminan haciendo lo mismo o algo peor: Vivir de engaños para sostenerse en la curul otros cuatro años.

¿Qué congresista propondría acabar con el bicameralismo? Eso sería un suicidio político. De lo que me acuerdo, hace treinta años hay gente llamada de izquierda o de otros movimientos distintos a los godos y liberales que tampoco han hecho este tipo de propuestas. Qué congresista propondría acabar con las contralorías departamentales y municipales? Porque todavía no entendemos la razón de que sean los cuerpos legislativos quienes sigan nombrando personeros y contralores de bolsillo, lo que deja por el piso el control real de las finanzas territoriales y el cuidado de los derechos ciudadanos.

¿Qué congresista propondría acabar con las asambleas departamentales? Unos entes supuestamente legislativos y de control, reducidos hoy en día a la aprobación del presupuesto general de los departamentos, gestión que se puede hacer en una decente oficina de planeación. Asamblea que también soporta el manejo de la clientela de estos mal llamados padres de la patria.

¿Qué congresista propondría reducir el número de concejales en los muncipios a la mitad y estudiar de verdad la fusión de unos y la eliminación de otros (municipios, claro está)?. No es sino recordar cómo antaño ser concejal era una dignidad perseguida por muchos y nunca tras el pago de emolumentos o de la celebración de contratos. col congresistas con santos

¿Qué congresista propondría, digo para no tener que asustar a nadie con el cambio radical del sistema económico, político y social que nos rige, que se acabe con buena parte de lo que llaman el servicio exterior o el cuerpo diplomático?. Porque por más que nos esforcemos en ser competitivos en el mercado, habrá decenas de países con los cuales nunca tendremos un solo negocio de importación o exportación, ni creo que viva un solo ciudadano colombiano. Varias veces en tiempos de guerra, o de crisis, la oficina diplomática en un país es atendida por la del vecino o por la embajada colombiana más cercana.

¿Qué congresista propondría reducir al mínimo el personal del congreso, inclusive reducir al mínimo el número de miembros de las llamadas unidades de trabajo legislativo, oficinas de prensa y de protocolo, de cada senador o representante y etc.?.

¿Qué congresista propondría que se despoje a sus colegas del poder en las entidades del Estado tomadas por la fuerza clientelista? El departamento de planeación es del congresista tal; el Sena es del senador cual; Bienestar familiar es de fulano; las asustadurías como la contraloría, la contaduría, la procuraduría, son de zutano y mengano. Y que en adelante se requerirá de méritos para poder obtener un cargo en esas entidades, como mínimo.

¿Qué congresista propondría la elección popular de procurador, contralor, personeros y contralores municipales? Porque es sabido que se han convertido en funcionarios que obedecen a sus patrones, los políticos que los nombran para taparles sus desafueros. Sobran los argumentos en este caso.

Y no me refiero a las grandes reformas en el campo político, económico y social, porque Ellas asustan a los dueños de esa clientela. Porque son reformas que asustan al público en general, un público desinformado por los medios de comunicación masiva, al cual le han dicho que hacerlo, significaría caer en el demonio del comunismo, cuando no, del socialismo del siglo XXI. Y no me refiero a las grandes decisiones de privilegiar o dar prelación en el gasto público a la salud y a la educación del pueblo colombiano. Se sabe de sobra que los programas de salud son excluyentes.

Que poner en marcha un sistema universal de salud, antes que afectar los índices macroeconómicos lo que hace es invertir en el ser humano, en plantearse así mismo una vida con dignidad. Que financiar en su totalidad la educación es abrir el espacio a tantos jóvenes sin oportunidades y que son ahora mismo el caldo cultivo de las mafias, de los grupos de mercenarios y sicarios, jóvenes enterrados por sus padres trastocando épocas pasadas cuando tal cosa se pretendía al contrario, en decir, los hijos enterrando a sus padres.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario