Abr 12 2019
1622 lecturas

OpiniónPolítica

Control social, designio del siglo XXI

Cuando el control social que ejercen los estados y las empresas se convierte en una malla tan fina que atrapa y sujeta todas las manifestaciones de la vida cotidiana, ¬Ņes importante qui√©n gobierna? El concepto de gobierno (instituciones estatales, nacionales, federales o municipales) es absolutamente insuficiente para comprender lo que est√° sucediendo en el d√≠a a d√≠a de nuestras sociedades.

La semana pasada en Bogot√°, escuch√© asombrado los relatos sobre los niveles a los que est√° llegando la aplicaci√≥n del C√≥digo de Polic√≠a. Un joven de 22 a√Īos, trabajador y estudiante universitario, fue castigado con una multa de 280 d√≥lares (m√°s de cinco mil pesos mexicanos) por comprar una empanada en la calle. La vendedora tambi√©n fue multada.Resultado de imagen para represion y control social

En apenas dos a√Īos de vigencia del c√≥digo se impusieron 400 mil multas, por situaciones cotidianas como correr en una estaci√≥n de autobuses, comprar a vendedores ambulantes o defender a quien sufre multa policial, por ¬ęobstrucci√≥n¬Ľ de la labor de los uniformados.

El C√≥digo de Polic√≠a fue aprobado en 2017, mientras se negociaba la paz con las FARC. El objetivo es evidente: taponar los poros por donde respira la cultura popular y juvenil, ya que se castigan h√°bitos como beber en las plazas, hacer malabarismo, actitudes circenses hacia la polic√≠a, entre muchas otras. Para los de abajo, el nuevo c√≥digo implementa el ¬ęestado de excepci√≥n permanente¬Ľ del que nos hablaba Walter Benjamin, que forma parte de la vida cotidiana de las personas oprimidas.

En China el control de la sociedad por el Estado es mucho m√°s estricto a√ļn. El sistema de ¬ęcr√©dito social¬Ľ otorga o quita puntos a las personas que, por ejemplo, fumen en lugares prohibidos, y se los sube a los que tienen actitudes condescendientes. En el puntaje entran todos los comportamientos de las personas, incluso algunos √≠ntimos, como el consumo de pel√≠culas o libros ¬ęer√≥ticos¬Ľ, o hablar en forma grosera con alguien.

Imagen relacionadaLos modos de control combinan las c√°maras de videovigilancia (China tiene casi la mitad de las existentes en el mundo) con la inteligencia artificial y el reconocimiento facial. De ese modo, el Estado puede saber cu√°ntos viajes has hecho en taxi y a d√≥nde, qu√© compras, tus facturas m√©dicas y hasta tus ¬ęgenerosidades¬Ľ con los dem√°s, como destaca el informe de Le Monde Diplomatique titulado ¬ęChinos buenos y chinos malos¬Ľ (edici√≥n de enero).

Como ejemplo de las puntuaciones que se imponen a los ciudadanos, el mensuario destaca: un punto por ayudar a un anciano a acudir a un hospital; cinco puntos menos y una multa por arrojar la basura al río. Pero por colocar un adhesivo contra el gobierno, te quitan 50 puntos y mil yuanes de multa. Como en los buenos regímenes autoritarios, todo viene mezclado: el castigo a los disidentes con la ayuda al prójimo y los malos hábitos.

Pero ah√≠ comienzan los verdaderos problemas. Los que se portan bien, reciben regalos el d√≠a del A√Īo Nuevo chino o tienen facilidades para obtener cr√©ditos para viajes o estudios. Los que tienen pocos puntos no pueden postularse a ciertos empleos, tomar vacaciones, subirse a trenes r√°pidos durante un a√Īo, reservar una habitaci√≥n en un hotel o inscribir a su hijo en una buena escuela.

Las listas negras van de la mano de humillaciones p√ļblicas, ya que los datos se ventilan en p√°ginas web, pero en algunos pueblos ¬ęlos malos puntajes y el nombre de sus titulares son repetidos por altoparlante el viernes por la noche¬Ľ, de modo que el sistema convierte a tus vecinos en centinelas, seg√ļn Le Monde Diplomatique.

El investigador de Amnist√≠a Internacional para China, Patrick Poon, considera que el sistema de otorgar Imagen relacionadarecompensas y castigos es una ¬ępr√°ctica de control social a gran escala que legitima la clasificaci√≥n jer√°rquica de los ciudadanos¬Ľ (https://bit.ly/2G1diaz).

Cuando se producen hechos pol√≠ticos importantes, como la Asamblea Nacional Popular, el r√©gimen impone ¬ęvacaciones forzadas¬Ľ a los disidentes oblig√°ndolos a salir de la ciudad, acompa√Īados por agentes policiales para ser alojados en hoteles y complejos tur√≠sticos alejados con todos los gastos pagados (https://bit.ly/2Z3cRp4).

Hay muchos m√°s ejemplos sobre el control social. La realidad se acerca cada vez m√°s al concepto de ¬ędemocracia totalitaria¬Ľ, del portugu√©s Jo√£o Bernardo. En su libro de pr√≥xima aparici√≥n en castellano, registra la estrecha relaci√≥n entre el autoritarismo empresarial y el gubernamental, ya que los trabajadores pasan buena parte de su vida sometidos a la estricta disciplina imperante en el horario laboral.

Se pregunta ¬Ņqu√© quiere decir democracia, en nuestras sociedades donde reina el poder omn√≠modo de las empresas? ¬ęLa sociedad neoliberal lleg√≥ a un punto en que es muy dif√≠cil aplicarle las antiguas definiciones del estado de derecho que hasta hace poco distingu√≠an las democracias de los reg√≠menes donde impera la arbitrariedad pol√≠tica¬Ľ, sigue Bernardo. Nos queda la tarea de trazar los caminos para cambiar el mundo ante estas mutaciones sist√©micas.
https://www.jornada.com.mx/2019/04/12/opinion/020a2pol#

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario