Jun 27 2018
413 lecturas

Ciencia y TecnologíaEconomíaPolítica

Crónica de una muerte anunciada: La desactivación del Plan Nuclear argentino

 

En el día de la Energía Atómica y 68° Aniversario de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el pasado 31 de mayo, el Subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, confirmó lo que hasta ese momento no eran más que rumores: la postergación de la construcción de la cuarta y quinta centrales, Atucha III (1) y IV (2),  causando así un duro revés para la historia y futuro de la industria argentina.

Ahora bien, cabe preguntarse si la decisión de parte del Gobierno Nacional responde más bien a factores coyunturales, como argumentan, o si no era ya una decisión tomada desde el inicio de la gestión macrista. Asimismo, qué impacto y consecuencias trae aparejadas al desarrollo del plan nuclear y a la política energética nacional.Resultado de imagen para centrales nucleares argentinas

Antecedentes

Si a los hechos nos remitimos, vale recordar que los acuerdos con el gigante asiático para la construcción de ambas centrales tienen su origen en el año 2006 a partir del relanzamiento del Plan Nuclear argentino-luego del debilitamiento y parálisis  del mismo por más de diez años- y en la Ley 26.566 “Actividad Nuclear” de 2009 en la cual en su Artículo 1º declara de interés nacional las actividades necesarias para la construcción, puesta en marcha y operación comercial de una cuarta central nuclear de uno o dos módulos a construirse en la República Argentina.

En materia de cooperación internacional, los Proyectos de la Cuarta y Quinta Centrales Nucleares se inscriben en el ámbito de los siguientes Memorándums, Acuerdos, Convenios y planes:

  • “Memorándum de Entendimiento sobre el Establecimiento de un Mecanismo de Diálogo Estratégico para la Cooperación y la Coordinación Económica” firmado entre ambos Estados el 5 de septiembre de 2013;
  • “Convenio Marco de Cooperación en Materia de Inversiones entre los Gobiernos de la República Argentina y la República Popular China”, suscriptos el 18 de Julio de 2014 y en particular en el “Acuerdo entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de la República Argentina sobre la Cooperación en el Proyecto de Construcción de un Reactor de Agua Presurizada en Argentina” firmado el 4 de febrero de 2015, y aprobados por la Ley N° 27122, sancionada el 25 de Febrero de 2015. En dicho Acuerdo, ambos países acordaron cooperar en la construcción de una central nuclear de uranio enriquecido y agua liviana en la República Argentina, adoptando la tecnología ACP1000 (posteriormente denominada HPR1000) y designaron a la Corporación Nacional Nuclear China (CNNC) y a Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA) cómo las empresas autorizadas para implementar la cooperación en el Proyecto;
  • “Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Energía y Minería de la República Argentina y la Administración de Energía de la República Popular China sobre la Cooperación para la Construcción de Centrales Nucleares de Potencia en la República Argentina” firmado el 30 de junio de 2016. En el cual el Gobierno argentino se compromete a comenzar la construcción del Reactor de Agua Pesada y Tubos de Presión no más allá del mes de marzo de 2017- previo acuerdo de los términos comerciales, técnicos, financieros y concreción de los correspondientes contratos -y a construir un reactor de agua presurizada de tecnología china HPR1000 no más allá de 2019;
  • “Plan Quinquenal Integrado China-Argentina para la Cooperación en Infraestructura (2017-2021)” (Resolución 74-E/2017), aprobado el 12 de mayo de 2017, en el cual ambas partes se comprometieron a firmar los contratos comerciales  antes del 30 de septiembre de 2017 y comenzar la construcción de la IV Central Nuclear en 2017 y  la V Central Nuclear en 2019.

En cuanto al financiamiento, el Contrato firmado en mayo de 2017 entre Argentina y China para la construcción de las dos centrales nucleares de potencia, preveía una inversión total de  14.000 millones de dólares (6.000 millones de dólares para la cuarta central y 8.000 millones de dólares para la quinta central), de los cuales el país asiático financiaría el 85%.

El financiamiento otorgado por China para este proyecto debía cumplir con las condiciones de los créditos concesionales establecidas en el decreto 338/2017. En tal sentido, debía contemplar un período de gracia (es decir, sin pagos de capital) al menos tan largo como el tiempo de ejecución de la obra (en este caso 8 años) y, posteriormente, un período de repago de al menos 10 años. La tasa de interés debería tener un descuento de, al menos, el 25% con respecto a la tasa de interés de los títulos públicos emitidos por la República Argentina bajo ley de Nueva York. El Ministerio de Finanzas era el Organismo que estaba llevando adelante la negociación de este crédito concesional.Resultado de imagen para centrales nucleares argentinas

La política nuclear en la era macrista

En los albores de la gestión del Presidente, ingeniero Mauricio Macri Blanco, se creó, en el marco del Ministerio de Energía y Minas, la Subsecretaría de Energía Nuclear (Decreto 231/2015) y se designó a Julián Gadano a cargo de dicha cartera. Pese a ser esta una política que indicaría algún tipo de señal favorable para el sector, junto con la continuidad-hasta la fecha-de los contratos firmados con el gigante asiático por la construcción de la cuarta y quinta centrales; a lo largo de estos dos años una serie de hechos parecerían demostrar que el plan nuclear se está quedando sin energía:

  • En cuanto a la construcción de las nuevas centrales nucleares, el Gobierno Nacional dio marcha y contramarcha con la gestión de los proyectos. Un ejemplo de ello, fue en marzo de 2016 días antes de la llegada del, por ese entonces, presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuando Gadano anunció que “no se avanzará en la obra de Atucha III y se defendió de los futuros despidos en las centrales de Zárate”.

Cabe recordar que la administración macrista se posicionó fuertemente en materia de política exterior en favor de los demócratas, en la elección presidencial estadounidense que tuvo lugar en noviembre de ese mismo año. Así como en su intención de integrarse a la Alianza del Pacífico y al Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TTP, por sus siglas en inglés). Luego de que los republicanos-de la mano de Donald Trump-llegarán a la administración yankee, y del revés en la incorporación de Argentina en ambos procesos de integración; Mauricio Macri viajó a China – en mayo de 2017-  a reunirse con su par Xi Jinping en pos de “descongelar” los acuerdos con el gigante asiático para la construcción de las centrales.

  • El decreto 882/2017, firmado por el Ministro de Energía, Juan José Aranguren, y autorizado por Mauricio Macri y compañía en octubre de 2017, establece el primer paso en el proceso de privatización de Dioxitek SA, ordenando la transferencia de las acciones clase “C” que estaban en poder de la CNEA al Ministerio de Energía y Minas, a los fines de su posterior enajenación en el proceso de venta correspondiente (3).

Los antecedentes de dicho reparto de acciones, se remontan a la década del ’90, cuando también por decreto, Carlos Saúl Menem, transfirió los sectores del área ciclo de combustible de la CNEA a una nueva empresa: Dioxitek SA. En el artículo 4, se establece que: “en Dioxitek SA., la CNEA será titular de las acciones de clase “A”, por un 38%; Nuclear Mendoza SE. Será titular de las acciones de clase “B”, por un 1%; las acciones de clase “C”, por un 51% quedan sujetas a privatización. Hasta tanto se privaticen estas últimas, serán titularidad de la CNEA y las acciones de clase “D”, por un 10% serán adquiridas serán del Programa de Propiedad Participada”.

Imagen relacionadaEs decir, once años después, la administración Cambiemos (alianza macrista) termina de desplazar a la CNEA en la producción de los elementos de combustible, dejando a Dioxitec SA. a un paso de la privatización, perdiendo así el control estatal en lo que refiere al Ciclo del Combustible.

  • La Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) (4) de “Arroyito” no está exenta al desmantelamiento iniciado por la administración “CAMBIEMOS”, ya que se encuentra sin producir desde principio de 2017 y estaba a la espera del inicio de la cuarta central para retomar la producción. En referencia a ello, el ministro de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro, menciona que “producida la caída de la cuarta central, la única posibilidad de producción de agua pesada que tiene PIAP son las 300 toneladas para reposición. Eso va a ser lo último que produzca en agua pesada, porque no hay otra demanda. Tampoco hay mercado internacional”. Frente a este escenario, Gadano explicó que entre las opciones que se evalúan aplicar para la PIAP, se encuentra la instalación de una planta de fertilizantes a partir de la generación de amoníaco, opción fue considerada en otras épocas, aportando de esta manera al desmantelamiento del sector Nuclear Argentino.
  • La Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) (5) se apoya en un plantel altamente capacitado, comprometido y reconocido internacionalmente que sostiene alta competencia en protección radiológica y nuclear. Como entidad autárquica en jurisdicción de la Presidencia de la Nación, no queda exenta de la realidad que viven los trabajadores estatales en su conjunto, situación que se ve agravada por la última definición del actual gobierno de posponer la construcción de las centrales Atucha III y IV.

En líneas generales, la ARN sufrió recortes presupuestarios a partir del 2017 y que se profundizaron en el corriente, generando motivos suficientes para que muchos profesionales vean escasas sus posibilidades de progreso y decidan dejar el organismo que, sumado al congelamiento en el ingreso de nuevos trabajadores, no hace más que conformar un cóctel peligroso para el futuro del sector. Siendo la gestión del conocimiento- basada en la transferencia del mismo y en el alcance de nuevos-, una política fundamental y mandataria de la ARN, la medida de del gobierno actual no hace más que contradecir y atentar contra los principios de la Entidad.

  • La CNEA, organismo dedicado a la investigación y al desarrollo nuclear, también desde fines del 2015-ante el cambio de gobierno-comienza a sufrir demoras y recortes progresivos en los programas y proyectos que venía llevando adelante desde el relanzamiento del Plan Nuclear, que quedan evidenciados en su política presupuestaria. Asimismo, al igual que la ARN, la CNEA no queda por fuera del ajuste por parte de la Alianza Cambiemos ante el congelamiento de ingreso de trabajadores, de los acuerdos paritarios por debajo de la inflación y del éxodo “voluntario” de profesionales y técnicos especializados hacia sectores con mejores condiciones salariales, dejando al borde del abismo al desarrollo científico y tecnológico nuclear del país.Resultado de imagen para centrales nucleares argentinas proyecto carem

De acuerdo a las autoridades del Organismo, en “épocas de vacas flacas”, el Proyecto CAREM 25(6) debería ser el motivador de la unión de todo el sistema, no solo en la finalización del prototipo, sino también en el  paso a los módulos comerciales. Ojalá que así sea, y que el último bastión en pie de la CNEA, continúe y no sea más que un mero deseo de quienes dedicaron su vida a ello.

  • Nucleoléctrica Argentina S.A., hoy encargada de la operación y mantenimiento de las centrales nucleares y a cargo de la construcción de la IV y V central, queda en una situación crítica luego de la decisión del gobierno de posponer/suspender el acuerdo con China. Se estima que unos 600 trabajadores capacitados y formados en el sector (400 ingenieros y 200 técnicos) serán despedidos a causa de dicha decisión y no solo eso, sino que además, una vez finalizado el proyecto de extensión de vida de la central nuclear embalse (la misma tecnología que la IV central suspendida) quedarán sin trabajo alrededor de 2300 trabajadores más.
  • Por su parte, INVAP SE. También está sufriendo el desfinanciamiento y desmantelamiento impulsado desde la coalición Cambiemos. Pese al grato recibimiento del anuncio del Gobierno de Holanda a principios de 2018, de que la empresa tecnológica argentina había sido seleccionada para construir un reactor nuclear (7); del contrato con Brasil para desarrollar la ingeniería de detalle del reactor multipropósito RBM; la provisión “llave en mano” de tres Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia con Bolivia y de pactar la provisión de radares para la seguridad de la cumbre de presidentes del G20; la empresa estatal no logra escapar de la crisis financiera que arrastra desde 2016

Resultado de imagen para centrales nucleares argentinas proyecto caremEs pertinente recordar que durante el período 2016-2017, INVAP SE. registró una caída del 94% en su ganancia respecto del período 2015, como resultado de la decisión oficial de frenar proyectos de investigación y desarrollo vinculados a la construcción de radares de vigilancia y meteorológicos; de drones y de satélites, como ARSAT 3 (8). Como consecuencia de ello, la empresa que al día de la fecha cuenta con más de 1300 trabajadores, a finales del año dejaría ociosa a gran cantidad de técnicos e ingenieros. Sin irnos muy lejos en el tiempo, en marzo pasado la firma rionegrina liquidó en cuotas parte de los sueldos de los trabajadores, situación que se suma, al pago de deudas de proveedores y de créditos tomados.

Impactos y consecuencias de la desactivación del Plan Nuclear: quiénes ganan y quiénes pierden

Como se ha desarrollado anteriormente,  en el año 2006 el Gobierno de Néstor Kirchner relanzó el Plan Nuclear Argentino en el marco del Plan Energético Nacional (2004-2019) que si bien su objetivo principal era el de incrementar la oferta de suministro eléctrico del país, diversificando la matriz pertinente; se contemplaron otros ejes de acción tales como: la aplicación de la tecnología nuclear a la salud pública, al agro y a la industria nacional y la investigación y el desarrollo científico; con el fin último o primordial de colocar a la Argentina entre las naciones líderes en materia de desarrollo de tecnología nuclear y su aplicación con fines pacíficos.

Ahora bien, el inminente congelamiento/parálisis que está sufriendo, nuevamente, trae consecuencias no solo para los actores propios de la industria nuclear nacional, sino que también tiene su correlato en sectores periféricos vinculados y en la región latinoamericana.

En primer lugar, podemos mencionar el impacto que trae aparejado, sobre el trabajo argentino la postergación/ cancelación de Atucha III y IV, ya que las centrales nucleares emplean una persona por mega watt instalado en forma directa y genera miles de puestos de trabajo en forma indirecta.  Como bien se señaló previamente, la industria nuclear es definida como una industria industrializante, por lo tanto al desactivar los nuevos proyectos del sector indirectamente se desactiva el entramado industrial que convive alrededor de estos desarrollos. Resultado de imagen para centrales nucleares argentinas Ejemplo de ello, es el proceso que vivió nuestro país con la reactivación de la construcción de Atucha II, donde se recuperaron las capacidades nacionales, como Recursos Humanos, Infraestructura, Contratistas y Proveedores, para el diseño y construcción de centrales nucleares.

Asimismo, las políticas de ajuste y desactivación, no hacen más que fomentar el éxodo de aquellos jóvenes especializados y formados hacia países donde la industria nuclear se desarrolla fuertemente, perdiendo de esta manera recursos humanos altamente capacitados.

En segundo lugar, la decisión de la alianza Cambiemos en desactivar la construcción de nuevas centrales nucleares de potencia, impacta directamente en el medio ambiente, porque deberá cubrirse la generación nucleoeléctrica proyectada-sin emisión de gases de efecto invernadero- con generación térmica a base de gas, ya que las energías renovables no convencionales (eólica y solar) no son capaces de sustituir la potencia firme de las centrales nucleares por ser intermitentes. En consecuencia, aumentará la importación de gas para producción de energía eléctrica.

En relación al punto anterior, la misma decisión conlleva a impactos en la composición de la matriz energética nacional que a la fecha está compuesta por: 61% fósiles; 33% hidráulica; 5% nuclear; 1% solar, eólica, biomasa y geotérmica.  La generación nucleoeléctrica representa hoy un poco menos del 6% de la generación de electricidad en el país, y se esperaba que la construcción de la Cuarta y la Quinta Central llevará este porcentaje a un valor más aproximado al promedio mundial, que es el 10%.

Por último, Argentina, junto a Brasil, es líder en materia de políticas y desarrollos nucleares en América Latina. Su contribución y cooperación con los demás países de la región en materia de formación de recursos humanos, en proveer reactores de investigación, radioisótopos de uso medicinal, industrial y agropecuario y demás asesoramiento, ha sido y es sumamente relevante. Asimismo, su continuidad por más de 60 años lo ha convertido en un actor preponderante en la élite nuclear mundial, participando con un alto protagonismo en todos los foros nucleares. Por lo que cabría preguntarse qué impactos puede ocasionar en la región y en el mundo la paralización del plan nuclear nacional.

Resultado de imagen para centrales nucleares argentinas proyecto caremPor lo expuesto anteriormente, el Instituto de Energía Scalabrini Ortiz-IESO- repudia la cancelación de los proyectos nucleares y el congelamiento del Plan Nuclear Argentino y propone:

  • Reactivar los proyectos de la IV y V centrales nucleares;
  • Aumentar el presupuesto de los organismos del sector;
  • Impulsar el desarrollo del CAREM25 y asegurar la continuidad de los proyectos en marcha;
  • La no privatización de DIOXITEK;
  • No al cierre o reconversión de la planta de agua pesada (PIAP); y,
  • Promover un plan de acción con todos los actores del sector para la defensa del desarrollo nuclear argentino.

Notas

[1] Atucha III: El reactor propuesto para la cuarta central nuclear corresponde a una evolución del diseño CANDU 6 (Canada Deuterium Uranium). La central en cuestión, tendría una potencia bruta instalada de aproximadamente 740 MWe (a 23°C de temperatura de agua de río), utilizaría agua pesada como refrigerante y moderador y su combustible sería uranio natural. Se prevé su construcción en el Sitio Atucha (Lima, Provincia de Buenos Aires) en terrenos linderos al emplazamiento que ocupan las dos unidades en operación de diseño PVHWR correspondientes a Atucha I (357 MWe) y Atucha II (745 MWe). Argentina cuenta con una Central  con este tipo de tecnología en Embalse, la cual se encuentra en la etapa final de su proceso de extensión de vida.
[2] Atucha IV: El reactor propuesto para la quinta central nuclear es el HPR1000, un reactor de Agua Presurizada (o PWR por sus siglas en inglés) de 1.150 MWe de potencia bruta, diseñado por la Chinese National Nuclear Corporation (CNNC), de agua liviana y uranio enriquecido, con una vida útil de 60 años. Argentina no cuenta con centrales de este tipo.  EL 65% de los reactores en operación en el mundo son PWR y el 82% de los reactores en construcción son también con esta tecnología.
[3] Dioxitek SA. fue creada por el Poder Ejecutivo Nacional en 1997(decreto 1286/96). Los sectores operativos y productivos del área Ciclo de Combustible de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) se transfirieron a esta nueva empresa para que, al asegurarse la producción de dióxido de uranio natural y enriquecido, se pueda garantizar el suministro de los elementos combustibles a las CENTRALES NUCLEARES ATUCHA I, ATUCHA II y EMBALSE y a los reactores de investigación y producción de radioisótopos (Art.1).
[4] La Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) fue creada en 1989, y es es controlada por la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI SE.), una sociedad entre la provincia de Neuquén (51 por ciento) y la Comisión Nacional de Energía Atómica (49 por ciento).
[5] Organismo dedicado a la regulación en materia de seguridad radiológica y nuclear, a fin de proteger a las personas y el medio ambiente de los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes.
[6] El CAREM25 es el primer reactor nuclear de potencia íntegramente diseñado y construido en la Argentina, marcando un nuevo hito para la industria nuclear de nuestro país, que reafirma así su capacidad para el desarrollo y puesta en marcha de centrales nucleares y perfilándose como uno de los líderes mundiales en el segmento de reactores modulares de baja y media potencia (SMR, por sus siglas en inglés). El prototipo está localizado en Lima, provincia de Buenos Aires; la obra civil comenzó el 8 de febrero de 2014.
[7] El Reactor a construir por INVAP SE.  es para producir radioisótopos con usos médicos (tanto para diagnósticos en cáncer, como enfermedades cardiovasculares) y abastecer así al 80% de los centros de salud en Holanda, el 70% de los europeos y el 30% a escala global.
[8] Para mayor información leer la Carta de intención firmada el 29 de junio de 2017 entre Hughes Network Systems y la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales SA.-ARSAT-

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario