Jul 12 2017
1181 lecturas

Pol铆ticaSociedad

Conclusiones, propuestas y hojas de ruta del II Foro El Futuro de la Integraci贸n Regional

La segunda reuni贸n del 聽Foro sobre el Futuro de la Integraci贸n Regional -organizado por la Fundaci贸n para la Integraci贸n Latinoamericana (FILA) y el auspicio del Centro de Estudios latinoamericanos de Integraci贸n Sim贸n Rodr铆guez- se llev贸 a cabo en el marco de un notorio 聽empeoramiento de las condiciones sociales, econ贸micas y financieras regionales, inciertos 聽cambios internacionales y nubarrones que presagian una etapa de desintegraci贸n regional. Los participantes del encuentro pusieron eje en el deterioro de los mercados internacionales para los principales productos de exportaci贸n regionales (energ铆a, alimentos, minerales), lo que evidencia la necesidad de repensar el modelo de desarrollo basado en la apertura indiscriminada de las econom铆as, la falta de estrategia y pol铆ticas p煤blicas para alcanzar una mayor diversificaci贸n y complementaci贸n productiva y social.

Especial atenci贸n tuvieron a las negociaciones en marcha entre el Mercosur y la Uni贸n Europea, y fue generalizada la fuerte cr铆tica a la falta de transparencia e informaci贸n sobre la marcha de las mismas y la inexistencia de an谩lisis de impacto sobre las eventuales consecuencias para los sectores econ贸micos y del empleo de nuestros pa铆ses, ante una liberalizaci贸n y apertura 聽no solo comercial, 聽sino tambi茅n de servicios, inversiones, compras p煤blicas, propiedad intelectual, entre otros puntos.

He aqu铆 la tem谩tica abordada, las propuestas y las hojas de ruta trazadas en Montevideo:

  • 驴Hacia d贸nde va la integraci贸n regional?

  • Es necesario realizar un balance de la participaci贸n social en las instancias de integraci贸n. Deben reconocerse logros y errores. Hoy no existe voluntad de muchos de los gobiernos para impulsar la participaci贸n social (y tampoco los procesos de integraci贸n). Se retorn贸 a la l贸gica mercantil de los 90.聽 No se convoca a Cumbres Sociales.
  • Los proyectos de integraci贸n deben interpelar a la participaci贸n popular, deben reconocerse desde las bases y reconocer a la soberan铆a en su sentido m谩s noble de voluntad popular. Hoy nos encontramos en un marco de desmantelamiento de la participaci贸n social en el Mercosur y en Unasur.
  • La participaci贸n popular est谩 hoy siendo privatizada por grupos de inter茅s, por una mal llamada sociedad civil (fundaciones, ongs) que solo busca legitimar el retiro de la escena del Estado y de la pol铆tica como instrumento de transformaci贸n y el establecimiento del mercado como el orientador de los destinos de nuestros pa铆ses, para convertir nuestra regi贸n en zona de libre comercio funcional a los intereses del capital trasnacional.
  • Hasta ahora se le ha prestado atenci贸n 鈥揹esde los gobiernos y los organismos de integraci贸n- a movimientos afines a cada gobierno, cuya representaci贸n en las cumbres sociales estuvo mediada por las canciller铆as. Hubo encuentros de dirigentes de ciertos movimientos, pero no movilizaciones y participaci贸n general,聽donde el fin com煤n fuera cimentar la integraci贸n pol铆tica, econ贸mica, cultural, social.
  • El campo popular est谩 conformado por organizaciones segmentadas. Los movimientos campesinos, los movimientos urbanos, son organizaciones populares con trayectoria y mucha presencia territorial, que carecen de representaci贸n pol铆tica. Las demandas de los movimientos sociales son todas distintas y el eje com煤n, articulador de un frente sin hegemon铆a, debiera ser la construcci贸n de la integraci贸n.
  • La integraci贸n no puede comprenderse sin el desarrollo econ贸mico y social, que no puede ser el mero crecimiento general sin considerar por qu茅, para qu茅 y para qui茅n debe ser el mismo. En un per铆odo de crecientes interrelaciones globales y reposicionamientos geopol铆ticos, el desarrollo debe encararse como un desaf铆o regional y no meramente nacional.
  • Debe reconstruirse la identidad social y el imaginario hist贸rico y cultural de la integraci贸n como una perspectiva imprescindible y no en forma meramente nost谩lgica o declamativa.聽 Es imprescindible la participaci贸n activa 聽democr谩tica de 聽organizaciones campesinas, urbanas, estudiantiles, sindicales, empresariales en esta tarea de construcci贸n.聽 Los centros de estudio, las universidades, los sindicatos, debieran trabajar c谩tedras libres sobre Integraci贸n, donde ir construyendo el trabajo com煤n hacia la unidad regional.
  • En lo econ贸mico, en un proceso de integraci贸n son elementos clave a atender en forma simult谩nea: la soberan铆a, el valor agregado, el conocimiento, y el mercado ampliado regional de econom铆as, hoy muy parcialmente integradas. Paralelamente, los acuerdos de complementaci贸n econ贸mica de ALADI deben recuperar centralidad.
  • Hoy muchos de los gobiernos de la regi贸n no muestran inter茅s en defender prioritariamente la unidad regional. La separaci贸n de Venezuela de Mercosur ha sido una decisi贸n contra la imprescindible unidad regional que no est谩 basada en las normas y protocolos de defensa de la democracia, sino solo por posiciones pol铆ticas intervencionistas. Paralelamente, llama la atenci贸n que Argentina haya avanzado en forma independiente hacia un TLC 聽con Chile.

Dilemas del desarrollo y la integraci贸n ante聽un nuevo ciclo de la econom铆a mundial

  • Am茅rica Latina se encuentra ante encrucijadas pol铆ticas, econ贸micas y sociales. Se superponen cambios estructurales internacionales y se evidencia la necesidad de analizar y debatir alternativas que deben referirse estrat茅gicamente a un聽 modelo de desarrollo que ampl铆e la matriz productiva, genere inclusi贸n social y complemente las econom铆as poniendo 茅nfasis en pol铆ticas activas p煤blicas para compensar asimetr铆as intra y extra regionales, que no se resuelven a trav茅s en forma autom谩tica por los mecanismos de mercado.
  • La regi贸n vivi贸 a principios de la presente d茅cada un ciclo progresista que combin贸 cambios positivos en las prioridades pol铆ticas y sociales con un intento de los gobiernos de cohabitaci贸n con el mercado mundial, con un mayor dimensionamiento de los mercados internos y las prioridades sociales. El ciclo econ贸mico expansivo ha finalizado y no existen factores en la econom铆a mundial para prever en el corto y mediano plazo el retorno de un per铆odo de auge similar al anterior.
  • El per铆odo expansivo regional de principios de siglo fue de impulso capitalista y bienestar gracias a t茅rminos de intercambio favorables circunstanciales. en el comercio mundial para la producci贸n y exportaci贸n de productos primarios y condiciones financieras internacionales favorables. La expansi贸n no se asimil贸 a un cambio estructural de las prioridades de consumo e inversi贸n, sino a las aspiraciones de un 鈥渃onsumidor popular globalizado鈥 en los pa铆ses perif茅ricos.
  • La perspectiva del crecimiento econ贸mico no se asimil贸 en el per铆odo expansivo a un cambio estructural de las prioridades de inversi贸n聽 de consumo hacia聽 una sociedad menos desequilibrada y m谩s equitativa y sustentable en el uso de recursos naturales limitados, sino a conformar las aspiraciones de un聽 鈥渃onsumidor popular 聽globalizado鈥 tanto en pa铆ses centrales como perif茅ricos.
  • Ante el cr铆tico cambio de ciclo, es preciso analizar el rol y las condiciones de nuestras econom铆as y de nuestras sociedades. en el mercado mundial. Se plantea reafirmar la especializaci贸n en la producci贸n de productos primarios y/o con bajo valor agregado y la meta de convertir a Am茅rica Latina en un nuevo polo, como cuarta f谩brica industrial mundial (junto con EE.UU, Asia y Europa).
  • Desconociendo el car谩cter estructural y duradero de la crisis internacional, el discurso neoliberal sigue planteando que la liberalizaci贸n es la 煤nica base para una expansi贸n econ贸mica virtuosa, suponiendo que la apertura irrestricta comercial, econ贸mica y financiera generar谩聽 autom谩ticamente bases para una expansi贸n econ贸mica virtuosa. Las repetidas experiencias negativas en Am茅rica Latina demuestran que esto es un error.
  • En los procesos de integraci贸n no se han tenido en cuenta los peque帽os productores y pymes en general 聽Pese a que se los menciona en forma reiterada como prioritarios, en realidad聽 est谩n ausentes del foco de atenci贸n de las negociaciones, no son consultados, ni se聽 considera聽 sus opiniones, temores y propuestas.

ANTE ELLO

  • Es preciso clarificar qu茅聽es la integraci贸n y qu茅聽es el desarrollo, y ello abarca conceptos muy amplios: patr贸n de acumulaci贸n, correlaci贸n de fuerzas, democracia, distribuci贸n del ingreso, estructura聽social, empleo,聽 bienestar social, participaci贸n pol铆tica, impactos ambientales聽y culturales.La integraci贸n debe serun proceso dirigido por la pol铆tica p煤blica en tres aspectos centrales:聽deuda, inversin, control de recursos estrat茅gicos.
  • Deben proponerse pol铆ticas y medidas p煤blicas activas para priorizar, impulsar, diversificar聽 y dimensionar la producci贸n con el trabajo regional. Con esta perspectiva, por ejemplo, es necesario聽 transformar聽 pol铆ticas de聽compre nacional聽en聽compre regional, pero en forma equilibrada y no asim茅trica.
  • Es preciso complementar pol铆ticas p煤blicas y programas de: apoyo a la producci贸n de bienes y servicios, encarar obras de infraestructura, la generaci贸n de fuentes de trabajo, la investigaci贸n y desarrollo, la convergencia de聽 pol铆ticas y legislaciones sociales, la armonizaci贸n de instancias educativas y culturales, entre otros. Debe avanzarse en forma real y no declamativa hacia una ciudadan铆a regional .
  • Es necesario analizar聽 el rol de Am茅rica Latina en la econom铆a mundial.聽 Ello no puede ser contrapuesto al impulso del mercado local y regional, ni聽 a un imprescindible聽 desarrollo arm贸nico de la sociedad que, sin dudas, 聽no puede estar聽 vinculado a un聽 consumismo desenfrenado desequilibrador.
  • Es preciso que Am茅rica Latina聽 desarrolle fluidas relaciones comerciales de complementaci贸n con todo el mundo, pero para ello es necesario聽 analizar y聽 discutir qu茅聽reformas y medidas聽 se necesitan para equilibrar vinculaciones y superar asimetr铆as聽entre聽pa铆ses centrales y perif茅ricos y dentro de la propia regi贸n.
  • Debe cuestionarse la reiterada afirmaci贸n superficial que Am茅rica Latina requiere abrirse irrestrictamente al movimiento de capitales extranjeros, debido a una supuesta聽 falta de ahorro, cuando lo que se verifica es, por el contrario, una cr贸nica fuga de capitales. .
  • Debe analizarse puntualmente por sector econ贸mico y regi贸n la聽 necesidad聽 y las condiciones para la inversi贸n extranjera聽 y cu谩l debe ser el rol de la misma. Debe significar aportes reales de transferencia de tecnolog铆a e inclusi贸n laboral聽 para el apalancamiento de un desarrollo sustentable, evitando la disputa聽 por ellas entre nuestros pa铆ses al ofrecer mayores prebendas y privilegios para obtener su radicaci贸n.
  • Debe impulsarse la creaci贸n de fondos de desarrollo regionales para Pymes.

Posicionamiento聽de Amrica Latina y los聽movimientos 聽sociales ante TLCs y TBIs

  • Los Tratados de Libre Comercio (TLC) propuestos por pa铆ses centrales a pa铆ses perif茅ricos tienen incorporada una estrategia econ贸mica desequilibradora para聽 estos 煤ltimos聽聽 y sus sociedades. El debate no es entre quienes est谩n a favor o en contra del comercio, sino sobre qu茅 tipo y condiciones de聽 relaciones internacionales se establecen entre pa铆ses con grados de desarrollo, productividad y competitividad distintos.
  • Europa necesita a Am茅rica Latina como mercado cuando por la crisis han crecido sus聽 presiones y posiciones proteccionistas. Las econom铆as de ambas regionales han cambiado 聽radicalmente en el 煤ltimo per铆 No聽 es posible negociar improvisadamente y en forma reservada como hasta ahora. Existe desconocimiento聽 sobre condiciones, concesiones, prioridades e impactos negativos que pueden esperarse.
  • Los acuerdos comerciales propuestos por Europa son similares a los TLCs de nueva generaci贸n que se han multiplicado a nivel internacional, aun siendo que se los presente con el nombre eufem铆stico de 鈥渁cuerdo de cooperaci贸n econ贸mica鈥. Los TLC rebajan las prioridades p煤blicas y afectan el rol del Estado. Las cl谩usulas de propiedad intelectual son peores que las del ALCA.
  • Am茅rica Latina precisa un mayor comercio聽 interno y mayores. vinculaciones econ贸micas y financieras extrarregionales, incluyendo los con pa铆ses centrales (Europa, EE.UU. China), relaciones que deben ser equitativas y no asim茅tricas como impulsan los pa铆ses centrales a pa铆ses perif茅ricos a trav茅s de los TLC. Debe ser un proceso afirmativo y sustentable no inhibidor de una integraci贸n y complementaci贸n regional independiente.
  • Argentina es en la actualidad el eslab贸n m谩s d茅bil del Mercosur por el compromiso asumido por su gobierno de priorizar la apertura y desregulaci贸n econ贸mica y financiera. Puede ser su dilema irse a la Alianza del Pac铆fico o quedarse en el Mercosur. Asimismo, debe reconocerse la聽 inc贸gnita si la burgues铆a industrial brasile帽a聽 decidir谩 sostener como prioridad una聽 estrategia regional o dimensionar prioritariamente sus vinculaciones y presencia extrarregional.
  • Se han firmado 400 acuerdos, aunque la OMC (Organizaci贸n Mundial del Comercio) solo tiene registrados 2/3 de los mismos. La OMC se encuentra en una profunda crisis. La Ronda de Doha est谩 estancada sin terminar y no solo con pocas posibilidades de ser destrabadas, sino tambi茅n con posiciones de negociaci贸n聽 desbalanceadas negativamente en relaci贸n聽 los聽 pa铆ses y sociedades menos desarrolladas. No se ha cumplido el compromiso de convertir Doha en la 鈥渞onda del desarrollo鈥.
  • Se estima que hay hoy en el mundo m谩s de 2000 acuerdos o tratados bilaterales de inversi贸n (TBI).聽El paradigma de la no restricci贸n ha quedado instalado. Al no existir acuerdos multilaterles de inversi贸n, avanzaron los TBI para proteger y brindar condiciones聽 de privilegio para聽 el聽 tratamiento de conflictos de los inversores extranjeros con los Estados, subordinando聽聽 la soberan铆a jur铆dica de cada pa铆s a instancias supranacionales cuestionadas por聽 la falta de garant铆as de parcialidad y enorme costo.
  • Los cambios comprometidos por los pa铆ses desarrollados en relaci贸n a las patentes para los medicamentos gen茅ricos no se han concretado. No se cumplen acuerdos que benefician a los pa铆ses perif茅ricos, pero s铆 se exige a estos el cumplimiento de las exigencias de los pa铆ses centrales. .
  • El fen贸meno del crecimiento de microemprendimientos a nivel global es un signo tambi茅n de la precaridad del sistema laboral en una econom铆a globalizada expulsora de empleo consistente.
  • En relaci贸n a la OMC, la opci贸n no es proteccionismo vs libre comercio, sino exigir condiciones concretas para alcanzar la promesa de priorizar la atenci贸n al desaf铆o del desarrollo de las econom铆as m谩s d茅biles que se prometi贸 a comenzar la Ronda Doha.
  • Los pa铆ses desarrollados exigen la aplicaci贸n de los principios de 鈥渘aci贸n m谩s favorecida鈥 , pero los menos聽 desarrollados deben unirse para exigir un 鈥渢ratamiento especial y diferencial鈥澛 para聽 regiones y 聽pa铆ses ya que las brechas entre pa铆ses centrales y perif茅ricos聽 se han seguido profundizando.

ANTE ELLO

  • Deben analizarse aspectos clave comocondiciones y necesidad de desconexi贸n para lograr impulso a la producci贸n local, tecnolog铆a. Estructura del consumo, reformas de sistemas financieros, asimetr铆as internas y convergencias macroecon贸micas
  • Debe impulsarse una multilateralizaci贸n progresiva de tratados entre los pa铆ses latinoamericanos. Los TLC firmados聽por los pa铆ses latinoamericanos son una mara帽a compleja que no ayuda a la complementaci贸n regional y, por el contrario, inhiben la planificaci贸n y coordinaci贸n de pol铆ticas activas econ贸micas, sociales y financieras.
  • Es imprescindible reclamar el cumplimiento del compromiso asumido por los pa铆ses centrales en la OMC de聽vincular聽el聽comercio con el desarrollo. Ha surgido聽 en el 煤ltimo per铆odo la atenci贸n a聽 nuevos temas como el聽 comercio electr贸nico que se presentan como de oportunidad聽 para las Pymes, pero ocultan concesiones a grupos multinacionales que imponen la internacionalizaci贸n de sus negocios utilizando la opacidad de marcos jur铆dicos y sistemas impositivos.
  • Debe exigirse el fin del secretismo, transparencia de negociaciones y la participaci贸n previa parlamentaria y de sectores econ贸micos y sociales a ser potencialmente influidos聽 por la mayor apertura econ贸mica y comercial. El ejemplo de la movilizaci贸n en Uruguay al conocerse el TISA es buen ejemplo de la importancia de ello.
  • Deben exigirse estudios detallados de impactos generales, regionales, nacionales y sectoriales de negociaciones comerciales y econ贸micas en marcha con la Uni贸n Europea . Estos deben ser puntuales y especializados con la participaci贸n y consulta prioritaria de los聽 actores econ贸micos y sociales.
  • Es imprescindible analizar los aspectos cualitativos y cuantitativos para no聽 enfrentarse al hecho consumado de la聽 firma de un acuerdo contra reloj, para dejar a los Parlamentos Nacionales聽 煤nicamente con la聽聽 alternativa de aprobarlo o rechazarlo en forma completa.
  • Se deben atender temas cr铆ticos tales como seguridad alimentaria para avanzar hacia la soberan铆a alimentaria,聽liberaci贸n de patentes para la salud, condiciones de trabajo e igualdad de g茅nero, entre otros.
  • Situaci贸n regional e integraci贸n financiera

  • La situaci贸n financiera debe analizarse desde una perspectiva latinoamericana y no solo nacional. Existe una tendencia general al deterioro de las balanzas de pago y fiscales, siendo que sus caracter铆sticas especulativas, su grado de extranjerizaci贸n y concentraci贸n聽 desplazan su rol dinamizador productivo, del consumo聽 y聽 la inversi贸n.
  • La crisis de 2008 puso en cuesti贸n las regulaciones bancarias y para los movimientos de capitales vigentes, pero no ha habido cambios en ellas y han vuelto manifestarse las mismas tendencias regresivas que llevaron a la gigantesco desmoronamiento,聽 aun en un grado mayor que entonces.
  • Es necesario analizar y debatir el rol de la inversi贸n extranjera, sus condiciones y beneficios. Es grave la 聽inexistencia de diferenciaci贸n entre inversiones productivas y las especulativas. No debe garantizarse en forma autom谩tica聽 igual trato nacional al capital extranjero, en tanto ello puede impactar en las condiciones de competencia y rentabilidad en forma desigual.
  • En la regi贸n subsisten tres problemas modales crecientes, por el aumento de los d茅ficit de las balanzas de pago, por la聽 financiarizaci贸n de las econom铆as y la ausencia de limitaciones adecuadas a la apropiaci贸n de rentas financieras, agropecuarias y extractivas han obstaculizado seriamente el proceso de integraci贸n financiera, y por la alta exposici贸n a movimientos especulativos y fugas de capitales.
  • Asimismo, la problem谩tica financiera se profundiza por el crecimiento de la聽 concentraci贸n de excedentes e ingresos;聽 la 鈥渃aptura de controles鈥 por parte del propio sector financiero, y por la permisividad en los movimientos que ha dado lugar a la multiplicaci贸n de la especulaci贸n y la fuga de capitales.
  • Subsiste la necesidad de analizar experiencias vividas respecto de la inadecuaci贸n de las estructuras burocr谩ticas estatales a las l铆neas trazadas por los gobiernos democr谩ticos para poner el sistema financiero acorde a las necesidades y prioridades p煤blicas y no solo privadas.
  • A lo largo de la 煤ltima d茅cada se plantearon iniciativas positivas englobadas en forma gen茅rica en la denominaci贸n enunciativa de 鈥渦na nueva arquitectura financiera鈥 (Banco y Fondo del Sur, Sucre, intercambio con monedas locales, swaps ,etc. ) buscando avanzar hacia una聽 mayor interrelaci贸n y menor dependencia del d贸lar de EE.UU. Los intentos chocaron bien con falta de impulso y definici贸n propias del los gobiernos聽 y/o la oposici贸n directa o indirecta聽 del sistema financiero internacional.
  • La relaci贸n deuda/PBI puede parecer no ser preocupante, pero el raudo crecimiento del endeudamiento preanuncia una perspectiva peligrosa. Est谩 abierto el interrogante sobre el tiempo que puede sostenerse el nuevo ciclo de endeudamiento p煤blico y privado externo creciente intensivo.
  • Los tratados de libre comercio y las negociaciones en la OMC no deben incluir cap铆tulo alguno sobre servicios financieros. La exigencia de mayor liberalizaci贸n financiera es enormemente perjudicial para los pa铆ses perif茅ricos.
  • Los Acuerdos de Basilea no sirven para evitar quiebras bancarias por insolvencia y聽 ca铆da de pir谩mides especulativas generalizadas. La regulaci贸n exclusivamente聽 microprudencial de corte neoliberal propuesta debe ser cuestionada y revalorizar el聽 asentamiento con聽 consistencia, eficiencia聽 y efectividad a las regulaciones macroprudenciales.
  • Debe plantearse una mayor independencia monetaria y financiera regional. Es esencial revalorizar el rol de los bancos centrales y la banca p煤blica para la defensa de los intereses nacionales y las prioridades econ贸micas y La 鈥渋ndependencia鈥 de los bancos centrales se confunde con su subordinaci贸n a intereses y la protecci贸n privilegiada聽 de sectores financieros concentrados.
  • Es posible vaticinar que la prolongaci贸n de la crisis global en la l贸gica de la liberalizaci贸n conduce a una nueva crisis que puede tener enorme impacto en Am茅rica Latina.
  • ANTE ELLO
  • Es imprescindible analizar el nuevo marco financiero de Am茅rica Latina y el v铆nculo entre el nuevo ciclo y el endeudamiento creciente.
  • Es preciso analizar las condiciones para asentar el ahorro en monedas locales聽 y su relaci贸n con聽聽 necesidades de cr茅dito para el consumo y la inversi贸n聽
  • Es preciso dar una batalla cultural y program谩tica intensa en los temas financieros. Estos聽 tienden a ser vistos como ajenos a los movimientos pol铆ticos y sociales progresistas o, falsamente,聽 de una complejidad solo abarcable por banqueros y gur煤es financieros. Sus actores,聽 normas , condiciones y mecanismos聽 deben ser estudiados y analizados con seriedad y con el mayor detalle.
  • Deben encararse estudios sistem谩ticos sobre los flujos de capitales de la regi贸n y la multiplicaci贸n de mecanismos de evasi贸n y elusi贸n impositiva a trav茅s de la utilizaci贸n de聽 guaridas fiscales y聽 mecanismos y pr谩cticas no transparentes.
  • El Foro salud贸 la conformaci贸n del Centro de Estudios Estrat茅gicos de Integraci贸n Financiera (CINFIN), nacido tras el primer encuentro de novimebre pasado,聽con el fin de generar un pensamiento estrat茅gico a nivel regional, que coadyuve a la producci贸n, coordinaci贸n y armonizaci贸n en materia de pol铆ticas p煤blicas financieras en la regi贸n.
  • Asimismo encomend贸 al Centro, contribuir, mediante el an谩lisis permanente, a la identificaci贸n de desaf铆os, factores de riesgo y amenaza, oportunidades y escenarios relevantes para la integraci贸n financiera, en el presente como en el mediano y largo plazo; as铆 como promover la construcci贸n de una visi贸n compartida que posibilite el abordaje com煤n en materia de integraci贸n financiera, de los desaf铆os, factores de riesgo y amenaza, oportunidades y escenarios previamente identificados.
  • Se torna necesario, adem谩s, coadyuvar en la identificaci贸n de enfoques conceptuales y lineamientos b谩sicos comunes que permitan la articulaci贸n de pol铆ticas en materia de integraci贸n financiera regional.

Finalmente, el Foro inst贸 a los organizadores a difundir las presentes. conclusiones y propuestas a los Congresos Nacionales y el Parlasur, a los Poderes Ejecutivos, Bancos centrales, 聽movimientos sociales y聽 opini贸n p煤blica en general.

(Relator铆a a cargo de Mar铆a Eugenia Correa, Guillermo Wierzba, Jorge Marchini y Mar铆a Luisa de Paz)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario