Dic 7 2005
318 lecturas

Sociedad

COMPRAR SALMÓN ES UNA LOTERÍA, ¿JUEGA?

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Su preocupación por la desinformación existente respecto a la presencia de elementos tóxicos en la industria salmonera, manifestó hoy la organización ambiental Oceana, tras no recibir los datos solicitados al Servicio Nacional de Pesca, sobre el volumen de exportaciones de salmón que contienen un fungicida conocido como verde malaquita.

Esta sustancia es usada para el control de hongos en los peces de cultivo, y se le reconocen propiedades tóxicas para la salud humana, que provocan desde la destrucción intestinal en el caso de su ingestión; daño de la córnea y ceguera, en el caso de la exposición externa; hasta efectos cancerígenos comprobados en el caso de largas temporadas de exposición a él. Por esto el químico ha sido prohibido en la mayoría de los países productores e importadores de salmón en el mundo.

Sin embargo en nuestro país existe una confusa normativa al respecto, que si bien, prohíbe su utilización interna, al mismo tiempo permite la exportación a aquellos países que no tengan barreras sanitarias para el verde malaquita. Frente a esta situación la organización ambientalista Oceana solicitó los datos relativos al porcentaje de las exportaciones de salmón con verde malaquita, así como los países destinatarios de tales exportaciones, información que no fue enviada dentro de los plazos fijados en dicho decreto.

Cristián Gutiérrez, encargado de la Campaña de Salmonicultura de Oceana señaló que “nuevamente estamos en presencia de la poca voluntad política de las autoridades para hacerse cargo de las graves irregularidades que rodean a la industria del salmón en Chile y da cuenta de la poca capacidad fiscalizadora de los órganos pertinentes para hacer frente a una de las actividades ambiental y socialmente menos sustentables de la economía chilena”.

Matías Guiloff, abogado de Oceana, agregó que “en primer lugar el Servicio Nacional de Pesca no se está haciendo responsable de su decisión de autorizar la exportación de salmón que contiene elementos con cuestionables características para la salud humana, y luego da una señal inaceptable para un organismo público, frente a peticiones de la ciudadanía que quiere indagar acerca del fundamento de sus determinaciones”.

Por su parte, el también abogado de Oceana Sebastián Camplá, adelantó que “considerando el indudable carácter de interés público de esta información, que dice relación con la sustentabilidad de la producción salmonera, la seguridad alimentaria y la salud humana, es que Oceana en los próximos días interpondrá las acciones judiciales que correspondan para obtener esta información”.

———————————-

 
* Periodista –Comunicaciones Océana–.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario