Abr 27 2017
389 lecturas

Despacito por las piedras

Corrupción Marca España, S.A.

Resulta extremadamente complejo dar una cifra completamente fiable o definitiva sobre el montante que supone la corrupción en España. Las estimaciones apuntan a una amplia horquilla que va de los 40 mil a los 90 mil millones de euros al año evaporados de la contabilidad pública.

Es decir, trasladado a una comparación gráfica, si no hubiese corrupción, la cantidad media antes apuntada serviría para ofrecer empleo durante un año a todas las personas en paro en la actualidad, en concreto a más de 5 millones de trabajadores. Mileuristas sí, pero con ingresos para pagar las facturas más urgentes y sobrevivir en esta España del pillaje político y de la picaresca empresarial del siglo XXI.

Desde 5 años atrás, en España se ha detenido a unas 8.000 personas por presuntos delitos relacionados con actividades corruptas. Aproximadamente, 7 personas son privadas de libertad al día en España por esta causa, muchas de ellas puntualmente y puestas en la calle bajo fianza.

En 2014, de los 83 principales casos estudiados, en el 50 por ciento de los sumarios estaban involucrados políticos militantes del PP y en el 30 por ciento del PSOE. Dos años después, de los 730 casos en curso, los políticos afectados del PSOE eran 264, 200 del PP y 30 de CiU.

Es importante señalar que solo uno de cada 5 imputados o investigados es condenado en firme. Otro aspecto clave son los efectivos judiciales para perseguir un asunto delictivo tan escabroso: en España ejercen 11 jueces por cada 100.000 habitantes mientras que la media de la Unión Europea asciende a 21. El déficit de magistrados es más que elocuente.

Hasta 2016, los datos indican que en España algo más de 3.000 personas están siendo investigadas por imputaciones de corrupción.

Desde 1996, los sucesivos gobiernos han concedido el indulto a 227 personas condenadas por el delito ya reseñado. El as de los indultos es Aznar, con 141 gracias concedidas. Le sigue Zapatero con 65 perdones gubernamentales.

Los últimos indultos registrados datan de febrero de este mismo año: Rajoy condonó o permutó las penas de 6 condenados funcionarios del ayuntamiento de Rota. ¿Suma y sigue en el futuro?

Fuentes consultadas: Universidad de Las Palmas, La Sexta, El Mundo, La Tribuna del País Vasco, Europa Press, Diario 16.

Armando B. Ginés


corrupcion-politica

Largaos de una vez

Largaos de una vez. Largaos, sí. Los que trincáis, los que habéis trincado, los que permitisteis que otros trincaran y los que todavía hoy no hacéis nada porque se deje de trincar. Todos. Sobráis, de verdad, dejadnos en paz de una puñetera vez.

Dais asco. Vuestra falta de vergüenza ha llevado la nuestra hasta límites que jamás deberíamos haber conocido. Y ahora os cubrís el culo los unos a los otros, un culo que tenéis tan sucio que hasta las pústulas de vuestra ignominia os han invadido el cerebro, y ya no es posible distinguir vuestras declaraciones rellenas de mierda de la peste que emana de un zurullo común.

Callaos. Callaos de una vez. Dejad de contaminar los medios, las noticias y nuestro estado de ánimo. Dejad de hacer comunicados y ruedas de prensa, disolved todos los chanchullos, deponed vuestros privilegios y salid con la cabeza bien baja y las manos en alto.

Dejad de desanimar a la gente. Dejad de decirnos que todo fue por nuestra culpa. Dejad de tomarnos por gilipollas. Ah, y no os atreváis a volver a decir que sois reflejo de la sociedad en la que vivís. Que si robasteis fue porque os lo pusieron delante. Que sois víctimas de un vacío legal, un entorno corrupto y una dudosa moral. Que sois reflejo de la gente, representantes elegidos por el pueblo. Vosotros no sois pueblo, vosotros sois escoria.

Devolvedlo. Devolvedlo todo. El dinero, las propiedades, los cargos, las dietas, los sobresueldos, las comisiones, la dignidad que os quede y la honorabilidad que algún día se os supuso. Y cuando hayáis acabado, devolved la nacionalidad que se os dio por error. Porque no merecéis formar parte ni de este ni de ningún país. No hagáis ni las maletas, saltad por la borda, como las ratas, salid nadando. Y quien no sepa, que se joda, francamente nos da igual.

Pedid perdón. Disculpaos. Ante todo aquel que votó. Ante todo aquel que piensa seguir votando. Porque ellos han creído en un sistema democrático que vosotros habéis violado, sodomizado y puesto del revés. No, yo no os concedo la presunción de inocencia. Porque cuando uno deja que ciertas cosas ocurran, acaba siendo cómplice aunque solo sea por ignorancia, por desidia u omisión.

Y por último, largaos, sí, pero sin dejar rastro. Ni se os ocurra nombrar sucesores, ni gestores, ni primos segundos que calienten vuestra silla. No tengáis la cara dura de intentar dejar un legado. Vuestro único legado será la vergüenza. Y tampoco os atreváis a interponeros nunca más entre la gente de bien y sus lícitos objetivos. Porque en este país aún quedan ciudadanos, empresas e incluso algún político honrado que construyen, que siguen luchando y que ahora ya solo tienen una misión: que no les jodáis la vida, que les dejéis hacer.

Pero sobre todo y ante todo, por lo que más queráis, seguid ignorando estas órdenes, exigencias demagógicas de un publicista que de vez en cuando hace el capullo en televisión.

Seguid creyendo que no pasará nada. Porque así quedará menos para que pase.

Risto Mejida, TV española

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario