Ago 28 2014
1173 lecturas

OpiniónPolítica

¿Cómo se forman los niños y jóvenes en “Israel”?

Cuando en 2000 el partido Likud (extrema derecha) llegó al Ministerio de Educación, los niños, adolescentes y jóvenes de Israel” empezaron a recibir, progresivamente, una formación altamente distorsionada y militarizada. Gobernaba entonces el primer ministro y criminal de guerra Ariel Sharon, y el ministro Limor Lifnat quedó a cargo de la revisión a fondo de todos los planes de educación y de enseñanza.

Siete años después, la gestión de las instituciones educativas de “Israel” estaba en manos de funcionarios militares. Motti Saji, titular del programa Tsafta, reconoció que en lugar de formar profesores calificados, el propósito apuntaba a encontrar “dirigentes militares con habilidades especiales”.

Simultáneamente, varios investigadores y pedagogos de las universidades de Tel Aviv y Haifa se volcaban a investigar los nuevos contenidos “didácticos” de los libros de texto. En “Una cara fea en el espejo”, por ejemplo, el profesor Adir Cohen analizó exhaustivamente mil 700 libros publicados después de 1967, tras la guerra de expansión que los medios occidentales (y textos israelíes) llaman Guerra de los seis días (1966). El estudio arrojó resultados radicalmente opuestos a la “tolerancia” predicada en los cientos de museos que “Israel” tiene montados en distintas capitales y ciudades del mundo (México entre ellas).

En 520 libros, Cohen descubrió descripciones humillantes y negativas de los palestinos. Desglosados, 66 por ciento de los textos se referían a los “árabes” como violentos, malvados (52), mentirosos (37), codiciosos (31), falsos (28), traidores (27 por ciento). Asimismo, en 86 libros, el profesor encontró que se describe a los “árabes” como homicidas (21 veces), sanguinarios (21), animales viciosos (17), belicistas (17), asesinos (13), creyentes de mitos (9), “joroba de camello” (dos veces).

Otro capítulo del estudio se basó en los resultados de cinco preguntas del tipo ¿cómo reconoces a un “árabe” y te relacionas con ellos?, realizadas a un grupo de niños en una escuela primaria de Haifa (cuarto a sexto grado). Pues bien: 70 por ciento describió al “árabe” como asesino, secuestrador, criminal, terrorista, 80 dijo que veía a los árabes como sucios y con cara aterradora, y 90 por ciento afirmó que los palestinos no tenían derecho alguno sobre la tierra de Israel o Palestina.

Para la profesora de la Universidad de Tel Aviv Nurit Peled-Elhanan (premio Sajarov para la Libertad de la Conciencia, Parlamento Europeo, 2001) “…las construcciones del mundo hechas a partir de los libros de estudio, por tratarse de las primeras a sedimentarse en la mente de los niños, son muy difíciles de ser erradicadas.

“Los palestinos –añade– nunca son presentados como seres humanos normales. No hay en este material siquiera una fotografía de un palestino que muestre el rostro. Tan sólo podemos verlos enmascarados o en situaciones que representen amenazas para los judíos.”

Los programas distorsivos resultan más obligatorios en los colegios palestinos de Jerusalén este. El director de la oficina de Educación, Sameer Jibril, instó a las familias palestinas con niños en edad escolar a estar atentas y conscientes, pues al menos en cinco escuelas palestinas se les están cambiando por la fuerza los materiales por los programas israelíes.

La ilegal “municipalidad de Jerusalén” –observó Jibril– ofreció aumentar los salarios de los maestros y directores palestinos que acepten poner en práctica los programas israelíes en sus escuelas. La propuesta añadiría unos 2 mil shekels (550 dólares) de subsidio por alumno matriculado. Los materiales muestran mapas modificados en los que “Israel” incluye la ribera occidental con los nombres de Judea y Samaria, además de Gaza y el Golán sirio ocupado.

En materia de historia, los programas hacen hincapié en el estudio de la destrucción del templo de Salomón en la vieja ciudad de Jerusalén, remarcando que la ciudad les pertenece como capital judía de “Israel”, omitiendo, de paso, que por esa época Palestina y Jerusalén estaban bajo la ocupación romana-hebrea, el templo fue demolido por los romanos, y nunca existió un Estado de Israel antes de 1948.

De su lado, la profesora Nurit Peld-Elhanan denunció la circulación de supuestos libros de texto escolares palestinos en los que se diaboliza a los judíos. Pero estos materiales, asegura, son impresos en el llamado “Centro de Vigilancia sobre el impacto de la Paz” (sic) de Efrat, colonia ilegal de Cisjordania situada al sur de Jerusalén, administrada por rabinos judíos de extrema derecha.

En 2013, los falsos programas fueron presentados en el Congreso de Estados Unidos. Para “lavar la afrenta”, el Congreso entregó medio millón de dólares por cada uno, y Hillary Clinton contrató al director del “Centro de Vigilancia”, Yohanan Manor, como consejero personal.

Desde su más tierna infancia, los niños del enclave neocolonial llamado Israel” descubren que son los “elegidos de Dios” y que este privilegio suscita la envidia, el odio antisemita y la persecución de “los otros”, de los “goyim” (no judíos). Aprende que estos “goyims” son meras almas animales encarnadas en cuerpos humanos, y que la “tierra prometida” fue robada por “ladrones paganos”.israel jovenes1

Sigrid Lehman, académica israelí, dice: “Nosotros, los judíos, estamos predispuestos a recibir a un árabe como “goyim”; como europeos los percibimos como un enemigo asiático, y como socialistas los percibimos como representantes del peor tipo de retraso”.

El profesor Daniel Bar-Tal (Universidad de Tel Aviv) estudió 124 libros de texto de primaria, secundaria y de enseñanza superior de gramática, literatura hebrea, historia, geografía y educación ciudadana. Bar-Tal reconoce que los libros que en la actualidad utiliza el sistema escolar israelí contienen una denigración menos directa de los “árabes”, pero siguen empleando estereotipos negativos.

En hebreo y en árabe, los textos de primaria son racistas y crueles, en tanto los de secundaria incluyen “matices”. Secciones que, por ejemplo, muestran pláticas entre estudiantes “árabes” (así llaman a los palestinos), elogiando el desarrollo sionista de las antiguas ciudades palestinas, con el esplendor de las actuales urbes israelíes. Los judíos son presentados como industriosos, valientes, decididos, y los “árabes” como incapaces, apáticos, improductivos, fatalistas, poco cultos, etcétera.

Los libros destinados a cerca de un millón de “árabes israelíes” (quinta parte de la población) están en árabe. Pero han sido escritos y publicados por el Ministerio de Educación sionista, donde los palestinos no tienen influencia o acceso. “Los palestinos –agre­ga Bar-Tal– desempeñan menos de uno por ciento de los trabajos en el ministerio, sin contar a los profesores. No tienen cargos de responsabilidad, y no hay palestinos incorporados en la preparación del currículo en lengua árabe…”

El sistema de educación sionista glorifica el poder militar y la guerra como un estilo de vida. Las escuelas organizan visitas a las bases militares donde los niños y jóvenes se familiarizan con todo tipo de armas, se trepan a los tanques Merkava para tomarse fotografías con soldados y familiares, y asisten a entrenamientos con munición real.

Como tareas escolares, los niños escriben cartas y tarjetas de felicitación a los soldados, dándoles las gracias por matar a los enemigos del “pueblo elegido de Dios”. A su vez, generales, oficiales y soldados visitan regularmente las escuelas para dar conferencias sobre la “guerra”, el “invicto” ejército israelí y las atrocidades de las violaciones a los derechos humanos, para que los alumnos se vuelvan insensibles.

En las colonias ilegales de Cis­jordania y Jerusalén este, el sistema resulta más desquiciante aún, pues la “educación” se desenvuelve en una atmósfera de terrorismo puro. Allí, los niños y adolescentes aprenden que el servicio militar es el más importante deber religioso al que aspira cada israelí, y en las escuelas se describe a los criminales de guerra como “santos”.

Financiadas por el Tsahal (“Fuer­zas de Defensa”, sic) y administradas por rabinos, el extremismo religioso y militar en instituciones como Yshovotl Hahsadir, los rabinos Eli Elbaz de Jerusalén este, o Eliaqhu Reskin, de la colonia Efrat (cerca de Belén), se mofan de los intentos de diálogo interconfesional entre rabinos y sacerdotes cristianos.

Un estudio de la Universidad de Bar-Ilan, en la colonia de Ramat Gan, reveló que 99 por ciento de los alumnos y 90 por ciento de los religiosos ortodoxos ignorarían las leyes laicas israelíes y seguirían los decretos de sus rabinos en caso de que éstos contradijeran las leyes laicas (Hertzlia Center, 2006).

Jamal Atamneh, coordinador del Comité de Eduación Árabe de Haifa, observa que cuando los libros de texto tratan asuntos como paz y coexistencia, “…es para enseñarnos cómo llevarse bien con los judíos”. Por otro lado, añade, “…no existen universidades en lengua árabe. La Universidad de Haifa ha mantenido un porcentaje de 20 por ciento de estudiantes árabes, cuando la población palestina en el norte ha crecido a más de 50 por ciento (desde 1948)”.

Atamneh sostiene: “…Nunca se conceden becas importantes a ningún árabe: no hay dormitorios para árabes ni trabajos relacionados con la facultad o programas de ayuda financiera. Los israelíes justifican esta discriminación legal con el hecho de que los árabes no sirven en el ejército”.

Hace unos años, el joven estudiante Daniel Banvolegyi contó que un chico se había enfadado con él por algo que había leído o discutido en la escuela, y que le dieron ganas de “matar al primer árabe que viera”. De sus compañeros de clase, Daniel dijo: “se mueren de ganas de entrar en combate y matar árabes”.

*Texto elaborado con los escritos del catedrático palestino Elías Akleh y la periodista Maureen Meehan (traducción de Beatris Morales Bastos, Rebelión, 20/7 y 20/11/07), Suahil Hani Daher Akel (ex embajador de Palestina en Argentina) y Nurit Peled-Elhanan (Universidad de Tel Aviv), premio Sajarov por la libertad de conciencia (Parlamento Europeo, 2001), y autora de Palestine in israeli school books: ideology and propaganda in education (2012)

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    2 septiembre 2014 22:42

    La barbarie israelí y la norteamericana exhibida en Guantánamo no es tan diferente de aquella atribuida a los rusos soviéticos durante la arremetida contra la Alemania nazi, después de que ésta pretendiera invadir Rusia.
    Bien decía el célebre Carlitos a fines del siglo XIX: “El hombre aún no abandona las cavernas”.