Mar 23 2019
333 lecturas

Despacito por las piedras

Crímenes colectivos (Brasil y Nueva Zelanda) y la crisis capitalista

En los últimos tiempos hemos asistido a varios tiroteos, con decenas de víctimas, en escuelas y otros lugares públicos. Los más recientes fueron en Brasil y Nueva Zelanda. Es una tarea de los tiempos que corren encontrar explicaciones sobre las motivaciones de esos hechos.

En este caso no hacemos referencia a aquellas acciones producidas y públicamente asumidas por el fundamentalismo del Estado Islámico, tales hechos se corresponden a particularidades de una guerra de vieja data y actualizada en contradictorias luchas contemporáneas.Resultado de imagen para atentado en brasil

Se trata de otro tipo de actos cuyas motivaciones son aún más complejas, aunque menos conocidas. El reciente atentado producido en Nueva Zelanda, que dejara un saldo de al menos 50 muertos, es muy significativo por las pistas que aporta sobre las razones de estos hechos.

Hay un primer componente sicológico, mencionado como explicación de tales motivaciones. Según esas interpretaciones estamos ante una “crisis de masculinidad” protagonizada por jóvenes que se consideran desconectados de la sociedad y que encuentran en esas acciones la posibilidad de exaltar su presencia, reafirmados en el poderío de las armas que utilizan.

Pero hay otras percepciones que tuvieron en la Corporación de Radiodifusión Británica (la BBC) un lugar destacado y cargado de temores sobre el futuro, de un mundo, que los tiene como privilegiados protagonistas.

Resultado de imagen para supremacía blancaDos artículos distribuidos por ese poderoso e histórico medio de prensa dan cuenta de esa situación. En uno analiza y desmenuza la “supremacía blanca” que invoca el autor del atentado; en el otro, producido por el economista indio Raghuram Rajan –al servicio del FMI- se afirma que: “El capitalismo está bajo seria amenaza”.

En la publicación simultánea de ambos temas –posiblemente involuntaria de los redactores de la BBC- es posible encontrar el hilo que permite arribar a conclusiones más firmes sobre el origen de estos hechos.

Brenton Tarrant, acusado del atentado en Nueva Zelanda, publicó unas horas antes de la masacre un manifiesto: “El Gran Reemplazo”. Allí –en 74  páginas- da los fundamentos de esa teoría y las razones de su proceder. Algunas de esas ideas es bueno mencionarlas porque sintetizan el pensamiento de una parte activa del “mundo blanco” que teme y se desespera ante lo que percibe como una pérdida de su forma de vida, sin preguntarse por el origen y consecuencia de los privilegios que tiene.atentados nueva zelanda

Allí sostiene que él representa a “millones de europeos y de etnonacionalistas que anhelan vivir en paz en el seno de sus propios pueblos”. Describe largamente el sentimiento que le provocó “lo indigno de la invasión a Francia” y describe su futura misión: “combatir a los invasores que sólo quieren ocupar las tierras que no son suyas y reemplazar étnicamente a sus pueblos… En cada ciudad francesa los invasores estaban ahí”.

Compara, con tristeza, a los “inmigrantes jóvenes, llenos de energía, con familias numerosas y muchos hijos” con un “pueblo francés solo, sin hijos y de edad avanzada”. En ese marco confiesa que eso lo “volvió furioso, ahogado de desesperanza”, empujándolo a “llevar a cabo algo”.

Su obsesión por los “invasores” es tal que, para él, no hay lugar en la tierra donde se pueda estar a salvo del “genocidio blanco”, como denomina a esta presunta “desaparición de los pueblos europeos” o su “gran reemplazo”. Es interesante destacar que menciona a la Argentina entre los lugares donde los blancos no encontrarán suspiro.

Resultado de imagen para negros en las barriadas de franciaEsta decadencia y descomposición de Europa, como cabeza intelectual del actual mundo occidental, es una de las claves para entender este fenómeno. Pero esa explicación recibe una complementación en la idea sobre la gravedad de la crisis del capitalismo, modelo económico sobre el cual se construyó esa sociedad, su cultura y la continuidad de su liderazgo.

En el inicio se hizo referencia a un economista indio, quien fundamenta esta crisis en el hecho que los mercados (base del capitalismo) y el Estado subordinan la comunidad a sus intereses y progresivamente crecen las faltas de respuesta a la demandas de esa sociedad. Todo lo cual incrementa, según su parecer, los riesgos de una rebeldía social. Culmina su temeroso pensamiento planteando que ello “puede suceder más temprano que tarde”

Teniendo presente que la casi totalidad de los protagonistas de estos atentados son jóvenes varones, cabe pesar que también la crisis del patriarcado forma parte del soporte cultural que franjas de la sociedad no quieren aceptar.

Juan Guahán

*Analista político y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario