Jun 14 2006
227 lecturas

Opinión

Contactos, realidades. – LULA Y ALAN GARCÍA SE ENCUENTRAN

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Lula Da Silva y Alan García se reunieron. Los dos países donde se inicia y culmina el Amazonas ocupan tanto el centro geográfico como el político de Suramérica. Ambos gobernantes tienen en común ser socialdemócratas moderados que buscan un curso intermedio entre las políticas monetaristas y pro-EEUU –que siguen los países que van desde Colombia a México–, y también de aquellas del bloque anti-imperialista Cuba-Venezuela-Bolivia.

Los dos cultivan una buena relación con Washington pero con cierta autonomía. Ambos incentivan la libre empresa y las privatizaciones aunque postulan políticas sociales tendientes a prometer el hambre y el analfabetismo cero y hacer decrecer las desigualdades sociales.

Alan y Lula han sido acusados de corrupción, pero vienen logrando capear al toro. Su fórmula consiste en buscar acuerdos con sectores empresariales y de la derecha para estabilizar gobiernos centroizquierdistas que no choquen con los grandes inversionistas.

fotoLula quiere convertirse en el árbitro y unificador de Suramérica y ansía representarla permanentemente en el Consejo de Seguridad. Brasilia se valdrá de Lima para contrarestar a Caracas, que ha alentado la nacionalización de Petrobrás en Bolivia. Sin embargo Lula desea mantener una buena relación tanto con Chávez izq.) como con Uribe (abajo der. con George Bush) quienes son los presidentes más anti y pro Bush de la región.

La crisis de la CAN

La Comunidad Andina de Naciones entró a su XXI cumbre en Quito tras haberse reducido a 4 miembros. Venezuela, como antes Chile, acaba de retirarse. Quedan Colombia y Perú –quienes siguieron a Chile firmando un TLC con EEUU–, Bolivia –quien ha seguido a Venezuela suscribiendo el TCP con ésta y Cuba– y Ecuador, que está bajo presión de los bandos pro y anti-TLC, y acaba de denunciar su contrato con la petrolera Oxy.

Quito y La Paz requieren de la CAN para renover el acuerdo arancelario con Wáshington (ATPDA). Ambos, Lima y Bogotá, necesitan mantenerla para desarrollar su comercio mutuo y lograr que la UE les acepte en las negociaciones entre bloque y bloque.

Mientras Morales (abajo izq.) acusa a Toledo de “traidor” por haber roto la natuarleza proteccionista de la CAN y podría acercarse al Mercosur, Uribe planea hacer un bloque de los paises centroamericanos y andinos pro-TLC.
foto

Perú: siete millones de votos

De acuerdo con las cifras finales, García ganó con un 48.1% de los votos emitidos frente al 43.4% de Humala, una diferencia de menos de cinco puntos.

En comparación con la primera vuelta, los votos blancos cayeron del 11.9% al 1.1% (muchos indecisos optaron por uno de los dos polos), mientras que el voto nulo subió del 4% al 7.4% (varios votantes de la derecha y la izquierda se negaron a apoyar al mal menor).

Con relación a las últimas elecciones hispanas (Chile, Costa Rica y Colombia), el voto en blanco se mantuvo en el mismo promedio, aunque el nulo fue cuatro veces mayor. Sólo Haití, donde hubo fraude, los viciados tuvieron similar porcentaje.

Siete presidentes han sido electos en la región en el último medio año. Tomando en cuenta los votos emitidos, y sin complicarnos con decimales, vemos que sólo Morales (Bolivia) y Bachelet (Chile) superaron el 50% y Uribe (Colombia) el 60%. El 48% de García es inferior al 49% de Zelaya (Honduras), pero mayor al 45% de Preval (Haití) y al 40% de Arias (Costa Rica). Sólo Chile y Perú tuvieron balotaje. En primera vuelta Bachelet bordeó un 44% y García un 20%.

foto
Otros presidentes suramericanos que tuvieron inicialmente una baja votación en primera ronda fueron Kirchner (22% en Argentina 2003), Fujimori (20% en Perú 1990) y Gutiérrez (18% en Ecuador 2002).

El primero se estabilizó con un programa centroizquierdista y el segundo con un autogolpe. El tercero fue depuesto por un levantamiento popular.

Entre vecinos

El Perú ha tenido un modelo tipo Colombia, donde la estabilización se ha dado combinando dureza antiterrorista con liberalización económica. Hoy, García quisiera emular a Chile continuando el monetarismo pero con políticas sociales.
Al igual que Lula y Bachelet (abajo der.), García quiere aliarse a centroderechistas y empresarios para mantener el sistema, pero con algunas reformas populares.

foto
Los resultados electorales peruanos mostraron el fin de SL y el MRTA, pero también divisiones entre costa y sierra; Lima y provincias y ricos y pobres.
Esto puede generar un escenario donde no haya justificativos para mantener fuertes medidas de seguridad interna mientras puedan crecer desestabilizantes protestas sociales y pro-indias, tipo Bolivia o Ecuador.

La oposición pro-Venezuela quiere emular a Evo Morales, quien usó las calles para presionar o tumbar al gobierno. Sin embargo, Humala no tiene raíces sindicales, el APRA es uno de los partidos más estructurados del continente y el Perú no tiene instituciones tan débiles como Bolivia.

——————————–

* Analista inernacional. Escribe desde Londres.
www.bigio.org

Isaac Bigio es columnista del periódico Correo del Peru y de otras muchas publicaciones sur y norteamericanas.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario