Jun 4 2007
322 lecturas

Cultura

Comparación. – LA TELEVISIÓN DE CUBA Y DEL ECUADOR

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Decidimos buscar la programación de televisión de Ecuador y Cuba, con el objetivo de encontrar una explicación a la gran diferencia en los niveles de educación y cultura, entre los dos países. Para este análisis tomamos como muestra cuatro canales cubanos: Cubavision, Tele-Rebelde, Canal Educativo 1 y Canal Educativo 2. Por su parte, de Ecuador a Gamavision, Teleamazonas, Ecuavisa, Canal Uno Y RTS.

Del análisis de los canales ecuatorianos se desprende que la programación brinda más espacio a las telenovelas tributo al escándalo (Amor a palos, Destilando amor, Yo amo a Juan querendón, Amores del mercado, etc), 28 teleseries durante un día habitual de programación. A su vez, proliferan las series de acción y de dibujos animados de procedencia norteamericana, a saber: los Simpson, Lizzie y Mc Guire, Malcolm, Arnold, Jimmy Neutron, Bob Esponja, Power Rangers, Walker, Macgyver, Star Teca Next Generation, Bill Cosby, Melrose Place, Club Disney, Gadget, etc.

Abunda también la crónica roja, sketches cómicos llevados a la pantalla chica, así como los reality y talk shows, como Laura en América, Vivos, La Kombi, Cámara manía, Noche a Noche con Marian, Pasado y Confeso, De la Vida Real, Maritere, Bailando por un sueño, Zona Muerta, Huesos, Rebelde y Millonario; en suma, una pobre programación nacional. Adicionalmente la TV mantiene pegado al televidente –como goma de mascar– frente al televisor con al menos un partido diario de fútbol, en horas de mayor sintonía.

En Latinoamérica parece ser una regla que el 70% de la programación chatarra provenga fundamentalmente de los EE.UU. En Ecuador no es la excepción, solo el canal Teleamazonas en un día habitual pasa al menos 12 programas extranjeros, entre dibujos animados, series excéntricas y películas “de acción”.

En la televisión nacional todo gira en la rueda del consumismo, los astutos empresarios ha sabido aprovechar la figura de la mujer para convertirla en el símbolo de la pornografía publicitaria. Los helados, teléfonos celulares, vehículos, bebidas, adquieren formas provocativas; también hay mensajes subliminales que bombardean la mente para inducir a comprar tal o cual producto para sentirse parte de la sociedad de consumo.

Una escena de dibujos animados conocida como Jimmy Neutron, permite observar como el niño apunta amenazante a una amiga para increparle duramente: “Sabemos que eliminaste a tus padres para comprarte un celular”.

Son desquiciantes los programas que se impone en la TV Nacional cada día, se hace gala del derroche con la quema deliberada o choque de vehículos, el concurso de quién consume más sandwiches en el menor tiempo, contrasta con miles de niños que se drogan con cemento de contacto a causa del hambre.

En torno a esta fiebre capitalista, la televisión juega con los sentimientos y anhelos de la gente: “No pares de soñar, sigue comprando el pozo millonario (lotería) y ganarás la casa de tus sueños”. “Ahora cuentas con miles de cajeros en todo el país” –aunque no tengas ni un centavo en el bolsillo–.

Lo que cuenta es explotar los deseos más bajos del ser humano; es notorio cómo se alimenta la morbosidad en los comerciales; conseguir insensibilidad ante la pobreza y la violencia, es el objetivo velado de la televisión ecuatoriana para anular todo sentimiento de solidaridad al prójimo.

foto
El público se impresiona al ver escenas en la pantalla chica donde aparece un niño abandonado, una mujer que se quedó en la calle por un incendio que consumió su casa. Pero nadie se conmueve con los miles de niños que piden caridad o venden caramelos en las calles. Hay que invisibilizar la miseria, el trabajo perfecto de la TV, a través de una vacuna poderosa llamada ?deshumanización.

Por otro lado, las noticias provienen en un 90% de las agencias norteamericanas CNN, ABC, FOX, quienes nos cuentan el rostro de la información que les interesa, sin que el pueblo tenga la opción de conocer la realidad oculta de la noticia. Incluso, las notas que se reportan desde países cercanos como Perú o Colombia, son filtradas por los sistemas satelitales americanos. Será por eso que a nuestro país no llega la cadena TeleSur, de Venezuela, o es que no les conviene que conozcamos que otra forma de hacer comunicación es posible.

Y qué decir de la contribución a la cultura, al encuentro con una identidad propia, al fomento de las tradiciones indígenas (cuna de la nacionalidad ecuatoriana) Nada, simplemente nada. Vale decir que estando los medios en manos de empresarios y de sus asalariados, a ellos les place hacer televisión, no para educar políticamente al pueblo, sino para velar por el sistema que mantenga por siempre el status quo de pobreza, exclusión e ignorancia.

La TV cubana

Ahora veamos la otra cara de la moneda. En Cuba la programación esta diseñada para formar al ser humano en valores, cultivar la identidad y conocimiento de la realidad cubana y latinoamericana. A su vez, la serie de Teleclases, por la cual se instruye en todas las materias del conocimiento, permite compartir en familia, desde las 7:00 hasta las 16:00, clases de Música, Expresión Corporal y Estética; asignaturas como Física, Química, Geografía, Historia, Idiomas, etc. Al mismo tiempo, el programa Universidad para todos, invita a la juventud a compartir una propuesta multidisciplinaria de educación, a nivel superior.

La programación cubana es controlada por el Estado, procurando velar por mantener informado al pueblo alrededor de temas de actualidad, a través de Mesa Redonda, espacio de opinión, creado para el efecto. En la isla se enseña a los niños desde muy pequeños a amar a su patria, a mantener viva la llama del ejemplo de sus héroes, a buscar en la unidad familiar un encuentro diario de solidaridad, muy ajeno al individualismo, al consumismo voraz, propio del sistema capitalista.

La clave del éxito es que la programación al estar en manos de pedagogos, periodistas, educadores, y demás profesionales, son ellos quienes elaboran los programas, con alto contenido cultural y formativo. Cosa que no sucede en el Ecuador, pues la mediocridad, el sectarismo y la ambición de los medios comerciales, mira a toda propuesta educativa como nada rentable y peor si tiene un contenido político.

La televisión cubana aprovecha esta herramienta tecnológica para educar a su pueblo, a través de programas como: Cursos de superación personal, Hablemos de salud, Somos Cuba, Vivir la vida, Papá de noche, Didácticos infantiles, Conciertos en vivo, Ventana al futuro (Información y apoyo a la agricultura), Encuentros y tradiciones cubanas, Videoteca, Habana jazz, Historias de zoológico, Lo mejor de TeleSur, etc.

Ni los más acérrimos detractores del sistema comunista de Cuba, pueden negar el primer nivel de la educación y cultura del pueblo, que se ha paseado por el mundo con verdaderos embajadores de la revolución, como Alejo Carpentier, Nicolás Guillen, Alicia Alonso, Félix Varela, etc.

Para concluir la presente nota, es evidente que mientras no haya un gobierno que sepa tomar decisiones, que permita recuperar para el pueblo el manejo de la TV nacional, seguiremos como estamos. Sin embargo, es oportuno revisar la Constitución Política del Estado, recordemos lo que ella dice en su Art. 81:

“Los medios de comunicación social deberán participar en los procesos educativos, de promoción cultural y preservación de valores éticos”. A su la vez, sostiene que: “Se prohibe la publicidad que por cualquier medio o modo promueva la violencia, el racismo, el sexismo, la intolerancia religiosa o política y cuanto afecte a la dignidad del ser humano”.

Al mismo tiempo, la Ley de Radio y Televisión afirma muy claramente en su Art. 48, que la programación debe estar sujeta a las siguientes normas:

“Promoción de la cultura, formación moral, difusión de las tradiciones. Procurarán la educación política y cívica del pueblo ecuatoriano”. Además, dice “que desde las 06:00 hasta las 21:00 se evitará pasar escenas o imágenes de violencia, crueldad, actos sexuales; que se evadirá el empleo de frases y términos vulgares; que no se fomenten valores foráneos de otros países que afecten la idiosincrasia y los valores nacionales”.

Con todo lo expuesto, ¿la programación de la televisión nacional respeta lo estipulado en la Ley? La respuesta en todo el país sería un No rotundo.

Luego de este breve análisis el gobierno tiene razones, fundamentos jurídicos y éticos suficientes para retirar la frecuencia a todos los canales privados, por violar la Ley, por irrespetar a diario la privacidad de nuestros hogares, por inundarnos con programas asquerosos, por invadirnos con tanta basura norteamericana, que posiblemente en los propios EEUU se desecha, por lo barata y alienante.

Es deber de todo gobierno que se precie de ser revolucionario y bolivariano el no vacilar ni un instante a la hora de defender la salud mental de nuestros niños y jóvenes, que ya son víctimas de la televisión privada. Si el presidente Correa según sus palabras, es el mandatario, puesto por el mandante, el pueblo, que no le tiemble la mano para decretar el retiro irrevocable de la frecuencia a los canales de la televisión privada, para devolverle a su legitimo dueño, el estado.

Es tiempo de democratizar el espectro radioeléctrico.

——————————–

* Servicio de Prensa Alternativa.
www.nodo50.org/serpal.

Addenda

Circula por estos días –principio de junio de 2007– la información de que la Sociedad Interamericana de Prensa considera enviar una delegación a Ecuador para analizar la situación de la prensa y la libertad de expresión, que estima amenazada por el gobierno de Rafael Correa.

Ricardo Trotti, uno de los directores de la SIP señaló que es probable que la entidad patronal solicite una entrevista al primer mandatario por la “preocupación por lo que pueda pasar en Ecuador en esta materia”.

Entre el gobierno ecuatoriano y alguna prensa comercial se viene producendo en los últimas semanas una fuerte confrontación; las autoridades demandaron al diario La Hora por injurias, que fueron publicadas en un artículo editorial titulado Vandalismo oficial.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario