Dic 1 2005
489 lecturas

Ambiente

COMO LOS GERENTES, LOS PECES SUFREN ESTRÉS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Reiteremos los términos: estresados, hambrientos y asfixiados. Según informó un equipo científico de WWF/Adena, los peces están cada vez más amenazados por los efectos del cambio climático dado el aumento de la temperatura de los ríos, lagos y océanos. A medida que aumenta la temperatura del agua disminuye la comida disponible, se producen menos crías y hay menos oxígeno para los peces marinos y de agua dulce.

Por estos días se celebra la COP 11, una reunión clave de los países firmantes del Protocolo de Kioto –bien, gracias– en Montreal, por este motivo, WWF/Adena ha presentado su informe: ¿Estamos sumergiendo nuestro pescado en agua caliente? (Are we putting our fish in hot water?). El documento muestra cómo el calentamiento del planeta provoca el calentamiento de las aguas en el mundo; cambiando los patrones de pluviometría, corrientes y el nivel del mar.

Uno de los casos –el estudio es de Isabel Palomera y Josep Lloret, del Institut de Ciències del Mar de Barcelona del CSIC– es el Mediterráneo. Bajo el título: Impacto del cambio climático sobre las pesquerías del mediterráneo noroccidental, WWF/Adena advierte que el cambio climático amenaza la sostenibilidad de las pesquerías de la región debido al incremento de la temperatura del agua, el aumento del nivel del mar y la reducción de los aportes fluviales.

foto“El equilibrio a punto de perderse”

Queda establecido que los descensos de las poblaciones de peces tendrían un impacto negativo en las pesquerías comerciales, el turismo y la biodiversidad. Sus autores comentan: “el calentamiento global puede forzar a desplazarse a algunas especies de aguas frías, como la merluza y el capelán, mientras otras especies propias de ambientes más tropicales, como la alacha y el mero, ampliarían su área de distribución. Obviamente, esto comportaría cambios en la estructura de los ecosistemas y de las especies asequibles todavía a la pesca”.

Por su parte, José Luis García Varas, responsable del Programa Marino de WWF/Adena, apuntó: “El equilibrio está a punto de perderse. El cambio climático aumentará la presión sobre las poblaciones pesqueras ya impactadas por la sobrepesca, la contaminación y la pérdida de hábitat”, añadiendo: “Tenemos que actuar ya para proteger a los peces, porque son uno de nuestros activos biológicos, nutricionales y económicos más valiosos”.

El estudio de WWF/Adena muestra que se espera que las temperaturas más elevadas perjudiquen el crecimiento de algunos peces, produciendo menos crías. Normalmente, el metabolismo de los peces se acelera con la subida de la temperatura, pero la insuficiencia en los alimentos disponibles podría reducir su ritmo de crecimiento y sus tasas de reproducción.

Algunos peces de zonas templadas, como los salmones, siluros y esturiones, no pueden desovar si las temperaturas de invierno no caen por debajo de cierto nivel.

Para empeorar las cosas, el informe del WWF/Adena muestra que los peces de agua dulce, en particular, podrán no tener suficiente oxígeno para respirar según se vayan calentando las aguas. Los peces filtran el oxígeno del agua, pero la cantidad de oxígeno disuelto en el agua decrece al subir la temperatura.

Impacto inmediato

A su vez, las temperaturas más altas significan que los peces podrían desplazarse a aguas más frías en un esfuerzo por mantener las temperaturas normales de su hábitat. Sin embargo, esto puede afectar a otras especies que dependen de estos peces como fuente nutritiva en situaciones difíciles. En el Golfo de Alaska, en 1993, al desplazarse los peces a aguas más frías y más profundas, alrededor de 120.000 aves marinas perecieron de hambre al ser incapaces de sumergirse a suficiente profundidad para alcanzar a sus presas.

Las pesquerías marinas generan en el mundo más de 110.000 millones de euros al año, empleando al menos a 200 millones de personas; alimentando a miles de millones de personas que dependen del pescado como importante fuente de proteína.

WWF/Adena desea que los gobiernos reunidos en Montreal se comprometan a comenzar negociaciones para lograr reducciones mayores en emisiones de CO2 una vez que el actual período de compromisos del Protocolo de Kioto concluya en 2012.

—————————–

* Portal del periodismo del desarrollo sostenible (www.infoecologia.com).

Notas

1. Para obtener una copia del folleto, Are we putting our fish in hot water?, y para obtener los informes científicos completos sobre “cambio climático y los peces de agua dulce” y “cambio climático y los peces marinos”, además de cinco estudios de caso regionales (Australia, India, Sudáfrica, el Mediterráneo y el sureste de Estados Unidos), vayan a http://www.panda.org/climate/fish.

2. Información de WWF/Adena sobre la 1a Reunión de las Partes sobre el Protocolo de Kioto, realizada al mismo tiempo que la 11a Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, puede hallarse en http://www.panda.org/climate/Kyoto1, conjuntamente a otros documentos relacionados.

3. La Unión Europea, otros gobiernos y muchos grupos de la sociedad civil se han comprometido a mantener una elevación de la temperatura media inferior a 2°C por encima de los niveles preindustriales.*

* Medida que no se logra implementar. (N. de la R.).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario