May 6 2020
314 lecturas

Econom铆a

Covid-19: Catalizador de la crisis mundial y el nuevo papel de China

El surgimiento del nuevo coronavirus/Covid-19 ha estimulado el debate sobre su impacto en el mapa de poder mundial que se viene configurando desde principios del siglo XXI.聽 Esta reconfiguraci贸n de la geograf铆a del poder tiene lugar en el marco de la crisis global que azota al sistema desde el 2008; y desde enero de 2020 a la crisis global en marcha, se suma la pandemia, la que algunos te贸ricos del sistema han pretendido presentar como causa de la crisis, cuando realmente ha sido un fat铆dico catalizador o acelerador de procesos en desarrollo.

驴Una nueva geopol铆tica global?

Los efectos que tendr谩n en el funcionamiento del capitalismo y en el mapa de poder global la conjunci贸n de la crisis y las respuestas diferenciadas en el enfrentamiento a la pandemia no pueden ser visualizados con precisi贸n en este momento. Es un momento de incertidumbres, pero la Covid-19, que apareci贸 en el escenario como una聽wildcard, nos deja una certeza: el mundo no ser谩 igual al que despedimos en diciembre de 2019.El Covid-19 elevar铆a la tasa de delincuencia de Estados Unidos un ...

Los cambios que se avecinan tienen que ver con un nuevo orden geopol铆tico, el cuestionamiento a la globalizaci贸n neoliberal, el cambio del paradigma tecnol贸gico y la visibilizaci贸n global de un nuevo patr贸n de acumulaci贸n cuyo referente estar谩 en Asia, especialmente en China, asentado en la aceleraci贸n del cambio tecnol贸gico y una relaci贸n ciudadano-Estado-mercado basada en una nueva ingenier铆a social distinta a la de Occidente. En este nuevo contexto es previsible la profundizaci贸n de la disputa geopol铆tica sobre Am茅rica Latina y el Caribe entre los poderes globales establecidos y emergentes.

Luego de un d茅bil armisticio en la guerra comercial, la cual expresa de fondo una guerra tecnol贸gica y geoecon贸mica, el terreno de la disputa geopol铆tica entre China y Estados Unidos se acrecienta en plena pandemia en el plano ret贸rico, como parte de la guerra por la legitimidad: la de acusar a China como responsable de la pandemia (virus chino) y atribuir a 茅sta el fin de China como potencia (Chernobyl chino). Bastaron pocos d铆as para que la realidad se encargara de refutar la premonici贸n de Occidente: China se erige en el gran actor de la cooperaci贸n internacional, acompa帽ada por Rusia y Cuba.

COVID-19 amenaza la imagen de superpotencias de EEUU y Europa ...En contraste, la gran decepci贸n la han protagonizado Estados Unidos y la Uni贸n Europea. La auto narrativa de esta 煤ltima se desplom贸, no ha habido siquiera un protocolo com煤n para enfrentar la pandemia y las tard铆as disculpas del organismo no ser谩n suficientes para rescatar la imagen de un proyecto en crisis. Cuando m谩s necesaria era su acci贸n conjunta la cooperaci贸n estuvo ausente.

Al gobierno nacionalista y anti-globalista de Estados Unidos no le bast贸 con el descr茅dito ocasionado por la irresponsable respuesta gubernamental frente al avance de la pandemia en su pa铆s, sino que profundizaron su accionar y arremetieron contra las instituciones multilaterales cuya creaci贸n impuls贸 despu茅s de la Segunda Guerra Mundial como parte de su arquitectura hegem贸nica. La 煤ltima en sufrirlo fue la OMS.

La pandemia acelera la consolidaci贸n del papel de China como actor global, pero es un proceso que tambi茅n ven铆a de antes, porque desde 2001 Estados Unidos ya hab铆a reconocido el gigante asi谩tico como un competidor estrat茅gico y planteaba relaciones de cooperaci贸n que a la vez buscaban la contenci贸n.

Entre 2008 y 2009 se produjo el lanzamiento de los BRICS, acompa帽ado de una cierta institucionalizaci贸n, y China redujoLos BRICS meditan un sistema de comercio 煤nico basado en oro la compra de bonos del Tesoro de Estados Unidos, as铆 como activ贸 la adquisici贸n de empresas globales y lanz贸, en 2013, la Iniciativa de la Ruta y la Franja (BRI), considerada una respuesta al impulso del TPP por las fuerzas globalistas.

Estos movimientos son parte de la lucha por la reconfiguraci贸n del Orden Mundial que exacerban las reacciones imperiales de Estados Unidos y alimentan la guerra mundial h铆brida y fragmentada y la disputa geopol铆tica.

Desglobalizaci贸n, Cuarta Revoluci贸n Industrial y el nuevo padr贸n chino de acumulaci贸n

Los pron贸sticos del mundo post-pandemia apuntan a un repunte del nacionalismo en su versi贸n m谩s conservadora, sin embargo, se帽ales de este proceso se registraron con anterioridad. Desde hace varios a帽os se vienen observando retrocesos en los principales indicadores de la globalizaci贸n neoliberal, en este sentido la crisis de 2008-2010 marc贸 un punto de inflexi贸n tras el cual no ha habido recuperaci贸n del dinamismo en el comportamiento del comercio, la IED, etc.

La transg茅nesis "cambia caracter铆sticas" de "impacto" - Revista ChacraAl mismo tiempo, la efectividad comparada en el combate a la Covid-19 ha evidenciado el papel que en ello ha jugado un nuevo paradigma biotecnol贸gico liderado y gestionado de manera fluida por los pa铆ses asi谩ticos, especialmente por China. Junto a la capacidad para articular Estado, tecnolog铆as limpias y salud p煤blica (como tambi茅n se demostr贸 en el caso de Corea del Sur y Vietnam), la mayor parte de los pa铆ses desarrollados de Occidente han dado muestras de su incapacidad para enfrentar este desaf铆o.

China est谩 validando un cambio de nivel superior del socialismo de mercado, avanzando en la construcci贸n de una econom铆a con una capacidad superior de proyecci贸n de su desarrollo. Para ello ha desarrollado condiciones materiales que le permiten operar con restricciones casi cero.

Esto significa que es una nueva variante de planificaci贸n que trabaja casi sin estrangulamientos (financieros, externos, capacidad productiva instalada, etc.). Esa es la base que sustenta la avanzada ingenier铆a humana y social cuya fortaleza se puso a prueba en el combate a la pandemia. Y es la ant铆tesis de la financiarizaci贸n que acelera la decadencia moral e intelectual que hoy afecta a Occidente.

Es importante subrayar que, a diferencia de Occidente tras la crisis de 2008, China no implement贸 pol铆ticas de austeridadLa Nueva Ruta de la Seda de China - Mapas de El Orden Mundial - EOM y hoy son esas pol铆ticas las que impiden a los gobiernos liberales occidentales enfrentar de una manera decorosa la crisis, con sus restricciones del gasto p煤blico (salvo excepciones como Alemania y algunos m谩s). Y ha avanzado en dar respuesta al cl谩sico dilema entre econom铆a de mercado y socialismo.

Es una sociedad no exenta de contradicciones, en la que persisten problemas medio ambientales, sociales y pol铆ticos, pero existen pol铆ticas encaminadas a resolverlos, en especial, la conversi贸n del mercado interno en el principal motor de la econom铆a, la regulaci贸n de la IED y una perspectiva no enmarcada en un modelo general, sino la construcci贸n del socialismo con caracter铆sticas chinas.

Las contradicciones entre los 鈥渄ecadentes鈥 proyectos continentalistas europeo y estadounidense y las fuerzas globalistas se hacen visibles, al tiempo que China asume el liderazgo como articuladora del multipolarismo, ofreciendo ayuda internacional frente a la pandemia e impulsando obras de infraestructura, que tienen en el BRI su expresi贸n concreta m谩s visible, con avances incluso en Europa.

El impacto de la pandemia ha demostrado la necesidad de 鈥渟alirse鈥 de la globalizaci贸n neoliberal para responder a los desaf铆os de la pandemia, por lo menos como reacci贸n inmediata. China no tiene pretensiones de convencer al resto del mundo de la universalidad de su modelo de desarrollo, durante a帽os trabaj贸 para dise帽ar un modelo propio.

Al pensar cualquier modelo de desarrollo es vital preguntarse qu茅 cosas pueden dejarse al mercado y que no, obviamente la salud, la educaci贸n y determinados sectores econ贸micos no pueden dejarse al gobierno de la mano invisible sin pagar alt铆simos costos econ贸micos, sociales y humanos en el mediano plazo. Es una triste lecci贸n que deja la Covid-19, lo cual golpea al modelo neoliberal dominante en gran parte del mundo en las 煤ltimas d茅cadas.

El estancamiento de la globalizaci贸n tal y como la hemos conocido, la aceleraci贸n de la crisis estimulada por la lucha entre los capitales, son procesos interrelacionados que abren un abanico de contradicciones, dilemas y desaf铆os, como la posibilidad de p茅rdida de las estructuras econ贸micas en la periferia si se quedan atadas a la financiarizaci贸n y al Norte Global; la agudizaci贸n de las tensiones capital-trabajo.

Asimismo; la tentativa de muchos sectores de las potencias atrasadas de intentar recuperar sus producciones industriales, generando m谩s contradicciones en la econom铆a mundial; la obsolescencia de las formas anteriores de generaci贸n del valor (por lo tanto, produce una enorme destrucci贸n de valor) y surgimiento de nuevas formas econ贸micas organizativas de funcionamiento de los procesos de creaci贸n de valor. Al mismo tiempo, la 4陋 Revoluci贸n Industrial plantea la disyuntiva de incorporarse o de la 鈥減eriferizaci贸n absoluta鈥 para las semiperiferias, y crea tambi茅n la posibilidad de reemergencia de fuerzas anti hegem贸nicas.

El nuevo mapa del poder mundial y la Am茅rica LatinaAm茅rica Latina posee 59 proyectos a gran escala con asistencia china

China ha pasado hoy a ser un pa铆s de referencia para la regi贸n y el mundo, dispuesto a asumir los costos econ贸micos de la construcci贸n de su liderazgo y ha hecho uso geopol铆tico de la cooperaci贸n como v铆a para lograrlo. Sin embargo, la asunci贸n de un nuevo modelo de desarrollo por parte de China, basado en la demanda interna, tendr谩 impactos en las econom铆as africanas y latinoamericanas.

En la medida que se acelera la crisis tanto del modelo de democracia liberal occidental como de los modelos de desarrollo establecidos/impuestos a la periferia, se conforma un nuevo mapa de contradicciones. Si bien es un momento cr铆tico para la regi贸n, en que se unen los efectos de la crisis y los de la pandemia, tambi茅n es un momento de oportunidades emanadas de replantear/rectificar/c贸mo se enfrentan: la producci贸n agr铆cola, en especial la exportadora; la asistencia a la salud y a la educaci贸n; el aumento de la complejidad productiva; o la integraci贸n.

Para la regi贸n, la crisis es un momento de oportunidad y ese momento exige un plan, una estrategia para la relaci贸n con China, no se puede dejar a la espontaneidad que implica reproducir relaciones de dependencia. El peligro es reforzar econom铆as extractivistas primario exportadoras, en crisis mundial, sin complejidad productiva en el mercado interno y sin control/democratizaci贸n de los excedentes producidos en las actividades extractivas.

Pensar la regi贸n con autonom铆a y respaldo en el pensamiento cr铆tico latinoamericano es una necesidad impostergable. Y tambi茅n lo es construir una mirada de China desde Nuestra Am茅rica, m谩s all谩 de las anteojeras coloniales.

*Grupo de Trabajo CLACSO: China y el mapa de poder mundial|

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario