Jun 6 2007
261 lecturas

Cultura

Cosa rara: – EL TRIUNFO DE LA CULTURA EN LA TELEVISIÓN

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En marzo de 2005 fui invitado a participar en el programa dominical Aló Presidente en Venezuela. Fui entrevistado por el propio presidente Hugo Chávez. Su interés en nuestro trabajo se concentraba en haber rescatado la memoria viva de la Revolución Mexicana. Le fascinó el hecho de que los testimonios de aquellos hombres y mujeres, que habían sido protagonistas de la historia y que, olvidados por el régimen y los medios de comunicación, habían caído en un olvido vergonzoso, tuvieran la oportunidad de expresarse a través de la imagen.

En efecto, la memoria campesina, la memoria histórica, podía llegar a audiencias masivas a través de la imagen
televisiva. Al final de la entrevista sugirió a los directivos de Venezolana de Televisión que transmitieran la película al día siguiente en horario estelar. La película no sólo se transmitió en VTV, también en VIVE TV y Telesur posteriormente; además se estrenó en varias salas de cine en Caracas.

Yo participé en programas de opinión que han sustituido a los vergonzosos “talk shows” y di conferencias en varias escuelas. A los pocos días mi trabajo era conocido masivamente en Venezuela. Entre las pláticas que di,
sobresalió aquella en la Escuela Latinoamericana del Sonido y la Imagen, una iniciativa académica en la que se forman los nuevos creadores cinematográficos y televisivos en la Venezuela Bolivariana. Sus obras audiovisuales ya son parte de la programación de los tres canales mencionados y ahora, el que suple a RCTV.

Me hizo recordar nuestras escuelas de cine en México y la poca oportunidad que tienen sus alumnos para mostrar sus trabajos, que la mayoría de las veces terminan enlatados, ya que no corresponden a la dictadura de contenidos que el duopolio televisivo mexicano dicta.

También recordé las veces que ofrecí mis películas a Televisa y TV Azteca y sus despectivas respuestas.

Afortunadamente para nuestro trabajo se abrió una colaboración con las televisoras venezolanas. El éxito se debió a que en pocos años Venezuela ha logrado establecer una audiencia sólida, crítica y sumamente interesada en aprender e informarse sobre la cultura latinoamericana y sobre su propia historia.

Sin embargo lo triste es que los creadores jóvenes no tenemos la menor oportunidad de trascender masivamente en México. Yo fui testigo de la toma de conciencia que los venezolanos han experimentado en los últimos años, en el profundo desarrollo social y económico que este cambio está produciendo en Venezuela. Por eso, la decisión del gobierno bolivariano de no renovar la licencia a RCTV es un acto que debe ser tomado en cuenta en nuestro continente.

foto
Representa el triunfo de la justicia social en contra de la oligarquía corrupta que se ha apropiado de la señal televisiva en nuestro país. Pocos mexicanos saben que la señal televisiva es propiedad de la nación –y no de Televisa y TV Azteca– y que se renueva periódicamente por el Poder Ejecutivo, representante (en teoría) del pueblo.

Con un simple vistazo a la televisión mexicana se puede constatar la vulgaridad, el extremo racismo, el desprecio a la cultura tradicional mexicana, el amarillismo y la inaceptable manipulación de ideas. La televisión mexicana nos ha dotado del peor complejo sobre nosotros mismos.

Los comentaristas, animadores, locutores o comediantes se han encargado de vulgarizar nuestra sociedad y confundirla. Los comerciales que inundan más de la mitad del tiempo de transmisión, no hacen más que proponer productos chatarra una y otra vez, hasta que el mexicano confirme que la cocacola es un producto ¡familiar!

Vicente Fox redujo al mínimo la participación del tiempo al aire del Estado en la televisión y las concesiones se
renuevan por décadas –además de la creación de leyes en las cámaras que favorecen la dictadura del duopolio.

La mayoría de los medios han informado que la actitud del gobierno venezolano es un acto de totalitarismo. ¿No es el acaparamiento de la señal televisiva en México, la eliminación de la competencia y el control subyugante de los contenidos por parte de Televisa y TV Azteca un acto verdaderamente dictatorial?

La decisión de no renovar la concesión a RCTV, similar de Televisa en Venezuela, y la creación de un nuevo canal de contenidos culturales e información histórica sobre la cultura latinoamericana es un acierto, es un golpe a la avasalladora dictadura estadunidense que por medio de las televisoras comerciales ha destruido la capacidad del mexicano para defender su cultura, para defender su patria y para defenderse a sí mismo.

————————-

* Cineasta. Sus documentales de largo metraje Los últimos zapatistas y Pancho Villa, la revolución no ha terminado se exhiben en muchos países del mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en el diario mexicano La Jornada Morelos (www.lajornadamorelos.com); se reproduce aquí por gentileza del autor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario