Jul 8 2013
917 lecturas

Despacito por las piedras

CRECE EL CONSUMO DE AGROTÓXICOS EN ARGENTINA

Son conocidos como agrotóxicos los preparados químicos utilizados para exterminar “pestes” o “plagas” de los cultivos. Se trata de pesticidas, plaguicidas, acaricidas o fungicidas. En otras palabras son venenos que matan seres vivos. Productos tóxicos de uso en la agricultura. Su grado de toxicidad es variable pero todos ellos, “a la corta o a la larga” inciden en la salud humana, aunque ello no se note de un modo inmediato.

La Cámara argentina (CASAFE) que agrupa  a los productores de los mismos hizo público un Informe que vale la pena comentar. Hizo saber que el consumo de estos agrotóxicos aumentó, en los últimos 20 años en un 858%. Para calibrar mejor este dato es bueno compararlo con otros dos, del mismo período. Ese crecimiento se hizo efectivo sobre una superficie cultivada que creció un 50%. De lo que resulta clara la idea de cómo año por año crece el volumen aplicado por hectárea.

Otros datos nos dice que para la última campaña el precio de estos productos se incrementó un 16% en dólares y las grandes empresas productoras de estos venenos (Monsanto, Bayer, Dupont y Syngenta) embucharon unos 2.400 millones de dólares. Otro dato que no podernos ignorar es que nuestros campos, en esta campaña, recibieron más de 300 millones de Kg/litros de estos productos. Todos ellos se volcaron en un área, en cuyas proximidades viven unas 12 millones de personas. Estos son sometidos, de una u otra manera, al creciente bombardeo de esos tóxicos, generando un problema para la salud colectiva.

El agrotóxico más vendido es el glifosato, abarca más del 60% de las ventas del conjunto de todos ellos. Cuando se lo empezó aplicar, allá por la década de los 90 se usaban 3 litros por hectárea, hoy se aplican 12 litros.

El  mayor uso de semillas transgénicas va de la mano con el mayor consumo de estos agrotóxicos.

Algunos datos acerca de su impacto sobre la salud nos revelan que en las áreas sojeras aumentan las muertes por cáncer. La Facultad de Medicina de Rosario ha detectado que en Murphy, sur santafesino, la mortalidad por cáncer –en el año 2011- fue un 50% superior a la media nacional. En la ciudad de Hernando, provincia de Córdoba, la Secretaria de Salud Municipal informó que en el área de ese municipio –con fuerte incidencia sojera- en el período 2001/2003 murieron 67 pacientes de cáncer, una década después esa cifra trianual se elevó a 173, un 258% más.

La expansión de las fronteras agropecuarias procurando nuevas tierras donde producir más soja ha motivado que en el norte del país la aplicación de estos agrotóxicos, particularmente el glifosato, tenga que ser superior. En esta zona se tienen que aplicar más de 20 litros por hectárea.

La presencia del glifosato llega hasta el punto que, en las zonas fuertemente sojizadas, se lo puede encontrar en el agua de lluvia. Por lo visto sin llegar al milagro que pide Juan Luis Guerra “Ojalá que llueva café”, hemos logrado algo semejante, por ahora llueve glifosato.

Juan Guahán, Question

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario