Mar 23 2018
1228 lecturas

PolíticaSociedad

Con el Papa Francisco termina la Iglesia occidental y comienza la Iglesia universal

Han pasado ya cinco a√Īos del papado de Francisco, obispo de Roma y Papa de la Iglesia universal. Muchos han hecho balances minuciosos y brillantes sobre esta nueva primavera que ha irrumpido en la Iglesia. Por mi parte enfatizo solo algunos puntos que interesan a nuestra realidad.

El primero es la revoluci√≥n hecha en la figura del papado, vivida en persona por √©l mismo. Ya no es el Papa imperial con todos los s√≠mbolos heredados de los emperadores romanos. Francisco se presenta como simple persona, como quien viene del pueblo. Sus primeras palabras de saludo fueron decir a los fieles ‚Äúbuona sera‚ÄĚ: buenas noches.

A continuaci√≥n, se present√≥ como obispo de Roma, llamado a dirigir en el amor a la Iglesia que est√° en el mundo entero. Antes de dar √©l la bendici√≥n oficial, pidi√≥ al pueblo que lo bendijese. Se fue a vivir no a un palacio ‚Äďlo que habr√≠a hecho llorar a Francisco de As√≠s‚Äď sino a una casa de hu√©spedes. Y come all√≠ con ellos.

El segundo punto importante es anunciar el evangelio como alegría, como superabundancia de sentido de vivir y menos como doctrina de los catecismos. No se trata de llevar a Cristo al mundo secularizado, sino de descubrir su presencia en él por la sed de espiritualidad que se nota en todas partes.

El tercer punto es colocar en el centro de su actividad tres polos: el encuentro con Cristo vivo, el amor apasionado por los pobres y el cuidado de la Madre Tierra. El centro es Cristo, no el Papa. El encuentro vivo con Cristo tiene primacía sobre la doctrina.

En vez de la ley anuncia incansablemente la misericordia y la revolución de la ternura, como lo dijo a los obispos brasileros en el viaje a nuestro país.

El amor a los pobres lo expres√≥ en su primera intervenci√≥n oficial: ‚Äúc√≥mo me gustar√≠a que la Iglesia fuese la Iglesia de los pobres‚ÄĚ. Fue al encuentro de los refugiados que llegan a la isla de Lampedusa en el sur de Italia. All√≠ dijo palabras duras contra cierto tipo de civilizaci√≥n moderna que ha perdido el sentido de la solidaridad y ya no sabe llorar por el sufrimiento de sus semejantes.

Suscit√≥ la alarma ecol√≥gica con su enc√≠clica Laudato Si: sobre el cuidado de la Casa Com√ļn (2015), dirigida a toda la humanidad. Muestra clara conciencia de los peligros que corren el sistema-vida y el sistema-Tierra. Por eso expande el discurso ecol√≥gico m√°s all√° del ambientalismo. Dice enf√°ticamente que debemos hacer una revoluci√≥n ecol√≥gica global (n.5). La ecolog√≠a es integral y no solo verde, pues involucra a la sociedad, la pol√≠tica, la cultura, la educaci√≥n, la vida cotidiana y la espiritualidad. Une el grito de los pobres con el grito de la Tierra (n. 49). Nos invita a sentir como nuestro el dolor de la naturaleza, pues todos estamos interligados y envueltos en un tejido de relaciones. Nos pide ¬ęalimentar una pasi√≥n por el cuidado del mundo‚Ķ una m√≠stica que nos anime, unos m√≥viles interiores que impulsen, motiven, alienten y den sentido a la acci√≥n personal y comunitaria¬Ľ (n¬ļ 216).

El cuarto punto significativo ha sido presentar a la Iglesia no como un castillo cerrado y cercado de enemigos, sino como un hospital de campa√Īa que acoge a todos sin reparar en su extracci√≥n de clase, de color o de religi√≥n. Una Iglesia en permanente salida hacia los otros, especialmente hacia las periferias existenciales que abundan en todo el mundo. Ella debe servir de aliento, infundir esperanza y mostrar a un Cristo que vino a ense√Īarnos a vivir como hermanos y hermanas, en el amor, la igualdad, la justicia, abiertos al Padre que tiene caracter√≠sticas de Madre de misericordia y de bondad.

Por √ļltimo, muestra clara conciencia de que el evangelio se opone a las potencias de este mundo que acumulan absurdamente, dejando en la miseria a gran parte de la humanidad. Vivimos bajo un sistema que coloca el dinero en el centro, que es asesino de los pobres y depredador de los bienes y servicios de la naturaleza. Contra ellos tiene las palabras m√°s duras. Dialoga con todas las tradiciones religiosas y espirituales. En el lavatorio de los pies del Jueves Santo estaba una ni√Īa musulmana.

Quiere a las Iglesias, con sus diferencias, unidas en el servicio al mundo, especialmente a los más desamparados. Es el verdadero ecumenismo de misión.

Con este Papa que ‚Äúviene del fin del mundo‚ÄĚ termina una Iglesia occidental y comienza una Iglesia universal, adecuada a la fase planetaria de la humanidad, llamada a encarnarse en las distintas culturas y construir ah√≠ un nuevo rostro a partir de la riqueza inagotable del evangelio. 2018-03-23

 

*Te√≥logo brasile√Īo,exponente de las corrientes progresistas de la Iglesia Cat√≥lica latinoamericana. Comisi√≥n de la Carta de la Tierra.

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario